El personal de enfermería de la comunidad podrá vacunar de la gripe sin prescripción médica

Una mujer recibe la vacuna/LUIS CALLEJA
Una mujer recibe la vacuna / LUIS CALLEJA

El Bocyl publica hoy la orden y las dosis comenzarán a administrarse a partir del 24 de octubre

EL NORTE

El personal de enfermería de Castilla y León administrará a partir del 24 de octubre la vacuna de la gripe en la Comunidad, sin necesidad de prescripción médica previa, según la orden que regula esta vacunación, que la enmarca dentro del ámbito de la salud pública.

El Boletín Oficial de Castilla y León, el Bocyl, publica hoy esa orden que dispone de la vacunación de la población de la comunidad frente a la gripe y el neumococo.

Se articula en cinco puntos, que incluye el que recoge que es el personal de enfermería el que administrará la vacuna, y que los responsables de los centros donde se desarrolle la campaña y el personal sanitario de los mismos colaborarán en la promoción y ejecución de la misma.

Además, se articula que para las personas incluidas en la población diana de la campaña de vacunaciones contra la gripe y el neumococo, el suministro es gratuito y su aceptación voluntaria, aunque la Consejería recomienda la vacunación.

Con esta orden la Consejería ha zanjado el debate sobre si las enfermeras pueden vacunar o no sin receta previa por parte de algún médico, siguiendo las recomendaciones de la Comisión de Salud Pública del Consejo Interterritorial de Salud del Sistema Nacional de Salud.

Esas recomendaciones establecen que la vacunación se realiza como consecuencia de una decisión de la autoridad sanitaria en materia de salud pública, por un riesgo epidemiológico y en aras de preservar la salud colectiva y de las personas con mayor riesgo de desarrollar complicaciones.

Por lo que «no requiere diagnóstico, ni prescripción previa», recoge la orden de la Consejería de Sanidad.

La Junta ha destinado 633.360 euros a la compra de 210.000 dosis de la vacuna contra la gripe, que se utilizarán en la próxima campaña autonómica de vacunación contra esta enfermedad.

Los grupos a los que se dirige la vacuna contra la gripe son los de adultos y niños mayores de seis meses que padezcan enfermedades crónicas y personas con discapacidad y/o déficit cognitivo; y niños y adolescentes, de entre seis meses y dieciocho años, que reciban tratamientos prolongados con ácido acetilsalicílico, por la posibilidad de desarrollar el síndrome de Reye tras la gripe.

También personas con obesidad mórbida, mujeres embarazadas, en cualquier momento del embarazo y personas que residan en instituciones cerradas como geriátricos y centros de asistencia a enfermos crónicos o de disminuidos psíquicos; y personas con implante coclear o en espera del mismo.

La Consejería recomienda la vacunación a quienes puedan transmitir la gripe a personas de riesgo, esto es los trabajadores de centros asistenciales para personas mayores o similares, estudiantes en prácticas en centros sanitarios, y cuidadores y personas que convivan con pacientes riesgo.

También se aconseja la vacunación, por esa posible transmisión, a los profesionales que trabajen en servicios esenciales para la comunidad, como bomberos, policía, protección civil o emergencias; y además a trabajadores de granjas y mataderos de aves y otros relacionados con medioambiente; y profesores y educadores de educación infantil y guarderías.

Fotos

Vídeos