Una postura común sobre la PAC

Una postura común sobre la PAC

La Junta busca un acuerdo de comunidad entre las organizaciones agrarias y los grupos políticos

SILVIA G. ROJO

En la agenda agrícola del año 2018 aparece en letras muy grandes y seguramente hasta subrayado, la reforma de la Política Agrícola Común (PAC) para el periodo 2020-2027. La primera idea de lo que puede ser el nuevo modelo, la ofreció el comisario de Agricultura, Phil Hogan, con la presentación de una comunicación en la que aportaba una serie de orientaciones o pistas, de por dónde pasan esas ayudas agrícolas en el futuro, eso sí, sin hablar de presupuesto.

En este sentido, el próximo mes de mayo marcará un punto de inflexión en el desarrollo de las negociaciones de la PAC pues será en ese momento cuando se conozca el plan económico plurianual de la Unión Europea y los jefes de Estado decidan qué porcentaje del total destinan a cada política, eso sí, teniendo en cuenta que ya no contarán con la aportación de Reino Unido y que aparecen más focos de atención a la hora de repartir, como las políticas migratorias o la seguridad.

Pero antes de llegar a esa fecha, ¿qué se puede esperar de la PAC en 2018? ¿Cómo se trabajará hasta conocer la dotación presupuestaria?

La consejera de Agricultura y Ganadería, Milagros Marcos, explica que «se está trabajando el modelo de gestión; los países buscan alianzas». En este mes de enero, la ministra de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, se reunirá con los representantes de las comunidades autónomas para abordar una posición conjunta pero en este sentido, Castilla y León tiene los deberes bastante avanzados. «Castilla y León ya tiene parte del trabajo hecho derivado del posicionamiento que presentamos en marzo ante el comisario de Agricultura», explica Marcos que después de Reyes comenzará a desarrollar ese «documento base» tanto con las organizaciones profesionales agrarias como con los grupos políticos para afianzar una postura de comunidad. Esta estrategia tampoco es nueva, pues ya se trabajó en esa línea durante la pasada reforma, en el año 2013.

Financiación

Marcos es consciente de que «sin saber cómo se va a financiar, nos da miedo hablar de modelos» y aunque es un hecho que la parte medio ambiental cada vez irá asumiendo más peso dentro de la PAC, «requiere muchas inversiones», que a quien más, quien menos, le gustaría saber cómo se van a financiar.

Otro de los miedos o preguntas que están en el aire es la siguiente: ¿Tendrá la Unión Europea 27 políticas agrícolas comunes? «El modelo que se nos ha presentado nos preocupa», asegura Marcos, más concretamente, «que se estén planteando la cofinanciación de los Estados pues cada país tendrá un plan estratégico para cumplir los objetivos que fije la Comisión y si es así, vemos riesgos: por un lado, la posibilidad de que cada país tenga una forma diferente de actuar y que no sea una política tan común; y por otro lado, que en los pagos directos haya también cofinanciación y si lo tienen que poner los Estados, lo tendrán que quitar de otras cosas y haya países que podrán y otros no».

Por ahí también pasa el trabajo actual, por hacer fuerza entre esos países que no quieren la renacionalización y que «quieren tener la garantía de que las ayudas directas se financian al 100% por la UE».

Ese es el punto de partida que se defenderá por parte del Ministerio tal y como expuso, Isabel García Tejerina, en el transcurso de los Premios del Campo organizados por este periódico el pasado 29 de noviembre, justo el día en el que se conoció el documento de «reflexión» de Hogan y que desde su gabinete siguen dando vigencia a día de hoy. «Entendemos que la financiación tiene que ser íntegramente comunitaria, que tiene que proceder de fondos europeos y esa es una línea que defenderemos».

Por parte del sector, el presidente de ASAJA, Donaciano Dujo, confiesa que «en estos momentos, tenemos todas las incertidumbres» y deja caer que «los plazos van a ser tan justos que, posiblemente, la reforma tenga que esperar».

Dentro de lo que es el calendario comunitario, la previsión es que en junio o julio esté el borrador del reglamento definitivo y que entre al Parlamento en octubre o noviembre y se debata hasta marzo, «poco tiempo», y con las elecciones europeas a la vista.

Desde La Alianza UPA-COAG defienden «una PAC fuerte, con talante europeísta, con fondos comunitarios, con un compromiso real para los verdaderos profesionales del sector, y cuyas políticas permitan la percepción de precios justos a los productores».

El secretario de UCCL, Jesús Manuel González, pide «calma» para negociar sin prisas y «retrasar la nueva PAC un año más para darnos tiempo y ver cómo vamos a cumplir los objetivos». En su opinión, «es muy difícil diseñar un plan estratégico» si se atiende a la diversidad de las regiones. Reclama que no se olvide la figura del agricultor activo, «el dinero de la PAC tiene que ir a los que se dedican al 100% a esto no a los que tienen la actividad agraria como complemento», al tiempo que ve «una oportunidad de oro para recuperar el poder negociador».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos