Castilla y León reduce el cupo de lobos que los cazadores pueden abatir al norte del Duero

Lobo abatido por un cazador en Castilla y León. /El Norte
Lobo abatido por un cazador en Castilla y León. / El Norte

La Junta modifica la previsión cinegética en la comarca de la Montaña de Luna, en León, porque la temporada pasada se abatieron tres ejemplares más de los asignados

S. E.

La Consejería de Fomento y Medio Ambiente, en concreto la Dirección General del Medio Natural, ha decidido corregir a la baja el plan de aprovechamientos cinegéticos de lobo al norte del Duero para la próxima temporada (2017-18) en la provincia de León.

Los responsables de la Junta reducen en dos ejemplares el cupo establecido para la comarca de La Montaña de Luna, pasando de los cuatro iniciales a dos. La causa es que se ha superado el número de lobos que se podían abatir en esa zona esta temporada. De los cuatro asignados, se han matado siete.

Los expertos de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente consideran que uno de los ejemplares que se han sacrificado de más puede ser compensado por los que no se han llegado a abatir en las comarcas contiguas, pero los otros dos lobos en los que se ha sobrepasado el cupo previsto obligan al reducir el de la próxima temporada.

El cupo cinegético total de Castilla y León para la próxima temporada se fija tras la corrección en 141 lobos

Así lo establece la resolución de la Dirección General del Medio Natural que fija en 51 el número máximo de lobos asignados para aprovechamiento cinegético (cazables) en León. La reserva regional de Mampodre y Riaño, con 17 animales, junto con la reserva regional de caza de los Ancares, con 6, son las áreas en las que se contemplan mayor número de lobos cazables.

Salvo en la zona de La Montaña de Luna, en toda la extensión al norte del Duero se han abatido el 64% de los ejemplares autorizados

También se prevé la posibilidad de abatir seis ejemplares en el entorno de Astorga y la Bañeza y otros cinco más en los cotos de la Montaña de Riaño (a mayores de los de la reserva de caza).

El total de los ejemplares de esta especie que integran la planificación de caza en Castilla y León es de 141.

Salvo el caso de La Montaña de Luna, el balance de la temporada de caza arroja que en el resto de León uno de cada dos lobos que se podían cazar no han sido abatidos (la ejecución del cupo es del 47%), y en todo el norte del Duero la cifra de ejemplares sacrificados se sitúa por encima de seis de cada diez animales autorizados (el 64%).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos