Cruz Roja atendió a 247 mujeres por violencia machista durante 2016

Eva María Fernandez (izquierda) durante su comparecencia/Nacho Gallego
Eva María Fernandez (izquierda) durante su comparecencia / Nacho Gallego

Eva María Fernández, coordinadora autonómica de Cruz Roja, ha destacado que la violencia de género es el máximo exponente de la desigualdad

EL NORTE

La coordinadora autonómica de Cruz Roja, Eva María Fernández, ha informado hoy durante la comisión en las Cortes, que estudia soluciones para la violencia de género, que durante 2016 se han atendido a 2.794 mujeres en dificultad social en Castilla y León, 247 de ellas por violencia machista.

Más información

Fernández ha incidido en la importancia de los Centros de Emergencia para la Mujer (CEM) y ha asegurado que se resuelven «en muy poco tiempo» los accesos a estos centros por los que han pasado ya 5.700 personas desde que se crearon.

Además, ha señalado que no hay «un perfil claro» de violencia de género en Castilla y León pero ha destacado que este tipo de violencia es el máximo exponente de la desigualdad y que es «muy importante» romper con la soledad y la dependencia emocional o económica, porque en 2016 se han realizado un total de 16.800 intervenciones sobre las mencionadas 2.794 mujeres en dificultad social.

Ha recordado también Eva María Fernández que el pasado año ha habido seis víctimas de violencia machista asesinadas en Castilla y León y que se han llevado a cabo por parte de Cruz Roja en la comunidad atenciones específicas a 247 mujeres, con un total de 276 intervenciones.

«Es vital que haya un seguimiento de cada proceso y una organización entre los coordinadores de caso y los equipos especializados» ha precisado, además de destacar la importancia del entorno de las víctimas y la sensibilización ya desde los centros escolares.

Respecto al Servicio Telefónico de Atención y Protección a las víctimas de la violencia de género (ATENPRO) ha resaltado que es «muy importante» porque se puede utilizar en cualquier comunidad y que es «fundamental» compartir todos los datos para que las víctimas no tengan que contar su caso en repetidas ocasiones o bien, se dupliquen los servicios.

En el turno de preguntas de los portavoces, Laura Domínguez (Podemos) ha interpelado por el papel de cada profesional en el proceso de ayuda a las víctimas y si con los recortes de los últimos años se puede combatir la violencia de género «en la misma medida» a lo que Fernández ha respondido que «se cubren» las necesidades y que, en caso contrario, Cruz Roja no dudaría en reclamar «más medios».

Asimismo, Mar González (Grupo Popular) ha incidido sobre la formación de los adolescentes en este campo y ha resaltado que por los cursos de formación han pasado muchísimos jóvenes en Castilla y León y también ha abogado por «la necesidad» de la atención a las mujeres sin que tenga que haber una denuncia previa.

Por último, el PSOE ha interpelado por los planes de empleo para estas situaciones y por las diferencias entre los casos que se producen en el medio rural y, en este contexto, Fernández ha destacado que Cruz Roja está en 88 puntos de una comunidad «tan extensa» como Castilla y León y que llega hasta donde puede porque las personas «eligen el sitio en el que viven».

«Notables diferencias» en el entorno gitano

Por otra parte, la directora del Departamento de Igualdad y Lucha contra la Discriminación de la Fundación del Secretariado Gitano de Castilla y León, Laura Sara Giménez ha calificado de «lacra» la violencia de género y ha resaltado las «notables diferencias» que se producen al respecto en el entorno gitano.

«Tenemos una especificidad cultural o unos roles y eso, a veces, nos afecta en cuestiones como la igualdad de oportunidades, es como si tuviéramos un retraso de muchos años o nos hubiéramos quedado en otro tiempo», ha subrayado.

A juicio de Giménez, el rol de la mujer gitana es de «cuidadora, responsable del hogar y de sumisión» y, en su opinión, eso se va transmitiendo generación tras generación.

«A la hora de denunciar, la mujer gitana no piensa en su protección sino en qué problema va a meter a su familia», ha reflexionado la directora del Departamento de Igualdad de la Fundación del Secretariado Gitano que ha recalcado el «sometimiento» de la mujer a la autoridad masculina.

Desde las distintas formaciones políticas se ha ensalzado la intervención de Giménez y se ha mostrado cierta solidaridad por ese «conflicto psicológico» que se produce en las mujeres gitanas a la hora de convivir con la violencia de género y se ha puesto el acento en la importancia de la educación y, sobre todo, en la sensibilización.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos