La sequía provocará un retraso aproximado de 15 días en el arranque de la vendimia

El envero ya se ha producido en muchas de las parcelas de viña de la Ribera del Duero, como se ve en este majuelo de Peñafiel / Ramón Gómez

La falta de precipitaciones, las heladas y el granizo van a provocar que la cosecha de 2017 sea extraña y complicada

Nieves Caballero
NIEVES CABALLERO

Se anuncia la vendimia, sin duda uno de los momentos claves para el sector vitivinícola. La sequía marcará la cosecha de uva de todas las tres denominaciones de origen de Castilla y León esta añada, salvo excepciones como la Sierra de Salamanca. Sin embargo, a la falta de lluvias en invierno y en la primavera en uno de los años más secos de los que se recuerdan, se añadieron las heladas del mes de abril, que afectaron a todas las comarcas vitivinícolas de la comunidad autónoma, con mayor o menor gravedad según territorios. Por si eso fuera poco, las tormentas de granizo del mes de junio se cebaron con algunas parcelas.

Todos estos elemento aliados en contra de la viña van a provocar que la de 2017 sea una de las vendimias más extrañas y complicadas. Si quiere saber que va pasar con la vendimia de este año visite Castilla y León de vinos.

Fotos

Vídeos