http://static.elnortedecastilla.es/www/menu/img/startinnova-desktop.jpg

Del aula teórica a la empresa real

Los alumnos del IES Jiménez Lozano y del IES Galileo posan antes de comenzar la visita a AMRI /Fran Jiménez
Los alumnos del IES Jiménez Lozano y del IES Galileo posan antes de comenzar la visita a AMRI / Fran Jiménez

Crystal Pharma muestra a alumnos de FP y Bachillerato el desarrollo de una firma creada por dos emprendedores

ELISA CAMPILLO Valladolid

Crystal Pharma es una empresa químico-farmacéutica que pertenece a la multinacional americana AMRI y que está dedicada a la investigación, fabricación y comercialización de principios activos, especialmente esteroides. Ahora sirve de ejemplo para los alumnos del el programa STARTinnova, impulsado por El Norte de Castilla para fomentar el espíritu emprendedor entre los jóvenes de la comunidad, patrocinado por el Instituto de Competitividad Empresarial de la Junta de Castilla y León, cuenta con la colaboración de los Ayuntamientos de Valladolid y Palencia, la Diputación de Segovia, Ibermaq y la propia AMRI Crystal Pharma y tiene a Cicrosa, Fundación Michelin y SMP como empresas mentoras.

Además de las seis plantas que tiene en el Parque Tecnológico de Boecillo (Valladolid), la empresa cuenta con un área de fermentación en San Cristóbal de Entreviñas (Zamora) y una compañía de fabricación de producto final en León. En la visita que realizaron a las instalaciones, los alumnos pudieron conocer de primera mano el día a día de las personas que trabajan en la empresa y pudieron resolver sus dudas sobre los procesos que se siguen.

Por ejemplo, se interesaron por los perfiles de los trabajadores, fundamentalmente químicos, químicos analíticos y doctores en Química Orgánica. Los operarios suelen tener algún grado formativo.

«A medida que las plantas son más complejas y están más automatizadas, el perfil que demandamos es más ambicioso en el sentido de la formación», explica la responsable de operaciones de Crystal Pharma, Lucía Ruiz. ¿Es difícil encontrar estos perfiles? «En el tema de reclutamiento damos mucho peso a los valores, porque a través de ellos se pueden ver otras competencias», comenta. «Las dinámicas de grupo que realizamos en los procesos de selección son la primera criba para analizar los valores, el comportamiento, la manera de pensar... Y luego vienen las entrevistas personales», ahonda el responsable de mejora continua de la empresa, Manuel De Dios. «Además, en nuestro caso es muy importante que la gente esté muy atenta, porque trabajamos con sustancias químicas que son peligrosas y hay que seguir los procedimientos que garanticen la seguridad», añade Lucía Ruiz.

Crystal Pharma llegó a Boecillo en 1991 de la mano de dos emprendedores madrileños. En apenas un cuarto de siglo ha llegado a superar los 300 trabajadores. «La persona que inició esto, Gerardo Gutiérrez, tiene muy claras las ideas y tiene el poder de involucrar a la gente. Nunca le he visto como una persona que se conformara, siempre busca cómo crecer más, apostando por las carreras profesionales y por dar cabida al crecimiento en la región. Es una cultura que los que hemos tenido la suerte iniciarnos con él la tenemos marcada en el ADN y de alguna manera transmitimos», explica Lucía Ruiz. «Ahora el reto es usar ese aprendizaje para adaptarnos a las circunstancias nuevas, a formar parte de una multinacional, al reto de que nuestros dueños son americanos y debemos manejarnos en su idioma y adaptarnos a su mentalidad», añade.

De cara al futuro, uno de los retos de la compañía es la nueva línea estéril. «Tuvimos que invertir en una nueva línea y cambiar el modelo de turnicidad de los operarios para cubrir todos los días del año, porque era tal la demanda que si no, no llegábamos», cuenta Lucía Ruiz. «Otro de los retos es que los proyectos de nuestro equipo de I+D se materialicen en negocios de fabricación industrial dentro de unos años», añade. Sin embargo, todo reto tiene también sus amenazas: «Tenemos una situación compleja con la dependencia de las materias primas que llegan de China o de la India, en cuanto a la gestión los riesgos derivados de que alguno no llegue», comenta la mujer.

La visita de los alumnos de STARTinnova a la planta de Boecillo les permite «acercarles a lo que luego van a encontrarse y cambiar esa visión en los colegios o en las universidades, donde todo es muy teórico. Es una manera de ver que si ellos quieren ser emprendedores hay casos, ejemplos y patrones a seguir», considera la responsable de operaciones. Manuel de Dios explica, en este sentido, que «la alta tecnología, los altos estándares de calidad y de seguridad, es algo que suena como muy lejano, que nosotros no tenemos, y es muy importante que ellos vean que no estamos tan lejos, que aquí en Valladolid somos competitivos, tenemos estas instalaciones para poder hacer principios activos y no tenemos nada que envidiar a nadie, que en el tejido industrial de Castilla y León hay un montón de oportunidades».

Consejos para el futuro

Uno de los mejores consejos que estos responsables de la compañía pueden dar a los alumnos participantes es «que se manejen en el idioma en el que se hacen estas cosas, que es el inglés, porque eso les va a abrir muchas puertas», explica Lucía, que añade que «hay que seguir el olfato emprendedor, permanecer firme y perseverar». «En la vida muchas veces se fracasa y del fracaso es de lo que hay que aprender, porque del éxito se aprende poco», afirma. Manuel de Dios recomienda «que tengan claro que nunca se deja de aprender, que no se conformen con acabar la carrera y buscar un puesto de trabajo». «Tener esa ambición de querer saber todos los días algo más es la mejor manera de emprender», explica.

La digitalización es otro de los campos hacia el que apuntan las compañías cuando se les pregunta por el futuro. «Nosotros tenemos unas instalaciones bastante manuales, pero nuestra tendencia es automatizarlas al máximo. Cuando algo depende de la maña de una operario es muy peligroso», advierte Lucía Ruiz. «No solo nosotros, sino todas las empresas se están moviendo hacia la industria 4.0. No solo se trata de automatismos, sino de las conexiones con proveedores, con clientes, los pedidos... Todo eso te hace ser más eficiente, tener procesos más robustos, eliminar variabilidad», valora Manuel de Dios.

El responsable de mejora continua considera que programas como el de STARTinnova son interesantes porque «aunque en el proyecto monten una empresa piloto, solo el hecho de tener que seguir los pasos de cómo hacerlo, qué necesito, quiénes son mis clientes, mis proveedores, cuáles son mis costes... les va a ayudar mucho en un futuro si quieren emprender».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos