El incremento de ataques del lobo en Ávila el pasado año preocupa a la Junta

Ejemplar de Lobo Ibérico.
Ejemplar de Lobo Ibérico. / El Norte

Técnicos de la Unión Europea visitarán la región en octubre para conocer los problemas que causa este animal

ÁLVARO GÓMEZValladolid

 Juan Carlos Suárez Quiñones, consejero de Fomento y Medio Ambiente, ha comparecido durante la mesa del Lobo celebrada esta mañana para indicar que los daños del lobo al ganado «han bajado con carácter global». No fue así en Ávila, donde en 2016 hubo 811 ataques frente a los 489 del año anterior. Este aumento tan significativo ocurrió en su mayoría en los ejemplares muertos de ganado mayor (813 en 2016 y 476 en 2015).

En la reunión han tratado la situación del lobo con los datos del pasado año y del primer semestre de 2017, además del futuro plan para 2018. El número de ataques comunicados en toda la Comunidad fue superior en el pasado curso(1910 en 2016 y 1463 el anterior año) debido al gran incremento en Ávila. En cuanto al resto de provincias, Burgos, León y Valladolid descendieron estos ataques al ganado y el resto tuvo un ligero incremento. Los ataques abonados también se incrementaron, llegando el pasado año a 1291, 158 más que en 2015.

Otro dato destacado es el número de controles del lobo al sur del Duero, donde no está permitida su caza. La Junta tuvo que controlar de forma excepcional a ocho lobos: tres de ellos en Ávila, tres en Zamora y dos en Salamanca. Respecto al norte del Duero, donde sí está permitida la caza del lobo, tan solo se abatieron el 64% (91) de los 143 permitidos.

El consejero de Fomento y Medio Ambiente ha indicado que el próximo mes de octubre, en torno al día 20, vendrán a Castilla y León varios técnicos de la Unión Europea para conocer de primera mano los problemas que genera el lobo en la región. Serán, según Quiñones, visitas al campo y a los afectados y no «reuniones de despacho».

Esta mesa del Lobo, que ha contado con presencia de técnicos de la Consejería, miembros de las organizaciones agrarias, del sector turístico rural, así como de organizaciones conservacionistas o representantes de cazadores, es según Quiñones «el órgano de participación social». La mesa del lobo trabaja conjuntamente con otro órgano más científico constituido el pasado día 5.

Fotos

Vídeos