Así han cerrado el año los ayuntamientos de la región

Fachada del Ayuntamiento de Valladolid iluminada por Navidad./Rodrigo Jiménez
Fachada del Ayuntamiento de Valladolid iluminada por Navidad. / Rodrigo Jiménez

La mayoría de las capitales de la comunidad no han conseguido aprobar todavía las cuentas de 2018

El Norte
EL NORTEValladolid

Cerrado, cerrado, el de Valladolid. Los demás ayuntamientos o ya piensan en prórrogas presupuestarias o están más que pendientes de los pactos; pocos consistorios tienen ya en la mano la llave de las cuentas.

ÁVILA

Fin de ejercicio sin apoyos ni cuentas

«Sorprendente» se quedó muy corto como adjetivo cuando, tras semanas de negociación entre el PP, a la cabeza del Ayuntamiento de Ávila, y el Grupo Municipal Ciudadanos, éstos últimos dieron un giro al sentido de su voto en relación a los presupuestos municipales para 2018, posicionándose en contra y provocando su prórroga.

IU, PSOE y Trato Ciudadano se habían unido en una enmienda a la totalidad de los presupuestos unos días antes, una iniciativa de devolución del borrador que, de salir adelante, supondría la necesidad de configurar el texto desde cero. Sin embargo, tal enmienda no tendría futuro sin la adhesión de Ciudadanos, ya que el número de concejales que suman los tres no son suficientes como para superar la mayoría. A pesar de la amenaza que suponía esa enmienda, y como el propio alcalde reconoció, algunos asuntos habían llegado «cocinados» a la Comisión Informativa de Hacienda. José Luis Rivas confiaba en el voto a favor de Cs para sacar adelante el borrador de presupuestos, que debía presentarse en octubre pero no estuvo listo hasta mediados de diciembre. El PP reprochó a Ciudadanos que las razones, que dicen internas, por las que había retirado su apoyo al borrador, no tuvieran que ver del todo con los propios presupuestos. El grupo naranja, que había «pactado» aunque no «firmado» el presupuesto, alegó que habían retirado su apoyo al documento, en el último momento, para no ser partícipes de las «irresponsabilidades del Gobierno».

BURGOS

La falta de acuerdo aboca a la prórroga de las cuentas

Mucho tienen que cambiar las cosas para que el Ayuntamiento de Burgos tenga presupuesto de cara al próximo 2018. De hecho, tanto el equipo de Gobierno como los grupos de la oposición dan por hecho que la falta de acuerdo derivará sí o sí en una prórroga de las cuentas de 2017, un escenario que, según manifestó en reiteradas ocasiones el alcalde, Javier Lacalle, no es el ideal, pero tampoco supone una parálisis municipal. De momento, lo único que está claro es que no hay acuerdo. El equipo de Gobierno, tras redactar el borrador, quiso someterlo a la valoración de los grupos, pero la oposición forzó la retirada del debate a mediados de mes al existir informes técnicos y jurídicos que ratificaban un «desfase» de varios millones de euros entre la cuenta de ingresos y gastos. Vista esta situación, y ante el rechazo anunciado ya por toda la oposición, Lacalle parece haber tirado la toalla.

LEÓN

Atado a la aceptación de las alegaciones

«Vamos a ser exigentes en las enmiendas y en el grado de cumplimiento de las mismas». La portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de León, Gemma Villarroel, ha evidenciado de este modo su predisposición a respaldar el presupuesto municipal siempre que el equipo de gobierno (PP) admita «las alegaciones que hemos presentado al mismo». Tras un mes de análisis de las nuevas cuentas municipales, que alcanzarán los 147 millones de euros y que fueron facilitadas al partido naranja el pasado 28 de noviembre, éstas serán llevadas a pleno en el mes de enero de 2018. PP y Ciudadanos ven factible un nuevo acuerdo para sacar los números de un Ayuntamiento que incrementa el volumen total de los mismos en cinco millones de euros respecto al año anterior. Para el PP las cuentas son responsables y sometidas a un riguroso equilibrio presupuestario.

PALENCIA

Compromiso de ejecución para la luz verde

Palencia deberá esperar al mes de enero para aprobar el presupuesto. Ciudadanos, que sustenta la alcaldía del popular Alfonso Polanco, negocia hasta noventa enmiendas con el equipo de gobierno, pero la condición más importante que ponen los tres ediles del partido naranja es un compromiso firme de que sus propuestas se van a ejecutar a lo largo del próximo año. Así lo anunció el portavoz, Juan Pablo Izquierdo. El edil señaló, sin embargo, que es más que probable que Ciudadanos acabe apoyando al PP y se logre sacar adelante el Presupuesto Municipal para el próximo año.

