La DGT centrará la vigilancia en las carreteras convencionales durante esta Semana Santa

Un control de la Guardia Civil de Tráfico. /El Norte
Un control de la Guardia Civil de Tráfico. / El Norte

Las vías con mayor intensidad de tráfico serán la AP-1, AP-6, A-1, A-6, A-52, A-62, A-66, N-620 y N-630

La Dirección General de Tráfico (DGT) prevé 1,3 millones de desplazamientos en Castilla y León durante la segunda fase de la operación especial de Tráfico de Semana Santa, que arranca mañana y se prolongará hasta el 2 de abril. Esta fase es la más importante de todo el año por volumen y desplazamientos de vehículos a lo largo de toda la red viaria y por desarrollarse en un periodo de tiempo muy limitado.

En Castilla y León, de los 2,1 millones de desplazamientos previstos para toda la operación especial de Semana Santa, 1,36 millones se producirán durante esta segunda fase, por lo que la DGT recomienda planificar el viaje y evitar las horas más desfavorables. Las vías con mayor intensidad de tráfico en la Comunidad serán la AP-1, AP-6, A-1, A-6, A-52, A-62, A-66, N-620 y N-630.

Valladolid y Burgos serán, con 215.000 y 190.000 desplazamientos, respectivamente, las provincias con más intensidad de tráfico durante estos días. Le seguirán Segovia (180.000), León (165.000) y Ávila (150.000).

Durante esta segunda operación salida, el flujo principal de tráfico se realizará desde los núcleos urbanos a zonas turísticas de costa, segundas residencias, poblaciones con actos religiosos tradicionales o zonas turísticas de montaña.

La DGT recuerda que durante la Semana Santa se producen numerosos desplazamientos cortos que suelen realizarse por carreteras convencionales y que es donde suelen producirse el mayor número de accidentes mortales. En estos desplazamientos se deben tomar las mismas precauciones que en los desplazamientos largos.

Pide mantener la atención en curvas, cruces, adelantamientos y cambios de rasantes, que predominan en este tipo de carreteras en las que es muy importante moderar la velocidad- no se puede circular a más de 90 o 100 kilómetros a la hora- y acondicionarla a las condiciones de la vía, del vehículo, del conductor y de las condiciones meteorológicas.

Las patrullas integrales vigilarán especialmente este tipo de carreteras. Algunas de las patrullas de motoristas de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil irán equipadas con medios portátiles que les permiten realizar acciones de control de velocidad, pruebas de detección de alcohol y drogas de manera autónoma sin necesidad de apoyo de los equipos de atestados ni de los de control de velocidad

El director general de tráfico, Gregorio Serrano, hizo un llamamiento a la prudencia y al respeto de las normas de circulación. «Nosotros tenemos preparado todos los medios materiales y humanos de los que disponemos para velar por la seguridad y fluidez de los desplazamientos, pero necesitamos el compromiso, no sólo de la mayor parte de conductores que tienen un comportamiento correcto en carretera, sino de aquellos otros que se muestran reticentes a cumplir las normas y ponen en peligro la vida de los demás. Hacia ellos dirigimos todos los medios de control de los que disponemos para sacarlos de la carretera», apuntó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos