Sabores, texturas y colores

Los talleres de cocina para niños de Afalvi en Burgos, conquistan a los más pequeños durante el verano

G. DE LA IGLESIABurgos

Llegan pronto y de manera escalonada. Algunos lo hacen con los ojos todavía pegados. El reloj comienza a aproximarse a las 10 horas de un sábado y los fogones están listos para la acción. Pero lo primero es lo primero. Con ese caos organizado que parece marcar cualquier actividad infantil, los niños se enfundan los delantales –alguno incluso lleva el suyo propio- y se lavan las manos. Se trata de un proceso casi mecánico, aunque a veces hay que recordárselo.

Hoy son una decena de chavales de entre 5 y 12 años, explida Degusta Castilla y León. Algunos son nuevos. Otros, sin embargo, ya son veteranos y tratan a Marian con confianza. Ella será quien les guíe durante dos horas entre las cazuelas. Y hoy, además, hay dulces sobre la mesa, los suficientes como para hacer varias decenas de flores de chocolate y de gominola. A priori, suena mejor que las verduras.

Fotos

Vídeos