SALAMANCA

Más que probable acuerdo de PP y Cs

El Concejal de Hacienda del Ayuntamiento de Salamanca adelantó hace unos días que el equipo de Gobierno ya está «trabajando» en los próximos presupuestos municipales. «Trabajamos para sacarlos adelante y hay que negociar. Esperamos presentar el proyecto no tardando mucho». Fernando Rodríguez espera que pueda aprobarse «a primeros de 2018».

El PP no dispone de mayoría en el pleno municipal y debe llegar a acuerdos con al menos otro grupo si quiere que las cuentas salgan adelante. Ciudadanos es el «socio prioritario», la formación con la que el PP alcanzó un acuerdo de investidura y con que «año a año» ha rubricado pactos fiscales y de presupuestos. «Nuestra pretensión», añadió Rodríguez, es «negociar con todos», pero a nadie se le escapa que será muy difícil que alcancen acuerdos con PSOE o Ganemos. Ciudadanos no ha planteado «líneas rojas» y «somos optimistas» con la posibilidad de cerrar un nuevo acuerdo de presupuestos. Por su parte, Ciudadanos también ha manifestado su intención de alcanzar un acuerdo .

SEGOVIA

Con retrasos y muy pendientes de los pactos

El equipo de gobierno del Ayuntamiento de Segovia confía en llevar al pleno de enero el proyecto económico para 2018, para el que se baraja una cifra en torno a los 65 millones de euros, cuatro millones más baja que la que se presupuestó en 2017. La incertidumbre sobre el Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos (más conocido como plusvalía municipal), por el que se ingresarán 1,3 millones menos y sobre la concesión por parte de la Junta de los planes de empleo –la notificación llegó la semana pasada– han retrasado ligeramente la presentación de la propuesta a los grupos de la oposición, que se hará en los primeros días de enero.

Para aprobar las cuentas, el equipo encabezado por Clara Luquero, que gobierna en minoría (12 de los 25 concejales) necesita un voto a favor –poco probable- o una abstención desde la bancada de la oposición. Los socialistas confían en reeditar el acuerdo con Ciudadanos, que llevó a la abstención a las dos ediles de esta formación para aprobar el presupuesto todavía en vigor.

VALLADOLID

Con presupuestos y sin subir tasas ni tributos

Valladolid incrementa su presupuesto consolidado (Ayuntamiento más las fundaciones de Cultura, Deportes, Seminci y servicio municipal de autobuses) hasta los 337 millones de euros y lo hace, según explicó el alcalde, Óscar Puente, sin subir las tasas ni los tributos, que se congelan por tercer año consecutivo. El repunte de la actividad económica, especialmente de la construcción, y la remunicipalización del servicio de agua son en buena parte responsables de estos cambios.

ZAMORA

La negativa del PP bloquea su aprobación

Zamora acabará el año sin presupuestos municipales para 2018, después de que en el último pleno del Ayuntamiento, el día de la Lotería de Navidad, la oposición en bloque votara en contra del proyecto presentado por el equipo de Gobierno. Los doce votos del bipartito formado por IU y PSOE no fueron suficientes para aprobar el presupuesto ante la negativa del PP, de Ciudadanos y de la concejala no adscrita, que sumaron trece votos. Esta vez, y por sorpresa, ni el grupo de Ciudadanos ni la concejala no adscrita que concurrió a las elecciones con el PSOE apoyaron al equipo de Gobierno en su proyecto de presupuestos al considerar que no había habido negociación ni diálogo previo para la elaboración de las cuentas anuales antes de la votación.

El alcalde de Zamora, Francisco Guarido, el único de IU en una capital de provincia, se mostró dispuesto a llamar a los concejales de Ciudadanos y a la edil no adscrita del Ayuntamiento para acabar con el bloqueo a las cuentas para el nuevo ejercicio. Esa llamada se produjo y ha permitido que ya esté en marcha la negociación para intentar llegar a un acuerdo y aprobar los presupuestos en un pleno que se celebraría a mediados de enero. De no producirse ese acuerdo en diez días, cree Francisco Guarido que habría que apartarlo y optar por otro tipo de medidas como la cuestión de confianza o la moción de censura, unas opciones de las que únicamente ha hablado el alcalde de la ciudad y que no ha propuesto ningún otro grupo municipal.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos