Emprendedores Bbva

Ernesto López-Berges: «El secreto de mi éxito está en la formación»

Ernesto López-Berges, en su clínica.
Ernesto López-Berges, en su clínica.
El odontólogo salmantino es el gerente de la Clínica Dental Berges
Laura Negro
LAURA NEGROValladolid

Lo tiene muy claro. En su caso, la clave de su éxito empresarial es su formación. Al protagonista de esta historia de emprendimiento le avala un extenso e impresionante currículum, además de una larga trayectoria profesional. Él es Ernesto López-Berges González, gerente de Clínica Dental Berges, en Salamanca. A la hora de elegir su futuro profesional, Ernesto barajó diferentes posibilidades como odontología, medicina o arquitectura.

Al final se decidió por la primera de sus opciones y cursó sus estudios en la Universidad Alfonso X el Sabio de Madrid. Durante el último año de la carrera pudo realizar prácticas en una clínica dental de la capital. «En la carrera aprendes mucha teoría pero poca práctica. En mi caso, tuve la suerte de poder aprender de gente muy buena y eso me hizo desear llegar a ser excelente en mi trabajo», asegura. Su primer contrato profesional llegó al mes de finalizar sus estudios, en una clínica de su ciudad, en la que permaneció una década.

Durante cuatro años compaginó su trabajo con dos postgrados en Madrid, el primero en ortodoncia y el segundo en implantología y periodoncia. «Fue una época dura, pero cuando uno hace lo que le gusta, el esfuerzo merece la pena. Mi profesión requiere un reciclaje continuo. Por eso, tres de cada cuatro fines de semana los dedico a formación. Me he movido mucho, porque he querido aprender de los mejores», relata este dentista. Cuando sintió que tenía una base suficientemente amplia de conocimientos para atender a sus pacientes de forma seria y eficaz, quiso dar el paso de montar su propia clínica, algo que siempre había soñado. Durante meses se dedicó en cuerpo y alma a poner en marcha su proyecto empresarial. En ese proceso, el apoyo de su familia fue fundamental. Por un lado, su padre, pediatra de profesión, quien le da siempre los mejores consejos. Por otro lado, su hermano, economista, es el artífice de toda la parte numérica y contable del proyecto. «Mi padre siempre me decía que hiciera las cosas bien. Que me formara mucho y que así nunca me faltarían los pacientes. No le faltaba razón. Mi hermano desarrolló el plan de negocio. Yo sabía de lo mío, de tratamientos, de implantes… pero no de números. Así que delegué todo en él», explica agradecido. En plena crisis económica, Ernesto comenzó la búsqueda del local adecuado para su negocio. Y lo encontró. Un espacio de 200 metros, en una zona céntrica y muy transitada. «Una vez que tuve el local, me dediqué a resolver la parte económica. Acudí al BBVA y me concedieron un crédito ICO para poder afrontar la importante inversión en equipamiento avanzado que quería para mi negocio. Esta entidad, me ha dado un gran apoyo y asesoramiento durante estos años», relata. Ernesto lamenta que, en su caso, los trámites burocráticos fueron complicados. Le exigían una licencia ambiental para poder iniciar las obras de remodelación del local, que tardó meses en llegar. «Fue algo desesperante. No podía hacer nada. Solo esperar. Luego, las obras duraron varios meses y otro más para obtener la licencia sanitaria. Eso supuso que empezara un negocio con nueve meses acumulados de alquiler. Menos mal que los propietarios me dieron tres meses de carencia», cuenta.

Modernas instalaciones

Cuando la Clínica Dental Berges abrió sus puertas en noviembre de 2011, lo hizo con unas excelentes y modernas instalaciones; aunque reconoce que al principio tenía ciertos temores. «Había hecho una inversión muy grande y me asustaba la idea de no tener pacientes. Ahí estaba mi padre para tranquilizarme. Me decía que no tuviera dudas. Que los pacientes llegarían y como siempre, tenía razón», cuenta Ernesto, para quien su mejor herramienta de marketing es el boca a boca. «Centramos todos nuestros esfuerzos en que el paciente siempre salga satisfecho y con la mejor sonrisa. La mayor parte vienen referenciados».

En la Clínica Dental Berges se realizan todo tipo de tratamientos bucodentales con las técnicas más avanzadas. Uno de los más demandados es el de la ortodoncia invisible y transparente de Invisaling, que ofrece excelentes resultados. También realiza un diseño digital de la sonrisa (DSD) para que el paciente se haga una mejor idea del resultado final antes de iniciar el tratamiento.

«Nos preocupamos mucho por nuestros pacientes. Para los que tienen fobia tenemos disponibles unos cascos que les aísla del ruido de la turbina. Y para las cirugías largas, unas gafas de realidad virtual. Es una forma de que el cliente esté relajado viendo una película mientras nosotros trabajamos en su boca», explica este dentista, que cuenta en su plantilla con cuatro higienistas, un endodoncista, un administrativo y próximamente un dentista general. «El secreto de mi éxito está en la formación. En julio iré a Gerona a aprender una nueva técnica de encofrado óseo con el reputado doctor Luca de Stavola. Nunca experimento con mis pacientes. Solo les hago tratamientos que sé de antemano que van a funcionar», afirma.

De cerca

Emprendedor:
Ernesto López-Berges (38 años). Odontólogo.
Fecha de inicio de la actividad:
Noviembre de 2011.
Contacto:
Ronda del Corpus, 45. 37002. Salamanca. Telf:923 281 534. www.clinicadentalberges.com

Fotos

Vídeos