La siniestralidad se ceba con el campo

La siniestralidad se ceba con el campo

La superficie de cereal afectada en la región fue del 83% por sequía y helada, según Agroseguro

SILVIA G. ROJO

Después de un 2017 en el que la palabra seguro ha sonado de manera habitual en el sector agrario, el 2018 llega con un nuevo Plan de Seguros Agrarios Combinados, el 39º, cuyo presupuesto destinado a subvencionar el coste de las pólizas se mantiene en 211,27 millones por parte del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA).

Entre las novedades del Plan, destaca la incorporación del nuevo mapa de aprovechamiento de pastos en el seguro de compensación por pérdida de pastos. En el caso de los seguros ganaderos, se mejorarán las coberturas para las crías menores de 24 horas en la línea de explotación de ganado vacuno de reproducción y producción; se incluirá una garantía adicional para cebaderos en el seguro de explotación de ganado ovino y caprino; se revisarán las garantías de salmonela, en el seguro de explotación de ganado aviar de puesta y la de enfermedad de Aujeszky, en el seguro de explotación de porcino.

Por otra parte, el nuevo Plan establece la relación de trabajos que se desarrollarán durante el ejercicio 2018, dado que la revisión del modelo es constante, con vistas a la incorporación de nuevas coberturas en futuros planes de seguros. Asimismo, se estudiará el impacto económico de un módulo 1, que cubra daños que supongan pérdidas superiores al 20% de la producción asegurada en el conjunto de la explotación, y se continuará con el análisis de un seguro de ingresos para el sector agrario.

Desde el Ministerio se entiende que la política de seguros es «un instrumento fundamental para garantizar la renta de los productores agrarios» y, seguramente, esta premisa ha quedado más que patente a lo largo de 2017.

El año que acaba de finalizar se ha distinguido por una siniestralidad «excepcionalmente elevada» según refleja el informe elaborado por Agroseguro, la Agrupación española de entidades aseguradoras de los seguros agrarios combinados. Si bien los datos más recientes recogen hasta el 31 de octubre, desde la propia entidad confirman que las cifras definitivas para Castilla y León no variarán de manera significativa con fecha 31 de diciembre.

El apartado más significativo de siniestralidad se ha dado en los cereales pues un total de 748.383 hectáreas aseguradas se han visto afectadas por sequía y helada. El dato hay que tomarlo en perspectiva y en 2017, la superficie de cereal de invierno en la región fue de 1.830.518 hectáreas de las que 907.014 estaban bajo el amparo del seguro por lo que el 83% de la superficie asegurada resultó siniestrada, dándose la circunstancia de que es la comunidad con mayores rendimientos asegurados en cereal y también con mayores niveles de cobertura. En términos económicos, incluyendo los siniestros de pedrisco que afectaron a 71.998 hectáreas en la región, la valoración del conjunto nacional es de 209 millones de euros, de los que el 91% corresponden a daños por sequía y helada. Del total, Castilla y León ha sido la comunidad más afectada con 151 millones de euros.

Pero la sequía también afectó a otros cultivos herbáceos como el girasol del que han recibido en Agroseguro, declaraciones de siniestro de más de 148.000 hectáreas. En concreto, la superficie contratada en Castilla y León fue de 153.470 hectáreas y la siniestrada de 72.169 hectáreas, el 47%.

Bajas temperaturas

Pero dentro de todo este contexto, tampoco se pueden olvidar las heladas en la uva de vinificación, siendo la región una de las más afectadas. En concreto, la superficie siniestrada por helada fue de 11.516 hectáreas. En el informe de Agroseguro se recuerda que a finales de abril en León-aeropuerto, por ejemplo, se alcanzaron temperaturas de -9º y con esas condiciones, «los daños son muy intensos en las uvas de vinificación, fundamentalmente porque en el momento de ocurrir la helada las viñas estaban recién brotadas, completando las yemas sus primeros estados de desarrollo, que es cuando mayor sensibilidad presentan ante el frío».

Por último, para dar una visión general del seguro agrario, no está de más recordar que Castilla y León es la primera región en superficie asegurada, con un tercio del total. En lo que a pólizas se refiere, representa el 20% del conjunto nacional.

Precisamente, para animar a la contratación del seguro, el pasado mes de octubre, la consejera de Agricultura y Ganadería, Milagros Marcos, firmó un convenio con Agroseguro que supuso multiplicar por tres, el presupuesto que había al inicio de la legislatura, sitúandose en la actualidad la dotación en 7,2 millones para la subvencionar las pólizas contratadas entre el 1 de junio de 2017 y el 31 de mayo de 2018.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos