El Norte de Castilla

Real Valladolid

«Las Edades han concienciado a Toro de que el turismo puede dar empleo y generar riqueza»

Tomás del Bien, en el balcón del Ayuntamiento de Toro
Tomás del Bien, en el balcón del Ayuntamiento de Toro / A.Pérez
  • Tomás del Bien anima a los cuellaranos a «darlo todo» porque «cuidando el pasado, Castilla y León tiene asegurado el futuro»

Ha sido un año intenso para Tomás del Bien. Ha vivido el primer año de su mandato en una especie de secuestro de la gestión municipal por la celebración de Las Edades del Hombre del que, sin embargo, al final de la muestra no se quería liberar. Preparado para centrarse en cuestiones como la modificación de ordenanzas y la creación de los consejos ciudadanos, trabaja también en lo que venderá Toro en Fitur consciente de que "el turismo no crece solo".

-¿Qué han supuesto Las Edades del Hombre para Toro?

-Ha sido un punto de inflexión enorme. Ha supuesto poner a Toro en el lugar que debería haber estado hace muchos años. Sí que es cierto que no haber celebrado Edades del Hombre antes, cuando Toro quizá por ingredientes lo tenía que haber hecho, nos ha llevado con ese retraso histórico a nivel turístico y mediático, pero este año ha llegado y ha sido increíble como entre todos hemos puesto todo lo que tenemos en nuestra mano para hacer de Toro una referencia. Creo que lo hemos conseguido porque el impacto mediático del nombre de Toro este año es absoluto y en toda España. Es cierto que antes se conocía Toro porque tenemos un vino extraordinario que además tiene el nombre de la ciudad pero este año se habla de que es una ciudad con muchísimo turismo y actividad cultural y ha supuesto que se abran 30 negocios, que se renueven muchos de los antiguos y que empecemos a tomar conciencia de que el turismo es una fuente de ingresos. Este año nos hemos dado cuenta de que Toro tiene un factor y un ingrediente enorme que es el turismo, que puede dar empleo y generar riqueza.

-¿Ha sido ese trampolín turístico que se esperaba?

-Sí. Ahora está de nuestra mano seguir. Vamos a solicitar toda la ayuda posible a las administraciones y estamos ya elaborando productos para que Toro siga siendo un lugar de referencia. Tendremos una programación cultural regular aunque será más humilde que la de este año. Queremos establecer Toro como una ciudad donde hay ambiente, programación cultural y mucho que ver. El año que viene se van a crear buenos productos turísticos para hacer de Toro un lugar atractivo.

-Había grandes esperanzas respecto a Las Edades, ¿se han cumplido esas expectativas?

-Sí. Se hubieran cumplido igual porque Toro estaba durmiendo el sueño de los justos, estaba muerto y no tenía capacidad turística ninguna. Un turista venía a Toro, aparcaba para ver la Colegiata y en media hora había puesto pies en tierra y se había ido a Zamora, Valladolid o Salamanca. Creo que se ha cumplido el hecho de estar en el escaparate y que esto va a hacer que el turista pare.

-Una de las cosas que ha valorado el turista es la oferta cultural y encontrar todo abierto, ¿eso se va a mantener?

-La actividad cultural desde luego no va a poder ser como la de este año pero sí se va a mantener. Se va a trabajar mucho con lo que tenemos en Toro y con gente de la provincia y de la comunidad. Se traerán un par de actuaciones de mayor relevancia para mantener ese pulso. El próximo año queremos hacer el primer festival de teatro histórico paseado y apostar por las Noches Blancas del Patrimonio que, con la apertura de monumentos en horario nocturno, este año ha sido un éxito rotundo y queremos que se establezca como un producto. Lo que está abierto va a seguir abierto, como las iglesias y monumentos civiles. El objetivo es abrir más monumentos.

-¿Qué monumentos se podrían abrir?

-Tenemos un proyecto para poder acceder a la Torre del Arco del Reloj, que es el lugar más alto de la ciudad y las vistas son espectaculares. Quizá el año que viene no sea posible porque su estado de conservación es precario. También queremos completar el Alcázar, que se ha abierto como una oficina de turismo pero va a tener actividad en la sala de exposiciones con un calendario ya casi cerrado para que todos los meses haya una exposición. Además, tenemos planteado que sea un centro de interpretación de la ciudad, una especie de museo para que el turista llegue y se lleve una imagen de lo que hay en Toro y de cómo la ciudad ha llegado hasta aquí. Habrá una sala de recepciones y de actos, una sala de conferencias y el centro de interpretación. También se colocará un jardín arqueológico a la entrada del Alcázar con los restos arqueológicos de la ciudad de Toro.

