El Norte de Castilla
Alumnos del colegio San Gabriel que participan en el STARTInnova.
Alumnos del colegio San Gabriel que participan en el STARTInnova. / El Norte

Una cantera de futuros emprendedores

  • La mitad de los exalumnos del colegio San Gabriel son empresarios

El programa STARTInnova encaja como un guante con el colegio San Gabriel de Aranda de Duero (Burgos), ya que el objetivo de esta iniciativa es mostrar los entresijos del mundo empresarial a los jóvenes y este centro tiene un espíritu claramente emprendedor. Tanto es así que uno de cada dos alumnos de este colegio se convierte en autónomo o pone en marcha una empresa. No es casualidad. Tampoco la gran cantidad de alumnos de este centro arandino que se han apuntado al programa STARTInnova en su primera convocatoria en Castilla y León: Doce grupos de entre cinco y seis componentes que llevan todo el curso escolar aprendiendo ‘on-line’ las claves del éxito empresarial y dando formas a proyectos, fundamentalmente del sector agroalimentario y servicios. «El emprendimiento está presente en todas las asignaturas de una forma transversal, se lo enseñamos desde bien pequeños», asegura José Enrique García, director del colegio. Pero hay una diferencia entre la forma de enseñar el emprendimiento con libros y este programa. «Nosotros seguimos el plan de empresa tradicional, y el STARTInnova se centra en el método Canvas, más simple, que trata de responder a la pregunta de si el proyecto es viable en todos los sentidos de forma rápida y ágil a través de un esquema muy sencillo», señala José Enrique García.

Interactivo e intuitivo

La combinación de estas enseñanzas con una metodología fácil de entender y el carácter ‘on-line’ del programa junto con la constante presencia de las nuevas tecnologías ha hecho que alrededor de 70 estudiantes lo sigan este curso. «Es muy interactivo e intuitivo, están fascinados», asegura el director del colegio San Gabriel.

La culminación de este año lectivo trabajando en el STARTInnova es la presentación de los proyectos empresariales de los grupos, que competirán con otros de diversas partes de la Castilla y León, y la visita en febrero de la fábrica Michelin en Aranda de Duero. «Esto les ayuda de una forma muy estratégica, especialmente en época de crisis, que se agudiza el ingenio. Antes los jóvenes pensaban más en opositar o buscar trabajo, ahora cada vez más intentan generar autoempleo y trabajo para los demás», asegura José Enrique García, dispuesto a repetir y participar el próximo año.