'Reconciliare', una exposición sin barreras

Un grupo de usuarios de la ONCE, durante la visita a la exposición de arte sacro. / Mónica Rico

La Fundación Las Edades, la Junta y la ONCE facilitan la accesibilidad a personas con discapacidad

MÓNICA RICO Segovia
Lunes, 26 junio 2017, 10:44

La imagen de ‘Reconciliare’, la exposición de Las Edades del Hombre que se celebra en Cuéllar hasta noviembre, ilustraba el pasado miércoles cinco millones y medio de cupones de la ONCE (Organización Nacional de Ciegos Españoles). La emisión de este cupón es una de las acciones del plan de promoción y se enmarca en el acuerdo que la ONCE mantiene con la Fundación Las Edades y la Junta de Castilla y León.

Pero esta colaboración va más allá, ya que la muestra está adaptada para que personas con dificultades visuales, ciegas, y sordociegas puedan disfrutar del arte sacro que atesoran las iglesias de San Andrés, San Martín y San Esteban. ‘Reconciliare’ es totalmente accesible para personas con discapacidad. Para eliminar las barreras auditivas, dispone de documentación en braille. Además, todas las piezas se encuentran señalizadas con este tipo de lectura y escritura fácil. Las audioguías ofrecen una descripción adaptada a personas ciegas y, en el caso de las visitas guiadas, las personas encargadas describen perfectamente cada una de las piezas, para que las dificultades visuales se puedan suplir.

Respecto a esta colaboración, el secretario general de Las Edades, Gonzalo Jiménez, señalaba que la colaboración con la ONCE es fructífera para ambas partes y que gracias a la organización se han ido plantearse más cuestiones de accesibilidad en la puesta en marcha de cada de las exposiciones. El resultado es una cultura sin barreras. «Elaborar un proyecto tan complejo como es una edición de Las Edades no es fácil desde el punto de vista de la accesibilidad y gracias a la ONCE lo conseguimos y lo tenemos siempre presente», explicó Gonzalo Jiménez.

Por su parte, la Organización Nacional de Ciegos Españoles acerca a sus socios y trabajadores hasta la exposición. Lo hizo hace unos días, durante la presentación del cupón con la imagen de ‘Reconciliare’ y lo seguirán haciendo durante los próximos meses, pues se organizan salidas desde cada una de las provincias de Castilla y León, siempre en coordinación con la Fundación Las Edades del Hombre.

El delegado de la ONCE en Castilla y León, Ismael Pérez, recuerda que fue la Junta de Castilla y León quien tuvo un primer acercamiento con la organización, ofreciéndole la oportunidad de colaborar y aportar cuestiones en materia de accesibilidad. Ese fue el punto de partida de una fructífera relación que ya ya ha cumplido cinco años y que «consigue hacer llegar a cientos de miles de personas una idea y un mensaje cultural que ya quisieran otras comunidades autónomas».

Gracias a esta suma de voluntades, ‘Reconciliare’ es una exposición accesible para todos. Cualquier persona con discapacidad puede acudir a la exposición, disfrutar de la muestra, comprender el mensaje, conocer sus obras e incluso tocar algunas. Todo ello para lograr una normalización que no suele ser habituales en exposiciones ni museos. Así lo manifestaba durante la visita Eduardo Lozoya, que tiene dificultades en la visión. «Normalmente, otras exposiciones no están adaptadas. En las visitas de catedrales, alcázares y demás no suele haber lectura en braille para los invidentes, ni facilidades para los discapacitados y no se permite tocar, como en esta ocasión».

Lozoya, que visitó ‘Reconciliare’ junto a otros miembros de la ONCE, agradece a los artífices de la exposición de arte sacro el empeño que ponen para que las personas con discapacidad puedan disfrutar también «de estas maravillas». A su juicio, la muestra es muy interesante. «Aparte del audio, podemos tocar, cada obra se encuentra con su título en braille y todo ello nos permite conocer mejor la exposición», explicó. Además, hizo hincapié en un detalle que para las personas sordociegas o con dificultades auditivas que se suman a las visuales es muy importante, y es que los visitantes llevan unos cascos «por los que escuchan las explicaciones de los guías, lo que ayuda a comprender mucho mejor el recorrido, el mensaje y cada una de las obras».

También aplaude la iniciativa Francisco González Robledo, para quien el recorrido por ‘Reconciliare’ supuso «una experiencia maravillosa y positiva al 100%. He encontrado un trabajo muy bien hecho, es una maravilla como está y cómo lo están desarrollando y cómo nos han evitado todas las dificultades».

González Robledo insiste en que «hemos conocido la exposición prácticamente como si tuviéramos una visión perfecta, estamos escuchando perfectamente, cosa que en ningún sitio se ha hecho». Además, destaca que gracias a las explicaciones de la guía han podido conocer todas las piezas que forman parte de la exposición «como si tuviéramos ojos buenos». Para él, esta iniciativa supone «una manera de poder disfrutar del arte, y de recordar muchas cosas, como la creación, de dónde venimos, dónde vamos y en qué creemos».

Gracias al esfuerzo por hacer esta exposición accesible, Francisco González puso no solo acercarse más a las obras de arte e incluso tocar algunas de ellas, sino entender perfectamente el tema de la reconciliación, eje de la muestra. «Está perfectamente diseñado, explicado y para que nosotros lo podamos estar sintiendo. Para los que creemos, es una experiencia maravillosa». Ha sido su segunda visita a Las Edades del Hombre, aunque la anterior fue hace muchos años y entonces apenas pudo conocer la muestra. «Los que teníamos una visión deficiente no nos enteramos prácticamente de nada». El poder tocar algunas de las obras es muy importante. «El tacto te compensa un poco lo que no ves. Cambiamos el tacto por la visión y te aporta poder saber de lo que se trata. Lo maravilloso es que te lo están explicando tan bien que prácticamente no hace falta acercarte para verlo, es como si lo estuvieras viendo. Estás tocando y te lo están explicando tan perfectamente que parece que no necesitas los ojos para vivirlo», subraya.

Secciones
Servicios