800 llamadas a la hora al 112 por el temporal en la región

La portavoz, Milagros Marcos, y el consejero de Fomento, Juan Carlos Suárez-Quiñones. :: L. P.-ICAL/
La portavoz, Milagros Marcos, y el consejero de Fomento, Juan Carlos Suárez-Quiñones. :: L. P.-ICAL

La Junta defiende su intervención pero califica de «inadmisible» el colapso de la AP-6

Ana Santiago
ANA SANTIAGOValladolid

El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, hizo ayer balance de las actuaciones que dependen de su departamento y de las intervenciones que fueron necesarias durante las grandes nevadas, entre el día 5 y el 11 de enero, tanto en las carreteras como desde Protección Civil. Unas actuaciones «efectivas» y una respuesta «adecuada»por parte de la Junta, sin problemas graves en las carreteras de titularidad autonómica, donde aunque sí hubo incidencias, no inmovilización de vehículos a diferencia de las estatales. El consejero calificó de «inadmisible» la situación de los miles de conductores que se vieron afectados en la AP-6.

Más noticias

La Junta registró 1.350 peticiones de ayuda de todo tipo al centro coordinador y al 112; aunque fundamentalmente relacionados con las personas atrapadas en la AP-6 desde la noche de Reyes hasta el día 11. La mayor concentración tuvo lugar los días 7 y 8 con 557 y 356, respectivamente. Suárez-Quiñones detalló ayer, en rueda de prensa tras el Consejo de Gobierno, que desde las 15.00 horas del sábado 6 y hasta las 15.00 del 7, el servicio de emergencias 112 de Castilla y León, que fue reforzado en previsión del aumento de la demanda, fue cuatro veces superior a la habitual «la máxima demanda histórica» desde su creación en 2002. El consejero destacó que la media de atención fue de 800 llamadas a la hora. El responsable de Fomento destacó la «normalidad» de la respuesta de Protección Civil y la UME, de las 140 máquitas quitanieves o de los depósitos de sal.

En cuanto al estado de las carreteras autonómicas, la Junta registró 1.290 incidentes de vialidad, de las que 584 se concentraron en Segovia, y 502 en Ávila, junto a 105 en Salamanca, 62 en Soria, 42 en Burgos, 30 en Valladolid, 11 en Zamora, 10 en León y 4 en Palencia y nunguna de las dos vías de alta capacidad, la A-231 y la A-601, sufrieron cierres «en ningún momento» por la actuación de los equipos. En cuanto a la atención de personas atrapadas en la carretera, la Administración regional habilitó cuatro albergues, dos en San Rafael aunque solo uno fue necesario, otro en Villacastín y el cuarto en Arévalo que, entre todos, acogieron a 355 personas trasladadas por personal de la UME o la Guardia Civil.

Mejoras en la coordinación y una mayor intervención estatal y control de la concesionarias de autopistas desde lo público. Son algunas de las exigencia que la Junta ha puesto sobre la mesa al Gobierno central después del caos que imperó en la AP-6 durante el ya, casi, pasado temporal. «Que se adopten las medidas necesarias para que esto no vuelva a ocurrir», pidió Suárez-Quiñones quien reconoció que no se puede estar satisfecho cuando los ciudadanos se han visto perjudicados cuando demandaban mejores prestaciones del servicio.

El consejero recordó asimismo que la vialidad de una autopista concesionada le corresponde a la empresa concesionaria que es la que debe tener los medios materiales y humanos para evitar colapsos o para impedir la circulación por la vía ante lo que ha apelado por una «mayor intervención de la Administración» sobre la actuación de las concesionarias de autopistas para asegurar desde lo público la máxima diligencia en la actuación de las empresas privadas.

En este sentido, aseguró que estaba seguro de que se iban a tomar las medidas necesarias de cara al futuro para insistir en que la Junta no debe enjuiciar responsabilidades ni valorar quién tiene que dimitir. En clave personal, se ha comprometido a dar explicaciones en las Cortes de Castilla y León para dar toda la información «que sea necesaria».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos