Publirreportaje

¡Ven y Ribérate!

¡Ven y Ribérate!
Tras once años de vida, la Ruta del Vino Ribera del Duero se ha consolidado como destino turístico de interior a nivel nacional, posicionándose como una de las tres Rutas del Vino de España más visitadas
EL NORTE

La Ruta del Vino Ribera del Duero recorre las cuatro provincias castellano y leonesas que engloba la Denominación de Origen homónima, Burgos, Segovia, Soria y Valladolid. Se extiende por una franja de 115 kilómetros de este a oeste y apenas 35 de norte a sur y cuenta con más de 21.000 hectáreas de viñedo.

Está integrada por 282 asociados y adheridos. Entre ellos se encuentran 88 pueblos, cinco asociaciones, incluido el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Ribera del Duero, 54 bodegas, 46 alojamientos, 30 restaurantes y 24 museos y centros de interpretación, entre ellos seis dedicados en exclusiva al vino. Enotecas y comercios, establecimientos de ocio y oficinas de turismo completan el listado de adhesiones a este proyecto turístico que nació en el año 2006.

Tras once años de vida, la Ruta del Vino Ribera del Duero se ha consolidado como destino turístico de interior a nivel nacional, posicionándose como una de las tres Rutas del Vino de España más visitadas. Pero seguimos trabajando día a día, para mejorar la experiencia de nuestros visitantes, porque hay una Ribera para cada persona y para cada ocasión: escapadas románticas o con amigos, vivir unas vacaciones en familia diferentes, respirar aire puro rodeado de naturaleza, adentrarse en las galerías de bodegas subterráneas, disfrutar de la buena mesa, perderse en las calles de los pueblos, empaparse de historia y patrimonio o relajarse con un tratamiento de vinoterapia, son algunas de las muchas propuestas que os están esperando.

Los vinos de Ribera del Duero son la puerta de entrada a una extensa y variada muestra patrimonial, signo de la riqueza cultural, histórica y artística de la región. La Ruta del Vino Ribera del Duero ofrece al visitante pueblos con encanto, en los que puedes encontrar, monumentos, castillos, torreones, claustros, plazas con rollo, conventos de clausura, monasterios, templos, museos y palacios.

Construcciones del Románico, el Gótico o el Medievo llenarán de espectaculares instantáneas y recuerdos imborrables la memoria del visitante. Así es la Ribera del Duero, una tierra que fue frontera natural entre moros y cristianos, que ofrece a los visitantes impresionantes atalayas, imponentes fortalezas y un legado artístico y cultural sin precedentes, fruto de su excelente ubicación y legado histórico.

Hablar de la Ruta del Vino es hablar del románico de Soria, de los Monasterios de La Vid y Valbuena, de castillos como los de Langa de Duero, Peñaranda de Duero y Peñafiel, de Yacimientos Arqueológicos como el de Roa de Duero o Pintia, en Padilla de Duero. Pero también de emblemáticos templos como las iglesias de Gumiel de Izán, Sotillo de la Ribera o la Ex Colegiata de Roa.

Los Ribera tienen un denominador común: la uva Tempranillo. Bajo el nombre de Tinta del País o Tinta Fina se ha dado a conocer un fruto autóctono propio de la Ribera del Duero, que aporta el color, el aroma y el cuerpo para que nuestros vinos sean irrepetibles. Junto a la Tempranillo, el Consejo Regulador permite otras variedades: tintas como Cabernet-Sauvignon, Merlot, Malbec y Garnacha Tinta o la única blanca autorizada, la Albillo o Blanca del País. Son seis variedades de uva para un sabor excepcional e inconfundible, que marca la calidad en cada botella.

En la Ribera hay un vino para cada persona y para cada ocasión. Las más de 900 marcas que llevan el sello Ribera del Duero son la imagen de 8.000 viticultores y más de 270 bodegas que se dedican en cuerpo y alma al cultivo de la vid para que con cada descorche, la experiencia sea inolvidable. ¡Salud!

Os invitamos a conocer una tierra en la que se respira, se vive y se ama el vino…

¡Ven y Ribérate!

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos