NUESTRAS ONG, UNA A UNA. FUNDACIÓN CARRIEGOS

«La terapia con caballos reproduce en la cadera del usuario el deambular humano»

Patricia Llamas, responsable de la Fundación Carriegos./EL NORTE
Patricia Llamas, responsable de la Fundación Carriegos. / EL NORTE
Patricia Llamas Álvarez. Responsable de la Fundación

Destaca los beneficios de la actividad asistida con equinos para personas que tienen discapacidad

Alicia Pérez
ALICIA PÉREZ

La Fundación Carriegos nació en el año 2003 impulsada por más de una veintena de empresarios de León encabezados por Santos Llamas, presidente de la entidad, con el objetivo de colaborar con la sociedad leonesa. Se decantaron por trabajar la terapia asistida por caballos para personas con discapacidad, un servicio que ofrece la Fundación Carriegos en el centro ecuestre El Caserío, en la localidad leonesa de Robledo de Torío. El fin principal es la terapia asistida por caballos, pero el centro también es escuela de equitación, dentro del fin que tiene la Fundación de promocionar el deporte base. Unos 70 usuarios reciben una sesión a la semana de este tipo de terapia y 150 personas asisten a clases de equitación. La Fundación cuenta con unos 40 caballos y organiza campamentos en sus instalaciones.

¿En qué consiste la terapia asistida por caballos?

–Son terapias individuales de 45 minutos y siempre hay dos personas con el usuario, además del caballo. Está dirigida a cualquier tipo de discapacidad, tanto cognitiva como física o comportamental. Es una terapia rehabilitadora, no es una terapia sanadora, pero sí entra dentro de las terapias rehabilitadoras, como puede ser la fisioterapia o la logopedia. El equipo con el que trabajamos es un equipo multidisciplinar que está formado por fisioterapeutas, pedagogos y logopedas. Cada uno de los usuarios que vienen a terapia, bien sean niños o bien sean adultos, tienen unas necesidades específicas.

¿Cuál es el papel del caballo en la terapia?

–Al montarnos encima de un caballo, sencillamente por el mero hecho de subirnos encima del animal, activamos una serie de movimientos en la cadera del usuario. Son movimientos de anteversión, retroversión, subidas y bajadas de la cadera y rotación de la cadera. Es un movimiento tridimensional. Esos impulsos los transmite el caballo por el hecho de caminar y el paso del caballo reproduce en la cadera del usuario el deambular humano. El sistema nervioso periférico interpreta que el usuario está caminando.

¿Qué beneficios tiene?

–Tiene beneficios a nivel sistema nervioso, a nivel intestinal, porque mueve todo el tejido fascial, provoca reacciones de enderezamiento, equilibrio, coordinación y trabaja la musculatura superior e inferior por los impulsos que transmite el paso del caballo al cuerpo del usuario. Nosotros usamos el caballo como centro de atención, por eso muchas veces los usuarios vienen mucho más animados y motivados que cuando pueden estar, por ejemplo, en una sala trabajando a nivel físico. Toda esta serie de movimientos solo se pueden reproducir en el caballo, no se pueden reproducir en una camilla porque el fisioterapeuta no tiene posibilidad de hacer ese movimiento tridimensional de una vez.

¿Qué más se trabaja?

–A mayores de esto, nosotros trabajamos a nivel cognitivo y a nivel pedagógico. Es algo complementario a los tratamientos que los usuarios pueden estar recibiendo en cada momento y siempre sabiendo qué necesidades tiene cada individuo porque estamos en contacto con las familias. Una parte de la sesión se trabaja pie a tierra en base al nivel cognitivo de cada persona. Después se procede a lo que es la monta.

¿Qué necesidades tiene la Fundación o que demandaría a las administraciones?

–Como todas las asociaciones, necesitamos apoyo económico, que es la necesidad principal. Necesitamos un poquito más de apoyo en ese sentido, sobre todo, a nivel económico. También que se haga un poco más visible la discapacidad y hacer una difusión del trabajo que hacemos desde la Fundación, que es un trabajo serio en el que se hacen unas evaluaciones y se fijan unos objetivos, porque no es un paseo a caballo. Hacemos unas evaluaciones iniciales, se fijan unos objetivos, se hace una recogida de datos y un trabajo serio.

En contacto

Dirección
Carretera de Santander 6,5 km. 24197 Robledo de Torío, Villaquilambre (León).
Teléfono
987 281 875
Página web
www.fundacioncarriegos.com
Redes sociales
Facebook Twitter @FCarriegos

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos