Jesús Martín de Lera, presidente de Cáritas Castilla y León

«Hay gente que está trabajando, pero sigue siendo pobre y acudiendo a Cáritas»

Antonio Jesús Martín de Lera.
Antonio Jesús Martín de Lera. / El Norte

El presidente de la entidad destaca «la cercanía, la proximidad y la inmediatez» en la atención a las personas en situación de necesidad

Alicia Pérez
ALICIA PÉREZ

Antonio Jesús Martín de Lera es presidente de Cáritas Autonómica de Castilla y León desde el año 2015 y delegado episcopal y director de Cáritas Diocesana de Zamora desde el año 2009. El principal objetivo de Cáritas Castilla y León es coordinar el trabajo caritativo y social de las once diócesis, compartir las experiencias y los recursos, y ser un interlocutor único ante las administraciones. Un total de 100.614 personas se beneficiaron en 2016 de los programas y actividades de la entidad, que cuenta en la región con 349 Cáritas parroquiales y 462 servicios y centros, lo que supone 800 puntos de atención.

–¿Cuál es el lema de trabajo de Cáritas?

–La persona es el centro y lo importante. Cuando una persona está en situación de necesidad o de exclusión, lo que vemos en el otro es un hermano que necesita nuestra ayuda y a un hermano se le acoge y se le acompaña en función de las demandas o de los problemas que pueda tener.

–¿Cuáles son los programas en los que se trabaja?

–Abarcamos prácticamente todos los ámbitos, desde la infancia hasta los mayores, pasando por todo tipo de colectivos en exclusión, en riesgo de pobreza o colectivos desfavorecidos. Tenemos programas de acogida, de atención primaria, infancia y juventud, mayores, discapacidad, inmigrantes, mujer, personas sin hogar, personas con drogodependencias, personas reclusas y hay un centro en Salamanca de personas con VIH. Trabajamos temas de empleo y de economía social y campañas de sensibilización y de formación.

–¿En qué consiste el área de atención primaria?

–Normalmente es la puerta de entrada a Cáritas y la más inmediata porque cuando la gente acude lo que te reclama son cosas que no pueden esperar. Son situaciones de emergencia a las que hay que dar respuestas inmediatas porque son las necesidades básicas de alimentación, gastos de farmacia o productos infantiles como pañales y leches. También lo que se ha dado en llamar pobreza energética, que es un eufemismo para decir que la gente no puede pagar la luz, el agua y el gas. Hay que destacar la cercanía, la proximidad y la inmediatez de atención a las personas cuando están en situación de necesidad.

–¿Sigue habiendo muchas personas en esa situación de necesidad?

–Sigue habiendo porque a grandes niveles estamos saliendo de la crisis, pero mucha gente sigue en esa situación. Los datos de paro no mejoran o mejoran muy poquito y además se está dando la precarización del trabajador. Hay gente que está trabajando, pero sigue siendo pobre porque alguien que trabaja a media jornada con un sueldo de 500 euros es imposible que tenga para comer, mantener la vivienda y mantener la familia. Oficialmente esa persona no está parada, pero sigue siendo pobre y sigue acudiendo a Cáritas.

–¿Hay esperanza de que eso cambie?

–Yo digo que mientras hay vida hay esperanza y como entidad que somos de la Iglesia Católica, no podemos otra cosa que hablar de esperanza. Pero al mismo tiempo hay que trabajar por ello. Hay que apostar seriamente por dónde creamos empleo, cómo creamos empleo, qué posibilidades de futuro tenemos y qué servicios prestamos. Toda la sociedad, pero particularmente las administraciones públicas y todos los agentes sociales tenemos mucho que decir. Nuestra comunidad, más allá de intereses partidistas o de intereses concretos, necesitamos sentarnos todos y ver dónde se va a crear empleo y cómo se va a crear empleo porque esa es la línea de futuro. Si queremos que la gente viva y viva con dignidad, hay que crear empleo estable y empleo de calidad.

–La entidad también ha apostado por iniciativas novedosas de empleo…

–Hemos apostado por iniciativas creativas y novedosas para crear empleo. El número de empresas de inserción ha aumentado y ahora mismo hay ocho. Cáritas está avanzando en la línea textil, en líneas de jardinería, catering, formación y limpieza de superficies.

Fotos

Vídeos