La demanda de vacunas para viajar a países exóticos se dispara

Un turista entra en un hotel.
Un turista entra en un hotel.

Sanidad recuerda que hay que ponerse las dosis para inmunizarse al menos con mes y medio de antelación

ANA SANTIAGO

Cada destino exótico y en cada momento marca unas exigencias diferentes para portegerse de enfermedades contagiosas para traspasar sus fronteras, bien por obligación establecida por el propio país que acoge, bien por curarse en salud. Cólera, fiebre amarilla o hepatitis B. Simplemente son ejemplos de las enfermedades que pueden contraerse en determinados países extranjeros y para las que generalmente el viajero de Castilla y León no está inmunizado. La lista es larga y el peligro evidente y es necesario no solo vacunarse adecuadamente en tiempo y forma sino conocer las recomendaciones preventivas sobre hidratación o costumbres a evitar. Países pobres, saneamientos inadecuados y con carencia de agua controlada, o lugares afectados por una guerra, con limitados recursos sanitarios o simplemente zonas en las que determinada patología es endémica.

Sanidad recuerda que hay que pedir cita previa en el centro de vacunación internacional –hay uno en cada ciudad de la región, que recoge el Portal de Salud de la Junta – y seguir las recomendaciones sobre dosis y consejos; pero aconseja hacerlo para ponerse las vacunas al menos con mes y medio de antelación para garantizar estar inmunizado en el momento del viaje.

La demanda, sobre todo de viajeros que reclaman información, vuelve por segundo año consecutivo a recuperar las cifras previas a la crisis, que superaban las diez mil solicitudes al año, siempre mayores en los meses más cercanos al verano, a partir de abril. El cerrado ejercicio sumó 11.822 personas que acudieron a estos centros, fueron 1.578 más que el ejercicio anterior y el aumento es la tendencia desde 2011, con un solo descenso en 2014 para volver a subir después y este año lleva también camino de ascenso.

El número de vacunas administradas o recomendadas no creció en la misma proporción.

Algunos países exigen un certificado de vacunación para permitir la entrada en sus fronteras

Así, durante todo el año 2015 fueron 10.244 los viajeros de Castilla y León atendidos en los centros de vacunación internacional y 19.177 las vacunas administradas –cada persona se inmuniza frente a más de una enfermedad– y, el año pasado, los citados 11.822 se pusieron 18.832 dosis. «El hecho de que desciendan las vacunas pese a aumentar el número de viajeros se debe a que muchas personas ya estaban inmunizadas en visitas anteriores al ser turistas habituales en estos países», explican fuentes de la Dirección General de Salud Pública.

De hecho, 12.319 vacunas aconsejadas no fueron administradas en 2016. Además, se puso quimioprofilaxis para el paludismo a 4.963 personas y el tratamiento frente a esta enfermedad recomendado en algunos casos a 173 viajeros.

Este aumento de la demanda obviamente se relaciona con un incremento del turismo, algo que avalan los datos del Instituto Nacional de Estadística. Los residentes en España realizaron 182,0 millones de viajes en el conjunto del año 2016, un 3,7% más que en 2015. El 91,4% de los viajes tuvo como destino principal España y el 8,6% el extranjero. Castilla y León no es ajena a este incremento del turismo en el extranjero aunque los datos del INE no concretan los destinos de la población de la región; sí, en cambio, el incremento de viajes que realizan más de 2,3 millones de castellanos y leoneses cada año dentro y fuera de España.

En cuanto a la vacunación internacional, los centros no solo recomiendan la inmunización sino que orientan sobre la situación sanitaria del país y las medidas de prevención que deberían adoptarse. El turista que recorre estos países exóticos también debe informarse de los tratamientos preventivos necesarios para el país que se visita; algunos de ellos necesitan varios días e, incluso, semanas para ser efectivos, por lo que es necesario administrarlos con suficiente tiempo como la quimioprofilaxis para el paludismo.

Destinos

En cuanto al destino elegido, entre los asiáticos más demandados por los castellanos y leoneses que precisan vacuna son India y Tailandia, China, Camboya y Vietnam. Uno de los más habituales también es Brasil, un país que, aunque depende de la zona concreta a la que se viaja, suele implicar ponerse tres vacunas: la de la fiebre amarilla –Flavivirus amaril–, también conocida como la enfermedad del vómito negro; la de hepatitis A y la de fiebre tifoidea. Colombia, Ecuador, México o Perú están también entre los destinos preferidos que pueden requerir este tipo de prevención vacunal.

Los lugares con más claro riesgo para el viajero son África, América del Sur y América Central. También la dosis contra meningitis meningocócica es recomendable y una exigencia oficial para aquellos viajeros que realicen el peregrinaje a La Meca o la poliomielitis en algunos destinos. De cara a este verano hay problemas en destinos como Siria –con la polio–; Yemen –cólera– o Nigeria en pleno brote de meningitis, entre otros; aunque ninguno de estoslugares es una opción habitual.

Además, entre las enfermedades clasificadas como recomendable la inmunización están también el tétanos, la difteria (donde la población adulta es especialmente vulnerable) o la hepatitis A, cuyo foco de propagación suele ser a través de la ingesta de agua y alimentos contaminados o por contacto directo con personas infectadas. La rabia, la encefalitis centroeuropea (que fundamentalmente se propaga mediante la garrapata en zonas rurales), la japonesa o el cólera, completan el listado.

Fotos

Vídeos