El Norte de Castilla

«Hay unas circunstancias muy favorables para ser empresario»

«Hay unas circunstancias muy favorables para ser empresario»
/ R. Otazo
  • Ana Espinel, directora y cofundadora de Audiotec, explica que lo importante es que las ideas logren «sorprender»

Ana Espinel se lanzó a emprender cuando apenas tenía veinte años. Es decir, entre dos y cuatro años más que los estudiantes que toman parte en el proyecto Start Innova. Quizá por eso, dice, tiene «un reflejo con ellos», y más ahora que acaba de lanzarse a fundar una nueva empresa. «El emprendimiento no tiene edad», asegura.

Y tampoco tiene, a su juicio, mejores condiciones previas que ahora. «Para ser empresario hay unas circunstancias muy favorables. El entorno es muy interesante, las oportunidades se están generando diariamente, vivimos un mundo muy evolutivo... Hay una oportunidad en este momento extraordinaria de generar empresas, pero tienen que partir con el espíritu del emprendedor», asegura la fundadora de la empresa Audiotec.

Una de las cosas que más preocupan a los chavales es cómo encontrar esa idea que te permita alcanzar el éxito. Pero casos como Google, o el iPhone, hay muy pocos en el mundo. Y en cambio hay muchas empresas que funcionan a un buen nivel en su entorno. Para Espinel, por ejemplo, la clave es que el negocio sorprenda en su entorno. «No es cuestión de generar ideas geniales, únicas, o una patente. Realmente lo único que una idea empresarial tiene que aportar es que me sorprenda. Pero puede sorprenderme montar una panadería que tenga pan indio en Valladolid, por ejemplo», explica.

A partir de ahí hay que conocer qué capacidad tiene uno como emprendedor-trabajador. Qué puede aportar a la nueva empresa y qué tiene que conseguir fuera, ya sea a través de socios o de trabajadores contratados. «Es muy importante saber qué eres para esa idea y si necesitas acompañantes, socios o contratados. Una de las partes iniciales es que yo creo una idea y con quién la creo». Y contar con los proveedores y, sobre todo, con los clientes. «Ahora mismo se habla de la interrelación entre lo que tú informas y lo que el cliente quiere de ti. Hay que escuchar al cliente, a la gente a la que vamos destinados con nuestra idea. Adaptar nuestra idea a lo que el mercado te pide».

Y ahí es donde Ana Espinel arroja otra clave de un emprendedor que ella experimentó cuando creó Audiotec. Se encontró con que en Europa había unas normativas sobre ruido que en España no existían. Sin embargo, se anticipó al pensar que eran «tendencias que tenían que llegar a España sí o sí».

Y así fue. «La innovación es la herramienta para competir. Es mi capacidad de responder o anticiparme a una demanda del cliente o a mis competidores». Por ponerlo claro, Apple con el iPad. Abrió un mercado inexistente y creó una necesidad donde no existía. Desde ese momento, lideró el mercado. Si algún alumno, por último, teme al fracaso, Espinel advierte que en determinados mercados, como Estados Unidos, eso no es negativo. «Contratas a una persona y valoras los emprendimientos que haya podido tener. Si has tenido cinco y te han salido dos bien y tres mal, tienes una experiencia personal y me vas a aportar más que alguien que solo tuvo un empleo».