El Norte de Castilla

Árbol de Navidad y Belén, la decoración perfecta para los vallisoletanos

vídeo

Belén o árbol de Navidad / El Norte

  • ¿Sabes en qué ciudades surgió cada tradición? ¿Quiénes la impulsaron? ¿Cómo fue calando en la sociedad esta costumbre?

En menos de diez días el mes de diciembre termina, pero antes celebramos nochebuena, Navidad y despedimos el año de la mejor manera posible. Estas fechas son tan señaladas y especiales porque reúnen a toda la familia con comidas y cenas, incluso a aquella que solo ves en contadas ocasiones, bien porque no viven en la misma ciudad o país, bien porque no tienes una relación tan estrecha con ellos.

A causa de todas estas celebraciones, decoramos nuestras casas con luces y diversos adornos, entre ellos el belén y el árbol de Navidad. ¿Cuál de los dos es el preferido de los vallisoletanos? El Norte de Castilla ha salido a la calle para averiguarlo.

Tanto uno, como otro, poseen diversas curiosidades que seguramente no conozcas. Su evolución a lo largo del tiempo es digna de reseñar.

Belén

¿Quién fue la persona que trajo a España la costumbre de colocar el belén y el famoso portal? Hay que viajar hasta la época de Carlos III. El monarca importó de Italia esta famosa tradición, según la página decoracion.trendencias.com.

Él y su esposa, María Amalia de Sajonia, reinaban en Nápoles, pero a causa de un giro del destino, se convirtieron en reyes de España y de las Indias (Fernando VI, el hermanastro de Carlos III murió sin sucesor), según la página secretosdemadrid.es. Eran muy aficionados a representar el nacimiento del niño Jesús, por lo que trajeron desde Italia cerca de 7.000 estatuas.

En 1970, la reina montó un belén en el Palacio del Buen Retiro, lo cual causó una gran expectación entre las gentes, impulsando una tradición que perdura hasta nuestros días. Al año siguiente, la reina murió, pero Carlos III continúo montando el belén en el Palacio para que el pueblo pudiera contemplar su enorme belleza. Entre ellos, hay uno que aún se puede visitar dedicado a su hijo Carlos IV, llamado el Belén del Príncipe.

Poco a poco, desde las clases más altas a las más bajas, trasladaron a sus casas esta tradición, cada una según sus posibilidades, montaban su belén cada año.

Los belenes han ido creciendo y actualmente no representan únicamente el nacimiento de Jesús, si no la vida en la ciudad (comerciantes, personas dedicadas al cultivo de la tierra, a los animales...), el camino de los Reyes Magos hacia el portal y su adoración al niño Jesús, la aparición del ángel Gabriel a la Virgen... Pero también hay gente que los decora de forma curiosa con elementos que no son típicos y llaman la atención. Aquí algunos ejemplos:

Árbol de Navidad

Como sabemos, el árbol se decora con bolas, luces, cintas, figuras y en lo más alto con una estrella. ¿Qué significa? Simboliza la famosa estrella de Belén, la que los Reyes Magos seguían para guiarles hacia el portal. Las bolas en cambio sustituyen a las manzanas(pecado original), con las que al principio se comenzó decorando estos árboles.

Una Navidad sin árbol no es una Navidad. Representa la vida eterna y el paraiso. En todas las ciudades se instalan grandes ejemplares cuando se acercan estas fechas tan entrañables. Además se decoran las plazas centrales con otros elementos, como por ejemplo en la Plaza Mayor de Valladolid con el pueblecito navideño, un estante donde puedes comprar los típicos dulces o el tiovivo.

Pero, ¿cuál es el origen del árbol de Navidad? Según la página curiosidadescuriosas.com, esta tradición proviene de los celtas europeos, quienes representaban a sus Dioses mediante árboles y celebraban el nacimiento del dios Frey (del Sol y de la fertilidad) en las fechas coincidentes a la Navidad cristiana.

Con la evangelización de esos pueblos, se tomó la idea de colocar el árbol para representar el nacimiento de Cristo. Esta tradición arraigó fuertemente en Alemania y en los países escandinavos en el siglo XVII, llegando hasta Gran Bretaña. En 1605, en Alemania, apareció el primer árbol tal y como lo conocemos en la actualidad.

Poco a poco, comenzó a calar en la sociedad, hasta que se tomó la costumbre anual de decorar el árbol y colocar los regalos debajo (algo que se continúa haciendo en la mayoría de los hogares). Suele ser un pino, abeto o otras especies de hoja perenne.

Hay diferentes tipos de árboles: de plástico, ecológico, natural... Y también nuevas y sencillas formas de crear uno, sin necesidad de mucho trabajo en la decoración.