El encuentro con la naturaleza en los Bosques de Aventura

El Bosque Modelo de Urbión, situado en la comarca de Pinares, entre Burgos y Soria

La Comunidad cuenta con cinco de estos lugares donde los asistentes pueden realizar varios circuitos lúdico-deportivos

ÁLVARO GÓMEZValladolid

Castilla y León cuenta con cinco Bosques de Aventura donde poder disfrutar del turismo activo de la mano de la naturaleza. En estos lugares, los asistentes realizan circuitos lúdico-deportivos en un medio natural, lo que según la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, “permite un contacto con la Naturaleza diferente de los medios tradicionales y siempre respetando el medio ambiente”.

Dos de estos Bosques de Aventura se encuentran en la provincia de Ávila, en Hoyos del Espino y en Guisando. El primero es el único con un circuito negro (de gran dificultad), que se usa sobre todo por parte de colectivos profesionales. Otro de ellos está en Soria, en el paraje Pinar Grande, y en el hay un circuito adaptado para personas con discapacidad. Otro circuito está en Cervera de Pisuerga (Palencia), donde existe un circuito de tirolinas con más de 40 metros de altura. El último Bosque de Aventura se encuentra en La Alberca (Salamanca).

Las actividades indica la Junta que están dirigidas tanto a familias, como a empresas o grupos de amigos. Todo el que quiera puede intentar superar los retos propuestos, donde los circuitos se encuentran suspendidos a diferentes alturas que ponen a prueba la habilidad de los participantes. Entre los retos hay varias posibilidades como los puentes tibetanos, tirolinas, trocos de equilibrio, lianas de Tarzán o redes de abordaje entre otros.

Todos ellos utilizan como soporte los elementos naturales del entorno y se mezclan con otros artificiales como los cables de acero o el nylon, estableciendo con ello un camino entre las plataformas de los diferentes árboles del circuito. Todo ello bajo el sistema de seguridad denominado ‘línea de vida’.

Fotos

Vídeos