Ciclo de la Justicia
González Clavijo: «Nos perdemos en la excesiva instrucción y nos olvidamos de lo importante: el juicio oral»
/ Manu Laya Sánchez

González Clavijo: «Nos perdemos en la excesiva instrucción y nos olvidamos de lo importante:
el juicio oral»

  • El magistrado presidente de la Audiencia de Salamanca realizará mañana miércoles en el Ciclo de Justicia una radiografía de del sistema judicial de su provincia

  • El jurista estará acompañado en la mesa de debate por la psicóloga social Carmen Herrero, quien disertará sobre 'El factor humano en la ecuación de la modernización de la Justicia'

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

Todo es recuperable y merece una segunda oportunidad para el cambio, como demuestra el mobiliario de la Audiencia de Salamanca. El símbolo de aprovechamiento de los recursos disponibles es el propio despacho de José Ramón González Clavijo, un magistrado «muy viajado» que considera inspirador el sistema judicial francés, aún con sus defectos. «El sistema procesal legal y la formación del personal condiciona mucho la eficacia: nosotros nos perdemos mucho en el papeleo de la fase de instrucción, donde se agota todo. ¿Qué dejamos para el juicio oral, que tendría que ser lo importante?», se pregunta el presidente del tribunal salmantino desde el gran observatorio de sus 31 años de carrera judicial.

El magistrado presidente de la Audiencia de Salamanca compartirá con la psicóloga social Carmen Herrero la IV Mesa del V Ciclo de Justicia de El Norte de Castilla-Santander, dedicado este curso a analizar la reforma judicial provincia por provincia de Castilla y León. La profesora hablará sobre 'El factor humano en la ecuación de la modernización de la Justicia'. El acto tendrá lugar mañana miércoles a las 17:30 horas en la sala Arzobispo Fonseca de la Universidad de Salamanca.

–Usted está inmerso en el tercer mandato como presidente de la Audiencia de Salamanca, ¿cuáles son las fortalezas y debilidades de la Justicia en esta provincia?

–Las fortalezas son el índice de resolución y de pendencia. Los jueces tienen

una gran capacidad para resolver y eso hace que la tasa de asuntos pendientes sea de las más bajas de España. Otra fortaleza, y esta es general, la buena preparación de los jueces. Motivan muy bien las sentencias y se implican hasta tal punto que, determinados juzgados con una carga igual o superior a otros de Castilla y León, son capaces de resolver sin tener que pedir refuerzos. Con carácter general, en los órdenes civil y social, que afectan mucho al ciudadano, los juicios se señalan en dos o tres meses y se dicta sentencia en plazo muy razonable.

–¿De cuánto tiempo estamos hablando?

–De un mes como mucho, si se trata de casos muy complicados. La jurisdicción penal es cosa distinta: se atasca en la instrucción, aunque en loa juzgados de lo penal están resolviendo de manera bastante eficaz. Respecto de las debilidades, son las de siempre: la falta de medios humanos y materiales.

–En concreto...

–Más magistrados. Estamos en la ratio más baja de España, 10 jueces por cada 100.000 habitantes. Respecto de las infraestructuras, el principal problema que tenemos es el archivo judicial, necesitamos un espacio idóneo para albergarlo y se está negociando con la Gerencia para adecuar uno de los sótanos de la Audiencia. Nos hace falta también una dependencia para menores que esté, digamos, alejada de la toga.

Termitas en Vitigudino

–¿Y en la provincia?

–Nos preocupa el juzgado de Vitigudino, un edificio en alquiler que ha tenido desde goteras hasta termitas. Su instalación eléctrica no puede con los nuevos equipos y se cae constantemente. Hasta les falta seguridad: los funcionarios y la propia jueza han sido amenazados. Además, está el problema de las distancias, de los tiempos de transporte. Es un juzgado muy rural enclavado en una zona con una orografía muy complicada, en Las Arribes, y con una particular forma de ser.

–A usted se le atribuye la frase «sobra mucha instrucción y mucho papel». ¿La mantiene incluso en la era del 'papel cero' en la Justicia?

–La idea del expediente digital es francamente buena, no nos oponemos a las nuevas tecnologías. Pero hay situaciones específicas de nuestro trabajo que los diseñadores del programa no han tenido en cuenta y que hay que corregir con nuestra participación. Respecto de la instrucción, es bueno viajar y ver otras experiencias. Yo he tenido estancias en los tribunales franceses y, aunque es cierto que no todo son bondades, he visto que hay maneras más eficaces y con menos tiempo de instrucción. Nosotros tenemos un sistema de trabajo en el que somos muy esclavos de los formalismos, con mucho escrito y un lenguaje muy serio. Somos herederos, no ya del siglo XIX, sino de antes... ¡del Derecho Canónico!

–Rafael Catalá estuvo en Salamanca a finales de enero. ¿Qué conclusión sacó usted de esta visita?

–Fue una visita muy rápida, en la que nos planteó su preocupación por el diseño de una Justicia del siglo XXI. Pero lo esencial, creo yo, es abrir un debate sobre qué modelo de juez queremos y, en ese sentido, hay que dar un paso adelante. Estamos muy acostumbrados a mantenernos en el "siempre se ha hecho así", y eso no vale. Hay que luchar por cambiar las cosas. Con

reflexión, sí, cambiar.

–La intención del Gobierno es que a finales de este año esté terminada la reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal.

–La reforma es totalmente necesaria, porque esta Ley es un parche constante, no se puede trabajar con ella. Nos genera inseguridad hasta a los propios jueces. Pero tendría que ser una reforma bien diseñada, sencilla, que tienda a evitar el exceso de papel, que agilice trámites y que limite la instrucción a comprobar si hay indicios de delito y de quiénes son los autores. Eso supondría reforzar los órganos encargados de juzgar, darles medios y tiempo para que se puedan dedicar a ese enjuiciamiento. Sería también una manera de legitimar la actividad de los jueces. Yo quiero que el ciudadano compruebe lo que hacemos, y lo mejor es que asista a los juicios.

–Catalá y los fiscales están avanzando en el plan para que sean estos quienes lideren la instrucción.

–En muchos sistemas están acostumbrados a ello y se ha demostrado que funciona. Pero aquí tendríamos que asistir a la absoluta independencia del fiscal, partiendo de que, a nivel individual y en las provincias, lo son. Pero siempre está esa sospecha del sistema de elección del fiscal general y esa jerarquización. Eso se tiene que resolver a nivel político y con un cambio de mentalidad interna. El nombre condiciona mucho. El fiscal busca, ante todo, la acusación. En Estados Unidos y México disponen de todo el aparato estatal para ello, así que un ciudadano sin recursos puede salir muy malparado. Es necesario un mecanismo para contrarrestar el fuerte poder de una fiscalía instructora y ese sería el juez de garantías, siempre que se le dote de intervención inmediata y de enlace directo. Y que la fiscalía haga una instrucción rápida para que lo importante sea el juicio oral.

El ciclo de El Norte de Castilla está patrocinado, además de por el Banco de Santander, por los Registradores de Castilla y León y Novacenter Oposiciones. Colaboran el CGPJ, la Universidad de Valladolid, la UCAV, la Universidad de Salamanca, así como los colegios de abogados y procuradores de la Comunidad.