«La gente no es consciente de lo que tenemos encima, el año que viene será peor»

Plantación afectada por la sequía /Silvia G. Rojo
Plantación afectada por la sequía / Silvia G. Rojo

El sector agrario celebra esta mañana en Valladolid una manifestación para demandar «apoyo real de las administraciones» en una campaña «nefasta»

SILVIA G. ROJO

El pueblo de Pollos, en la provincia de Valladolid, es un ejemplo más de la mala campaña agrícola que se está viviendo de manera generalizada en la región. Que la cosecha de cereal ha sido «nefasta» como la califica el propio sector es un hecho si se tiene en cuenta que según los datos oficiales, han quedado por el camino alrededor de 550 millones de euros con respecto al año anterior.

En Pollos, los agricultores concretaban la hora en la que hoy por la mañana partirán hacia Valladolid y quién tenía algún hueco libre «para aprovechar el viaje». En las conversaciones se podía escuchar cómo, en muchos casos, hijos o mujeres también estarán en la capital para hacer fuerza.

Pero ayer por la tarde, con la tormenta encima, también era un buen momento para recordar los motivos por los que se manifiestan y que el sector resume en una «demanda de apoyo real de las administraciones para que el sector pueda remontar esta campaña nefasta y evitar la ruina y el cierre de las explotaciones más perjudicadas».

Uno de esos vecinos de Pollos, que hoy estará en Valladolid, y que reserva su identidad pero no su edad, 51 años, comenta que «en este término se ha dejado sin cosechar el 50% del secano, no merecía la pena». Es verdad que hay agricultores que han optado por meter la cosechadora en sus tierras y para él ha sido una opción pero «ya te digo que hay tierras que no han llegado a los 500 kilogramos; y 400 kilos son para pagar a la cosechadora, así que con los otros 100 kilos tengo que pagar semilla, abono y todo lo demás».

Todo son dudas sobre cómo afrontará la campaña que viene, «nos tocará pedirlo», el dinero se entiende, y se refiere al hecho de que normalmente, «el 80% de lo que se recoge va a campaña». Dicho de otro modo: el agricultor compra la semilla o el abono a una determinada casa a la que luego entrega lo que cosecha y a partir de ahí, se hacen cuentas, por eso en muchas de las facturas se puede observar: «Forma de pago: cosecha».

Apela, por otra parte, «a lo que las casas nos quieran aguantar» y asegura que «el año que viene se nos va a hacer muy largo, la gente no es consciente de lo que tenemos encima, el año que viene será peor».

Cuando se plantea la posibilidad de tirar de lo ahorrado, asegura que «habrá de todo pero la mayoría de la gente vivimos más que al día».

Otra opción es lo que se pueda rascar del seguro pero su versión es que «la mayoría de la gente no lo tiene contratado». Otro agricultor de más edad, a punto de dejar ya sus tierras y con seguro, lo corrobora: «A mí el perito me dijo que solo tenía incidencia de una de mis tierras».

Esa tierra a la que hace referencia, son 4,5 hectáreas de cebada que le han dado como siniestro total y por la que le abonarán lo correspondiente a 11.000 kilogramos, «quitando los 400 kilos por hectárea de la cosechadora», insiste, «y en un año normal, yo hubiera esperado llegar hasta los 15.000 kilos».

Pero volviendo al agricultor de 51 años, además de los problemas que se puedan presentar para pagar la siembra o para cubrir la campaña del próximo año, el dinero también tiene que llegar a casa. «Nos tque apretar el cinturón, no nos va a quedar de otra», y respira aliviado cuando indica que «mi hijo terminó la universidad y ya trabaja y eso es un gasto menos pero todavía tengo que pagar la universidad de mi hija, que sigue estudiando».

Sonríe amargamente cuando manifiesta que «lo peor de todo es que la gente te oye contar esto y dice que no pasa nada porque vivimos de la PAC. No tienen ni idea».

En este caso de Pollos, el término está divido en lo que la gente llama las altas, donde está el secano; y las bajas, que es la vega del río Duero, donde se concentra un buen regadío. Lo de 'a perro flaco todo son pulgas', se puede aplicar como una verdad universal en esta ocasión, pues el agua se cortó a primeros de agosto y no se pudo dar el último riego. «Lo malo en nuestro caso ya no es que no hayamos cogido en el secano, es que el regadío este año no nos salva, la vega es lo que nos va a terminar de machacar porque tampoco se va a coger nada».

Capítulo propio merece el tema de la concentración parcelaria «pero eso si quieres, te lo contamos otro día», sugieren.

Manifestación

Las organizaciones convocantes, ASAJA, UCCL y UPA justifican la movilización de hoy en que no se está produciendo un apoyo real por parte de las administraciones «en la peor campaña de la agricultura reciente, con pérdidas estimadas por culpa de la sequía y otras condiciones meteorológicas adversas de más de 1.500 millones de euros».

A partir de las 12 está prevista la concentración de los manifestantes en la Plaza de Colón de Valladolid. El recorrido será Plaza de Colón, Acera de Recoletos, Miguel Íscar, Duque de la Victoria, Ferrari y, finalmente, Plaza Mayor, donde intervendrán los líderes regionales de las organizaciones agrarias.

 

Fotos

Vídeos