El villancico que cantaron a medias el niño de 8 años y la mujer de 102

fotogalería

Actuación en la residencias de las Angélicas, en la calle Cerrada. / GABRIEL VILLAMIL

  • Escolares del Amor de Dios visitan residencias de personas mayores para compartir canciones por Navidad

«¿Cuál es el secreto para llegar a los 102 años tan estupendamente?», le preguntan al menos diez veces a Francisca Carrascal el día de su cumpleaños (o sea, ayer). Yella responde que trabajar, que echar muchas horas en el campo (en su pueblo zamorano, Villanueva de Campeán), que querer a sus tres hijos y que bailar. «Amí me encantaba bailar», dice, sentada en su silla de ruedas, con una banda de miss al pecho que reza ‘Feliz cumpleaños’.

Fotos

  • Los niños acercan la Navidad a los mayores

Algo de la afición por el ritmo siempre queda y no hay más que fijarse en cómo sigue Francisca la actuación de los chavales del colegio Amor de Dios que se han acercado hasta esta residencia del Carmen (en la calle Chancillería) para cantar villancicos.Arriba del escenario hay chavales de 10 y 13 años. Abajo, entre el público, todos superan los 80. Son los que tiene María. 84 Felisa. 85 Víctor. Dan palmas y acompañan a los escolares en las coreografías que han preparado para ilustrar villancicos clásicos como ‘En el portal de Belén’ y ‘Ya viene la vieja’. Y cantan, claro que cantan.

«Rejuvenecen cuando lo hacen;los niños les dan energía», asegura Sara Gómez Diez, educadora social de El Carmen. Eso es lo que pretende esta actividad: «Acercar la Navidad a residencias de mayores y que varias generaciones canten juntas», explican desde el colegio de la calle Real de Burgos, cuyos alumnos han visitado este año ocho centros.

Entre ellos, la residencia de las Angélicas, en la calle Cerrada. Duvi y Aventina han disfrutado de lo lindo con esta iniciativa. «A nosotras nos gustan los villancicos, pero lo mejor de todo es ver la cara de los niños. Eso sí que da alegría», aseguran, después de compartir canciones con estudiantes de 10 y 12 años. Otros cursos visitaron el convento de las Clarisas (Santa Clara), el centro de mayores de Rondilla, el de enfermos de Alzhéimer, La Milagrosa, la casa de hermanas Amor de Dios y el centro Vitali.