-¿Sería necesario rehabilitar el Arco de la Torre del Reloj antes de abrirlo al público?

-Sí, lo primero que vamos a hacer es encargar un estudio de su estado y elevar a la Junta de Castilla y León una petición para que sea declarado Bien de Interés Cultural. Es una antigua puerta de la muralla de Toro que en el Barroco fue reconvertida en esa Torre del Reloj. Lo primero es ver como está y declararla Bien de Interés Cultural para protegerla. Creo que sería un recurso para Toro y que habría colas para visitarlo.

-¿Cómo se va a aprovechar en los próximos años el paso de Las Edades del Hombre por Toro?

-Aprovecharlo es fácil porque tienes mucho. Solo nos hacía falta un escaparate para decir lo que hay en Toro y que tenemos patrimonio, pero no patrimonio artístico, sino también patrimonio cultural, de monumentos, tradiciones, fiestas, gastronomía y un patrimonio natural con el río Duero, las barranqueras y pinares con rutas espectaculares de senderismo. Creo que la gente se ha llevado la idea de que en Toro se puede hacer cualquier cosa. Hablando de turismo de interior, de turismo familiar y de fin de semana, Toro a partir de este año es la referencia de Castilla y León. Hablando de ciudades medias, ninguna de Castilla y León tiene la oferta cultural y turística que tiene Toro. Hay ciudades como Astorga o Ciudad Rodrigo que ciertamente en turismo son fuertes y tienen gran cantidad de monumentos pero no llega a lo que tiene Toro.

-Uno de los proyectos pendientes es la ruta del vino, ¿cómo está el proyecto?

-La ruta del vino es necesaria. Hemos puesto a Toro en el escaparate y no nos podemos permitir una realidad que ha pasado este año, que es que la Junta de Castilla y León vaya a Fitur, a Intur o a cualquier feria a las que van las rutas del vino de Castilla y León y Toro no va. Podemos tener Enotoro o lo que queramos pero las rutas las certifica Acevin y Recevin. El año que viene, cueste lo que cueste, entre todos, hay que convencerse de que la ruta del vino de Toro es necesaria y hay que certificar y hacer esa ruta. Muchos de los empresarios bodegueros y de otro tipo de industrias y hoteles están convencidos de que tiene que ser así y con el convencimiento de la iniciativa privada y el apoyo que podamos darle desde el Consejo Regulador y el Ayuntamiento, creo que entre el año que viene y el siguiente podemos tener certificada la ruta del vino.

-¿Cómo ha sido el trato con el resto de las administraciones durante Las Edades?

-Con la Junta el trato ha sido maravilloso y el plan de empleo ha sido sin precedentes en Toro. El trato con la Junta ha sido directo y magnífico tanto con las consejerías como con los directores generales, el delegado territorial. También con el Obispado, las parroquias y la Fundación el trato ha sido espléndido. Desde la Diputación han colaborado en la medida en la que han podido y han hecho la promoción que deben hacer como institución en las ferias de relevancia y ahí ha quedado. Tampoco hemos tenido mayor trato. La colaboración ha sido menos directa, más formal y la que tiene que haber entre instituciones pero no ha tenido la cercanía que ha tenido ni con la Junta ni con la Fundación.

-Se van Las Edades y el año que viene toca Cuéllar. ¿Qué les aconsejaría?

-Solo hay un consejo, que lo den todo porque en eso va el futuro de su ciudad. Castilla y León tiene el 80% de los bienes de interés cultural de toda España y a la gente le gusta eso y quiere ver patrimonio y quiere ver lo que fuimos y cuidarlo. Cuidando el pasado tenemos asegurado en Castilla y León el futuro, al menos para que sigamos siendo los que somos y que paremos poco a poco la sangría de población. La apuesta por el turismo es básica. Luego hay que moverse, buscar y vender muchísimo y, sobre todo, abrigar a Las edades del Hombre para que la gente venga con esa excusa pero se lleve la imagen de un lugar bonito. Toro tiene ingredientes y Cuéllar, desde luego, también los tiene.