María Tobalina: «Hay que resolver los problemas sociales de pobreza y exclusión»

Marta Tobalina, gerente de la Fundación Cauce/
Marta Tobalina, gerente de la Fundación Cauce

La gerente destaca que en todas las acciones de la entidad se intenta ofrecer una atención integral a la persona

Alicia Pérez
ALICIA PÉREZ

María Tobalina es la gerente de la Fundación Cauce, entidad que nació en Valladolid en el año 1996 como respuesta a la inquietud de un grupo de personas ante la necesidad de diferentes colectivos que demandaban su solidaridad. Su evolución ha estado marcada por las necesidades de la sociedad. Así, mientras que en un principio se dedicaba exclusivamente al voluntariado y a acciones de cooperación, más tarde implementó itinerarios de inserción socio-laboral destinados a personas en riesgo de exclusión social.

-¿Cuáles son los objetivos de la Fundación Cauce?

-La misión es llevar a cabo acciones directas de lucha contra la pobreza de personas y familias con mayor riesgo de exclusión social, así como la sensibilización y apoyo a iniciativas de otras organizaciones promotoras de aquellos valores que contribuyan al bien de la sociedad. Fundación Cauce quiere ser una organización no lucrativa referente, por un lado en la promoción del partenariado entre los diferentes sectores, tercer sector, mercado y sector público, para resolver los problemas sociales de pobreza y exclusión. Y por otro lado, ser un verdadero cauce de solidaridad, inserción socio-laboral y cooperación al desarrollo, así como cauce de impulso a la responsabilidad social empresarial entre las empresas de Castilla y León y Asturias. Son valores de Fundación Cauce aquellos que contribuyen al bien de la sociedad centrados en la persona como la solidaridad, la justicia social, igualdad de derechos, oportunidades para todos, transparencia, honradez, defensa de la vida y dignidad humana.

«La misión es llevar a cabo acciones directas de lucha contra la pobreza de personas y familias con mayor riesgo de exclusión social»

-¿En qué lugares tiene presencia?

-Nuestro ámbito de actuación es, principalmente, las comunidades autónomas de Castilla y León y el Principado de Asturias. Trabajamos activamente en Burgos, León y Oviedo, y de manera puntual, en función de las demandas y necesidades, en Palencia, Salamanca y otras localidades asturianas.

-¿En qué programas trabaja la Fundación?

-Trabajamos en varias líneas y gran parte de este trabajo sale adelante gracias a los voluntarios. Ahora mismo hemos tenido una campaña solidaria que es 'Juguemos en Navidad', en la que recogimos juguetes para las familias que no se van a poder permitir el lujo de comprar nada nuevo para sus hijos. Dentro de nuestras líneas estables tenemos la del voluntariado y la acción social, en la que trabajamos apoyo escolar, reparto de alimentos, acompañamiento a mayores y atención y compañía a enfermos en hospitales. El proyecto que define nuestra acción en León es un piso de acogida para personas sin techo. Otra de las líneas fuertes es la inserción y orientación sociolaboral para personas en riesgo de exclusión. En todas nuestras acciones lo que intentamos es hacer una atención integral a la persona, hacernos cargo de todo el caso de esa persona para ayudarle y acompañarle a reencauzar las necesidades que tenga. Otra línea en la que trabajamos es cooperación al desarrollo.

-¿Qué necesidades tiene la Fundación o qué demandaría a las administraciones?

-Hace falta visibilizar más y mejor la gran contribución que las asociaciones, ONG y fundaciones del tercer sector hacemos todos los días para llegar allí donde la Administración no alcanza. Son necesarias más ayudas directas y subvenciones, pero también debemos concienciar a los ciudadanos y a las empresas, a través del impulso de la responsabilidad social de las empresas, de que el voluntariado y las líneas de financiación de proyectos concretos y en el entorno benefician a todos. Más allá de la reputación, tienen un impacto directo en su entorno social más cercano que se mide también en solidaridad. Hoy en día, las ayudas de instituciones y empresas privadas a través de sus fundaciones y su obra social son vitales para entidades como la nuestra. Convendría impulsar más grupos de trabajo transversales en los que estemos presentes las entidades del tercer sector, las administraciones y las empresas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos