Rosa Arranz «Mujeres y jóvenes deberían ser el centro de atención de las políticas»

Rosa Arranz García, presidenta de Iniciativa Social de Mujeres Rurales (ISMUR) de Segovia/El Norte
Rosa Arranz García, presidenta de Iniciativa Social de Mujeres Rurales (ISMUR) de Segovia / El Norte

La responsable de la asociación de mujeres rurales lamenta que el problema de la despoblación en Castilla y León «no se haya tomado en serio hace mucho tiempo»

Alicia Pérez
ALICIA PÉREZ

Rosa Arranz es la presidenta de Iniciativa Social de Mujeres Rurales (ISMUR), una asociación de mujeres rurales que nació en 1996 en el seno de la Unión de Campesinos (UCCL) de Segovia, impulsada por las madres, esposas, hijas y hermanas de los afiliados agricultores y ganaderos. Miembro de Colectivos de Acción Solidaria (CAS), de la que Rosa Arranz es vicepresidenta, la asociación dirige sus programas a mujeres, hombres, mayores y niños del medio rural. En total, sus acciones llegan a unas 700 personas al año de forma directa.

¿En qué programas trabaja ISMUR y a qué colectivos se dirigen?

–Trabajamos con hombres y mujeres de distintas edades y, en algunos momentos del año, sobre todo ahora en verano, con niños y niñas. Hacemos un programa que se llama animación al tiempo libre infantil, este año en ocho pueblos. Cada semana estamos en uno y al final se hace un encuentro de todos los niños y niñas que han participado en el último pueblo donde estemos esa semana.

¿En qué aspectos se trabaja con los niños?

–Hacemos actividades de sensibilización a través del juego, del juego cooperativo y de los juegos de antes de una forma intergeneracional. También intentamos que los niños conozcan el trabajo de sus abuelos, lo que es la agricultura y la ganadería, y sus orígenes y su procedencia. También que valoren el patrimonio, no solo el arquitectónico, sino el ambiental que tenemos en nuestros pueblos, las peculiaridades que puede haber de un pueblo a otro y las costumbres, tradiciones o incluso el lenguaje distinto que puede haber. Se trabaja además el tema de la igualdad de forma muy adaptada y se tratan temas como el acoso y la violencia de género.

Otro de los principales colectivos es el de las personas mayores…

–Con mayores trabajamos muchísimo. Este año, como novedad, hemos incorporado el cuidado de cuidadores. Tenemos otro programa específico de mayores en el que nos centramos en ir a pueblos pequeñitos donde sabemos que no van a llegar otros programas. Se trabaja la memoria, cultura general y elaboramos una pequeña revista con aquello que les haya parecido importante en su vida en cuanto a las tradiciones del pueblo y con lo que se han ganado la vida, con cosas que ellos en su memoria siguen guardando, pero que si no se recogen, se pierden.

¿Es muy importante la presencia de las mujeres en el medio rural?

–Importantísima. Yo no sé si estamos a tiempo de que la situación revierta, yo creo que no, lo veo muy difícil, pero tanto las mujeres como los jóvenes son las personas que en este momento deberían estar en el centro de atención de las políticas de la comunidad. Y no solo de la comunidad, también del Estado, porque la despoblación no solo está afectando a Castilla y León. Hay que ver por qué esa ausencia de mujeres, de jóvenes y de familias que no han creído o no han querido o no han visto perspectivas halagüeñas para un futuro en el medio rural. Echo mucho de menos el que las administraciones se hubieran tomado este problema en serio hace ya mucho tiempo y en vez de dar tantas vueltas con tantas leyes, que vean las necesidades reales de los pueblos y de la gente en base al conocimiento del territorio y de las personas.

¿Cómo se podría luchar contra la despoblación o que demandaría a las administraciones?

–Algo importantísimo sería que la administración dotara de unos servicios adecuados lo que por derecho nos corresponde como a todos los demás, que es la sanidad y la educación. La administración debería ver que las ratios no solo tienen que estar priorizando si un servicio nos cuesta caro. Por otra parte, tendría que haber incentivos dirigidos a mujeres y a jóvenes para montar sus propias empresas o en épocas malas si ya las tienen montadas. Tienen que ser medidas concretas que fueran realmente beneficiosas como exenciones en el pago de la Seguridad Social.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos