«La prevención de la violencia debería estar más incluida en los programas educativos»

Sagrario Pérez, coordinadora de Adavas León /Peio García
Sagrario Pérez, coordinadora de Adavas León / Peio García

La asociación presta asistencia jurídica y psicológica y trabaja en la sensibilización con charlas, cursos y jornadas

ALICIA PÉREZ Valladolid

La Asociación de Ayuda a Víctimas de Agresiones Sexuales y Violencia Doméstica (Adavas) de León nació en el año 1991 a raíz de las violaciones cometidas en León por el violador del chándal. Un grupo de mujeres decidieron crear la asociación, en principio de atención a víctimas de violencia sexual y con el nombre de Asociación de Asistencia a Mujeres Violadas. A partir del año 2001, debido a la demanda que existía, empezó a atender también a víctimas de malos tratos. Sus servicios y programas llegan a personas de la provincia de León, de otras limítrofes como Zamora y de la comunidad de Galicia. Sagrario Pérez es la coordinadora de la asociación desde hace 23 años.

¿Qué servicios presta la asociación?

–Tenemos dos servicios muy definidos, el asistencial y el de prevención. El servicio asistencial da asistencia a víctimas tanto de violencia sexual como de malos tratos. Esa asistencia es a través de un teléfono de información y luego hay despacho jurídico y gabinete psicológico. Se hace la asistencia tanto a nivel jurídico, ejerciendo la acusación particular, como las terapias psicológicas a las víctimas. El servicio de prevención y sensibilización trabaja la prevención de la violencia a través de charlas, cursos y jornadas. Trabajamos mucho con menores en centros educativos, dando precisamente talleres de prevención de la violencia y talleres de igualdad.

¿Es muy importante la prevención?

–Nos parece muy importante porque consideramos que lo que hay que hacer para que estos delitos desaparezcan es precisamente prevenirlos y la prevención se hace trabajando desde muy pequeños. Damos talleres desde Infantil trabajando, sobre todo, el tema de la igualdad y la prevención de la violencia porque desgraciadamente la violencia está basada en la desigualdad y es muy importante trabajarla desde que son muy pequeños.

¿Suelen ser mujeres las personas a las que atienden?

–En malos tratos sí porque lo que atendemos es violencia de pareja o expareja. En violencia sexual atendemos a cualquier víctima. Sí que hemos tenido víctimas niños y también algún hombre adulto que sufrió abusos en la infancia. De todas maneras, el porcentaje mayoritariamente es de mujeres, pero sí que hemos atendido a algún chico también.

¿Desde que empezó a trabajar la asociación ha cambiado la sensibilización que hay sobre estos temas?

–Sí, nos parece que ha cambiado porque es un tema que ha salido como a la luz pública, antes era algo de lo que no se hablaba y se consideraba algo privado y había mucha culpabilización de las víctimas. No es que todo haya cambiado maravillosamente bien porque creemos que todavía hay muchas cosas que cambiar, pero sí que hay más sensibilización porque yo creo que ahora sale todo más en medios de comunicación y en los centros educativos son conscientes de que es algo que hay que trabajar.

¿Qué cosas faltan por hacer?

–Sobre todo hay que trabajar mucho la prevención porque en realidad Adavas va a un centro educativo y muchas veces esas horas que se hacen ahí trabajando la prevención de la violencia es lo único que ven en todo el año o incluso hay sitios donde si no vamos, igual no se trata este tema. Nos parece que debería estar más incluido en los programas educativos el tema de la prevención de la violencia. Incluso, por ejemplo, dirigido a profesionales en las carreras universitarias que tienen que ver con este tema, como profesores y sanitarios, que deberían tener asignaturas que trabajaran el tema de la asistencia a víctimas y la prevención.

¿Qué demandaría a las administraciones?

–Nos parece importante que se cuente con las entidades del tercer sector y que haya una coordinación. Por supuesto, que haya más recursos económicos, pero, sobre todo, que contaran con las asociaciones porque podría haber una mayor coordinación y mayor intercambio de ideas entre las asociaciones y las administraciones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos