Castilla y León destina todos los ingresos de licencias de pesca en recuperar los ríos

La consejera de Agricultura y Ganadería y portavoz de la Junta de Castilla y León, Milagros Marcos, durante su comparecencia en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno acompañada del consejero de Fomento Juan Carlos Suárez Quiñones. /EFE
La consejera de Agricultura y Ganadería y portavoz de la Junta de Castilla y León, Milagros Marcos, durante su comparecencia en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno acompañada del consejero de Fomento Juan Carlos Suárez Quiñones. / EFE

La Junta aprueba el nuevo reglamento que incluirá también la figura del voluntario que vigila los entornos fluviales

Ana Santiago
ANA SANTIAGOValladolid

Licencias, permisos de pesca y pases de control; regulación de las asociaciones colaboradoras de pesca; la tipificación de los cotos; el régimen de acceso a los escenarios deportivo-sociales de pesca; la regulación de ésta en las aguas de pesca privada; la señalización de las masas de agua; el Fondo para la gestión de la pesca; los medios a utilizar como los cebos o las artes, la pesca sin muerte y los horarios en los que se puede practicar esta actividad; los vigilantes de pesca y el registro regional de infractores. Todo ello configura la nueva norma que ha aprobado el Consejo de Gobierno de Castilla y León y que establece los requisitos necesarios para la práctica de la pesca.

Más noticias

El texto introduce cambios considerables como el crear cinco tipos de licencia (ordinaria, infantil, bonificada, turística, e interautonómica), y que la ordinaria, la más habitual, pueda tener una vigencia de hasta cinco años, que hasta ahora era de forma excepcional. En cuanto a los permisos, se establece una reducción del 50% del importe para la pesca sin muerte. Entyre las grandes novedades están los permisos turísticos, reservados a empresas turísticas, con la finalidad de contribuir al desarrollo de áreas rurales. No podrán superar el 10% del conjunto de permisos en cómputo regional, el 15% del conjunto de permisos de cada provincia, el 15% de los permisos de los cotos de alta ocupación o el 30% del resto de cotos. Para disfrutar de estos permisos será obligatorio pernoctar en un alojamiento turístico de la comunidad o la contratación del acompañamiento por un especialista en pesca.

Este decreto regula el Fondo para la Gestión de la Pesca; de forma que los ingresos derivados de las licencias y los permisos puedan reinvertirse en la mejora de los ríos de Castilla y León y de la pesca en su totalidad, con carácter finalista. También se establecen los objetivos de los programas formativos que se desarrollarán en las Aulas del Río, centros formativos dirigidos especialmente a los pescadores noveles, en los que se priorizará la formación en comprensión de los ecosistemas acuáticos, la iniciación en la pesca recreativa, el conocimiento de métodos de pesca sin muerte y el conocimiento de las características y problemáticas de los ríos de Castilla y León. Y también regula la figura de los Vigilantes de Pesca, creados en la Ley de Pesca de Castilla y León, y serán aquellas personas, que, siendo miembros de una asociación colaboradora de pesca, así sean habilitados tras la acreditación del cumplimiento de una serie de requisitos y la superación de una prueba de aptitud. Los vigilantes de pesca tendrán carácter voluntario.

Fotos

Vídeos