«Un poder preventivo evita muchos problemas a familias y cuidadores»

La notaria María Ángeles Anciones, en El Norte./Ramón Gómez
La notaria María Ángeles Anciones, en El Norte. / Ramón Gómez

María Ángeles Anciones Delegada de la Fundación AEquitas del Notariado en Castilla y León

M. J. Pascual
M. J. PASCUAL

Hace 19 años que el Consejo General del Notariado creó la Fundación AEquitas para proteger y facilitar la gestión de sus bienes a menores y mayores con discapacidad, inmigrantes y mujeres víctimas de violencia de género, pero este servicio todavía es poco conocido en la comunidad, a pesar del envejecimiento demográfico y de las graves enfermedades mentales aparejadas que en muchos casos derivan en una incapacitación judicial.

Hasta que esta llega, puede ser necesario disponer de los bienes de la persona afectada y, si la familia carece de un poder notarial previo, los problemas que ello puede generar en las economías y relaciones familiares son muy importantes. «Como el hijo de un matrimonio mayor, con discapacidad ambos, que tuvo que pedir un crédito para pagar la residencia hasta que se hizo efectiva la incapacitación y le nombraron tutor. Luego, para poder vender el piso de sus padres tuvo que pedir al juez una autorización, lo que tardó seis meses más», explica la delegada en Castilla y León de esta fundación y notaria desde hace 25 años, Mari Ángeles Anciones.

Desde su despacho de Laguna de Duero (Valladolid) está especializada en asesorar y atender estos casos, cerca de 40 al mes, de personas que vienen de Segovia, León, Valladolid, Salamanca... Unas, porque quieren garantizar que, cuando ellas falten, sus hijos con alguna disfunción física o sensorial reciban su legado y se les garantice una asistencia digna toda la vida: es el patrimonio protegido, un conjunto de bienes a nombre de una persona con discapacidad, cuya finalidad es su subsistencia. «De esta forma, está protegido sin ser incapacitado. Además, los bienes que se incluyan en el patrimonio protegido no computan para determinar la capacidad económica a la hora de pagar una residencia», precisa Anciones.

Otras personas, indica, acuden a la notaría porque saben que pueden padecer una demencia irreversible y quieren que, cuando ya no sean capaces de expresar su voluntad, haya directrices claras de cómo deben administrarse sus bienes.

El pasado año, los notarios de Castilla y León, el pasado año, tramitaron 49 autotutelas y 90 poderes para gestionar bienes de personas con discapacidad, una cifra que ha crecido de manera importante respecto de los últimos diez años. En 2007 solo se nombraron 18 autotutelas y se expidieron 14 poderes preventivos para casos de incapacidad.

–¿Cuáles son las consultas más frecuentes que le realizan las personas que acuden a su despacho?

–Suelen venir personas mayores y padres de personas discapacitadas, o gente de diversas edades que se interesan por la autotutela. Los mayores hacen el poder preventivo, que sirve mientras se tramita la incapacitación judicial, un trámite que puede durar un año o más. En ese tiempo, hasta que culmina el proceso de incapacitación y se nombra un tutor, se congelan los bienes de la persona, no se puede disponer de ellos y, en caso de una emergencia, un empeoramiento de salud, por ejemplo, la familia puede quedarse sin dinero para afrontarlo.

–¿Cuánto tiempo tarda el procedimiento de incapacitación?

–Pues puede tardar un año o dos, y si el anciano o persona con discapacidad severa tiene que entrar en una residencia y no tiene dinero, es un importante problema para sus allegados mientras se tramita esa incapacitación y se designa un tutor legal. Por eso el poder preventivo y las autotutelas evitan muchos problemas a las familias y, en especial, a hijos o parientes que cuidan de ancianos u otras personas dependientes de su familia.

–¿Qué papel juega la Fundación del Notariado?

–Principalmente, de asesoramiento gratuito y especializado sobre las situaciones que se suscitan en torno a las personas más vulnerables, con el fin de garantizar en todo momento sus derechos. También, y desde hace poco, asistimos a mujeres víctimas de violencia de género. Informamos en centros de personas con discapacidad y asociaciones, como la Fundación Personas y otras. AEquitas colabora con 60 organizaciones del denominado tercer sector de toda España.

Enfermedad irreversible

–¿En qué consiste la autotutela?

–Es cuando la gente se conciencia de que, ante una enfermedad irreversible o que puede afectarle gravemente a su voluntad, ictus o demencias, alguien tiene que gestionar sus bienes. Yo puedo designar un representante y establecer un control, como yo quiera, sin necesidad de que sea judicial, que al final es el ministerio fiscal quien se ocupa de la tutela o la curatela en casos de incapacidad. Si veo que me encuentro mal, programo, por ejemplo, quién va a ser el beneficiario de mis seguros de vida, que sea mi cónyuge quien administre hasta una cantidad máxima de dinero y que, cuando sea mayor dicha cantidad tenga que consultarlo con mis hijos y mis padres...Hay matrimonios que no se llevan demasiado bien y no les da tiempo a hacer un procedimiento de incapacitación...También se evitan muchos fraudes y abusos.

–¿Cuál es el precio medio de uno de estos documentos?

–Por ejemplo, un poder preventivo para señores mayores puede rondar entre los 70 y 90 euros. Es un coste ínfimo en comparación con los problemas que puede evitar. Es bastante menos de lo que te cobra un fontanero y puedo 'dirigir' mi discapacidad y, si tengo en mi familia una persona discapacitada, sé que va estar protegido. La asistencia en el notario es gratuita, se cobra por lo que se autoriza que hagamos, pero nunca por asesorar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos