Expertos aseguran que el Big Data revolucionará la medicina

Antonio María San Aguado, Manuel Desco, Pedro Luis Sánchez, Andrés García Palomo y Mónica Palomanes. / Ramón Gómez

El I Foro Socio-Sanitario de Castilla y León organizado por El Norte de Castilla aborda la innovación como clave para avanzar en el sistema público sanitario

Nieves Caballero
NIEVES CABALLEROValladolid

El I Foro Socio-Sanitario de Castilla y León organizado por El Norte de Castilla, en colaboración con la Junta de Castilla y León, el Sacyl y los laboratorios Roche Farma, ha abordado la innovación como un aspecto básico para avanzar en el sistema público sanitario. El Big Data llevará a un cambio radical en la medicina, es fundamental gestionar bien y apoyar las ideas innovadoras en los hospitales públicos, la creatividad ayuda en el trabajo sanitario diario y también es clave la inversión en formación y la motivación de los profesionales. Esas han sido algunas de las principales conclusiones que han puesto sobre la mesa los prestigiosos especialistas que han participado en el foro.

Galería de fotos

Ha sido Carlos Aganzo, director de El Norte de Castilla, el encargado de dar la bienvenida a este primer foro sanitario que se suma a los organizados por el diario decano de la prensa española en relación con otros muchos ámbitos y sectores. Aganzo ha anunciado que el objetivo de este foro es generar el diálogo entre la administración, los profesionales sanitarios y los laboratorios, tres patas que se completan con la divulgación, de la que se ocupa El Norte de Castilla para traducir el lenguaje más técnico a los lectores.

El consejero de Sanidad de Castilla y León, Antonio María Sáez Aguado, ha subrayado que «estamos en un momento clave del sistema público de salud con la incorporación de más conocimiento y nuevas tecnologías», en el que la innovación es básica para garantizar que sea equitativo y sostenible desde el punto de vista del gasto. En este sentido, el consejero ha insistido en el que el actual sistema de financiación autonómico no es suficiente para sufragar los costes de la sanidad, la educación y los servicios sociales. Sáez Aguado también ha destacado que la sanidad pública debe de liderar la innovación y no dejarla solo en manos de las empresas.

Durante el foro ha participado Manuel Desco, jefe de la Unidad de Investigación del Hospital Gregorio Marañón, quien ha defendido que «las claves para que una idea innovadora tenga éxito es que se haya gestionado bien». Ha explicado que el objetivo de la plataforma Itemas es fomentar las unidades de innovación dentro de los hospitales públicos para detectar las ideas y apoyarlas, pero para ello es imprescindible una buena gestión, el apoyo de las administraciones públicas y dinero.

Pedro Luis Sánchez, jefe del Servicio de Cardiología del Hospital Clínico de Salamanca, puso como ejemplo su propio servicio. Desde su punto de vista, la innovación supone buscar una acción, hacer una evaluación, aportar mucha creatividad y solucionar los problemas detectados. Eso es lo que ha hecho el Servicio de Cardiología del Clínico de Salmanca. Sánchez ha explicado que las resonancias magnéticas cardiacas tenían una lista de espera de 27 meses en 2014, pero se ha logrado reducir ese tiempo a dos o tres semanas en 2017. Además, se investiga más, se han captado más recursos externos y se ha logrado contratar a muchos profesionales en el servicio, gracias a los fondos procedentes de sus investigaciones.

Andrés García Palomo, jefe del Servicio de oncología del Hospital de León, se ha mostrado convencido de que «la innovación está más cerca del desarrollo sostenible que de la sostenibilidad del gasto». También ha advertido que «no toda la Investigación y el desarrollo es innovación (I+D+i)». Ha apuntado que la innovación genera valor, que no hay innovación sin diseminación y que no se puede confundir valor con precio. En su opinión, la Investigación y el Desarrollo están en el mundo Disney, mientras que la innovación se encuentra en el mundo real. Muy crítico, García Palomo ha asegurado que no se puede seguir haciendo volumen y apostó por cambiar la ética de los resultados, pero basados en la evidencia no en un acto de fe, porque lo que se aplica en el 96% de los casos procede de un 4% de comprobación. «Hemos transformado la eficacia en efectividad», ha argumentado, antes de añadir que «la evidencia es corrupta y está distorsionada». Ha apostado por incorporar el Big Data a la sanidad, lo que llevará a «un cambio radical en la medicina» y a «una oncología democrática», según ha vaticinado. Pero su principal mensaje fue un aforismo ya conocido de la medicina: «No hay enfermedades, sino que hay enfermos, esa es la nueva revolución». Es decir, volver a lo que siempre han defendido los médicos humanistas.

La encargada de clausurar este I Foro Socio-Sanitario de Castilla y León ha sido Mónica Palomanes, directora de Regional Access & Business de Roche Farma, quien ha subrayado que la compañía farmacéutica invierte tanto en innovación como las principales compañías tecnológica mundiales, como Microsoft o Google. Una inversión que «contribuye al desarrollo del diagnóstico y al tratamiento». También ha coincidido con los distintos profesionales especialistas que la han precedido en que «el futuro está la medicina de precisión», antes de detallar que Roche tiene en marcha 150 proyectos de investigación, 42 de ellos en fases avanzadas. Al mismo tiempo, ha desvelado que Roche España se sitúa en segundo lugar en el mundo por sus investigaciones con pacientes y hospitales para el desarrollo clínico, solo por detrás de Estados Unidos. Además, ha avanzado que se buscan soluciones para garantizar la sostenibilidad económica en el tiempo porque los precios de las investigaciones y los tratamiento son muy altos. Ha adelantado que el futuro está en un sistema de implementación de pago por resultados, para lo que se necesita el aprovechamiento de todos los datos que manejan los profesionales sanitarios y, por lo tanto, un trabajo conjunto.

Ha hablado del Modelo Personalizado de Reembolso (MPR), que está muy avanzado en comunidades autónomas españolas como Castilla y León, una plataforma que supone «una oportunidad enorme para el avance en la medicina».

Fotos

Vídeos