«Con los millones de los alquileres, la sede única estaría en tres años»

Enrique Gutiérrez, el coordinador de los letrados de la Administración de Justicia de Valladolid, en su despacho de la calle Angustias. / Henar Sastre

Enrique Gutiérrez, letrado de la Administración de Justicia y nuevo secretario coordinador de los Juzgados de Valladolid, estrena atribuciones con el reto de minimizar el impacto de la avalancha de demandas por las cláusulas suelo

M. J. Pascual
M. J. PASCUALValladolid

Juan Enrique Gutiérrez, nacido en Piñel de Abajo hace 50 años y criado en Calamocha, tiene más aspecto de entrenador de balonmano que de secretario judicial, pero lleva desde 1997 en ese desempeño inspirado por su padre, que fue el primer agente judicial que estrenó en 1981 el Juzgado de Familia de Valladolid. No hace un mes que está al frente de los 53 letrados de la Administración de Justicia de la provincia y sus compañeros le ven como el continuador natural de Carlos Gutiérrez, su antecesor en el sofocante despacho de los Juzgados de la calle Angustias. Su predecesor es el factótum de la difícil transición del papel a las dobles pantallas y ahora le toca a él perfilarla y llevar a buen puerto el expediente digital. Tiene por delante, enumera, tres retos: la sede judicial única, crear la nueva oficina judicial (la NOJ, que él conoce a la perfección pues vivió su puesta en marcha en León, donde estuvo destinado antes) y, de forma más inmediata, poner en marcha la contestada medida del Ministerio para hacer frente a la avalancha de demandas de las cláusulas suelo: un único juzgado por provincia.

–Tiene usted un montón de frentes abiertos.

–Sí, mi labor es que salgan adelante múltiples proyectos: poner en marcha la justicia digital en Medina del Campo y Rioseco y en los juzgados de instrucción de Valladolid, los proyectos de la Fiscalía y las demandas de las cláusulas suelo.

–¿Han computado cuánto tiempo se pierde en los juzgados por los ‘cuelgues’ del sistema?

–En resultados no sé lo que supone, pero hay malestar, a la hora de trabajar, entre los funcionarios. Son problemas puntuales que se solucionan de manera rápida, pero son continuados, generales en todo el territorio Ministerio. Yo soy un gran defensor de las tecnologías y lo que sí sé es que, para avanzar, hay que invertir en materia tecnológica. Se está invirtiendo, pero estamos en una fase muy inicial y se tiene que poner mucho.

«Quitar el registro civil a un pueblo es un paso más para que se hunda»

–¿Cómo afectan estas nuevas funciones a los letrados de la Administración de Justicia?

–El cuerpo de letrados ha experimentado un cambio radical, no solo en su denominación, que eso es lo de menos, sino en su estructura y funcionamiento desde que se reformó la Ley de Enjuiciamiento Civil en 2000. Asume importantísimas funciones procesales para liberar al juez para que se dedique a lo suyo, juzgar y hacer ejecutar lo juzgado. El cambio supone que los letrados de Valladolid han asumido una importante carga de trabajo.

–¿Considera que es acertado establecer juzgados únicos provinciales para hacer frente a la lluvia de demandas por cláusulas suelo?

–Creo que es difícil valorar en la actualidad si es positivo el juzgado exclusivo de demandas. Va a depender del número de demandas que lleguen. En Valladolid, el funcionamiento de los juzgados de primera instancia es más que correcto en dar respuesta a las demandas civiles, es casi inmediata, así que, en principio, aquí no haría falta. Aunque claro, que se cree un juzgado nuevo siempre va a ser postivo. El colapso puede suceder si entran miles de demandas, pero depende de la jurisprudencia que se cree, pues ello puede suponer una reducción drástica.

–Vamos, que se están poniendo la venda antes de la herida.

–Es posible que nos estemos adelantando a un problema que a lo mejor no va a a existir. Lo positivo de que haya un juez único es que se establecerá una unidad de criterio para sentenciar en esta materia.

–¿Cómo va el proyecto pionero de la Fiscalía de Valladolid para que pueda interactuar digitalmente con los juzgados?

–Está muy adelantado, ya se están recibiendo las primeras comunicaciones por Lexnet en lo penal. Antes ya se recibían en civil. El problema es que la aplicación informática es distinta a la de los juzgados y es lo que se está resolviendo de forma prioritaria.

«En Valladolid no hace falta un juzgado único para las demandas de las cláusulas suelo»

–El expediente digital está desesperando a los jueces.

–Es el futuro. A todos nos cuesta separarnos del papel, porque con un vistazo tienes el procedimiento y en el ordenador tienes que ir abriendo archivos. Es un problema de adaptación. Ahora estamos sufriendo la parte más dura porque el sistema no es lo suficientemente bueno.

–Ya veo que tiene en su mesa la nueva ‘surface’.

–Desde hace un par de semanas se han empezado a instalar los primeros ordenadores portátiles (no son tabletas) en los despachos de los jueces y los nuestros. La adaptación es voluntaria y lo que hace la ‘surface’ es sustituir el disco duro del ordenador por el propio ordenador portátil, que tiene una potencia muy superior. Se va a ir mejorando, por ejemplo, incorporando un lector de DVD. En Palencia ya llevan tiempo utilizándolas. La idea es adelantar trabajo fuera del despacho.

–¿No iban a asumir ustedes el registro civil? ¿ Por qué sigue la ley sin aplicarse?

–El problema del registro civil es a ver a quién se le adjudica. Nosotros dimos un paso al frente, pero no podemos asumirlo solos si no se crea un director del registro, con medios, reconocimiento y posición. Tampoco soy partidario de que se supriman los registros civiles en los pueblos; las personas mayores no tienen por qué tener sistemas telemáticos en casa. Les quitas el registro y es otro servicio que quitas, como cerrar el bar. Hundes el pueblo.

–Un gran reto es el campus de la Justicia.

–Aquí la clave no es que la sede esté en el centro o en el extrarradio, sino disponer de una sede ya, donde sea. Los alquileres que se están pagando al año por las sedes dispersas superan los dos millones de euros. Con dos millones de euros haces una sede en tres años.

Fotos

Vídeos