Castilla y León, la mejor capital del vino

Castilla y León, la mejor capital del vino

Burgos albergará en 2018 el primer Festival del Vino, evento que pretende convertir a la región en el epicentro nacional e internacional del vino

Nieves Caballero
NIEVES CABALLERO

Castilla y León posee 75.000 hectáreas de viñedo y 650 bodegas, que generan 19.000 empleos y un volumen de negocio cercano a los 850 millones de euros. Castilla y León cuenta con un potencial vitivinícola impresionante, tanto por la cantidad de viñedo y de bodegas como por la gran variedad de castas, suelos y altitudes, que permiten elaborar vinos singulares y diversos, de gran calidad en las ­nueve provincias de la comunidad. Por ese motivo, la Junta buscaba un ­evento que permita , al margen de otros eventos enológicos puntuales, como elconvertir la ­comunidad en el epicentro nacional e internacional del vino de forma permanente Concurso Internacional de Bruselas que se celebró en mayo, en Valladolid.

Después de visitar ferias y concursos por España y Europa, la consejera de Agricultura y Ganadería, Milagros Marcos, y su equipo han proyectado celebrar el primer Festival del Vino en 2018 en Burgos para dar continuidad en años sucesivos a un evento internacional de carácter itinerante por las provincias vitivinícolas de Castilla y León. Este primer Festival del Vino servirá, además, para relanzar los Premios Zarcillo, un campeonato internacional de vinos que no se celebra desde 2015. Burgos, por lo tanto, se situará a la cabeza del sector vitivinícola en la primavera de 2018.

El anuncio de este Festival se hizo durante este fin de semana en la Gran Fiesta de la Vendimia de Ribera del Duero celebarda en Aranda. Por un lado, se organizará un congreso internacional de expertos y líderes de opinión del sector. Por otro lado, se convocarán los llamados Palacios del Vino, un evento innovador que fusiona los recursos patrimoniales e históricos con los enológicos. Al mismo tiempo, se integrará a las bodegas a través de los ‘Días Divinos’, con jornadas de puertas abiertas durante los días del festival. La participación del ciudadanos y el consumidor será clave para popularizar este evento.

Finalmente, la Consejería de Agricultura recuperará los Premios Zarcillo, que también estrenarán su versión itinerantes por Castilla y León con un jurado de prestigio y un sistema de cata único.

Las cinco claves del festival del vino de Castilla y león

  • 1

Un congreso Mundial del Vino de dos días para especialistas y consumidores: Periodistas especializados, prescriptores y blogueros serán convocados, junto a enólogos y sumilleres, al Congreso Mundial del Vino, que durante dos días llevará a Burgos a algunas de las celebridades más importantes del panorama internacional. El Palacio de Congresos Fórum Evolución se convertirá en el centro de conocimiento y debate para analizar las tendencias más actuales del sector. La Junta de Castilla y León está convencida de que este congreso marcará un antes y un después para Burgos, porque los expertos internacionales podrán identificar la ciudad y la provincia como parte importante de la oferta vinícola española. Catas, mesas redondas, rutas enológicas, eventos abiertos al público y propuestas formativas complementarán este Congreso Mundial del Vino. El objetivo es llegar también al público general para inculcarle la cultura y el amor por un recurso tan importante para Castilla y León como es la vitivinicultura.

  • 2

Los edificios históricos, escaparates para las grandes regiones vinícolas: Burgos atesora algunos de los edificios históricos más relevantes de la comunidad autónoma, que se fusionarán con la enología a través de los denominados Palacios del Vino. Con esta propuesta totalmente pionera en España, se dará la posibilidad a las grandes regiones vitivinícolas de todo el mundo de convertir estos edificios en un escaparate internacional. Cada Palacio del Vino se vestirá para la ocasión y albergará una oferta promocional y gastronómica (tanto nacional e internacional como local), que estará a disposición del público mediante entradas a un precio asequible, y un aforo limitado. Los palacios del vino permitirán realizar un viaje enoturístico por regiones vitivinícolas históricas, como Burdeos y Borgoña (Francia), adentrarse en los valles de Napa y Sonoma (California, Estados Unidos) o disfrutar de los vinos argentinos de la variedad malbec. Se pactarán con los hosteleros de la ciudad rutas de tapas y promociones.

  • 3

'Días Divinos’ para visitar las bodegas de la provincia burgalesa y de otras zonas: Durante los días de celebración del Festival del Vino se fomentará la oferta de jornadas de puertas abiertas para visitar las bodegas de la provincia, y de otros territorios que quieran ­unirse a la iniciativa. Se trata de los llamados Días Divinos. La Junta prevé trabajar con las Diputaciones para valorar la posibilidad de disponer de autobuses gratuitos que permitan a los visitantes disfrutar de un día completo de visita a bodegas, al mismo tiempo de participar en los eventos de la ciudad de Burgos, en la edición de 2018. El reto es aumentar el público objetivo y el número de pernoctaciones. ‘Días Divinos’ pretende integrar la oferta enoturística dentro de este gran evento con la idea de fomentar la fusión de la futura oferta turística de la provincia y de Castilla y León. Todas estas propuestas persiguen consolidar Burgos como bastión turístico y atraer a un nutrido volumen de visitantes nacionales e internacionales.

  • 4

Los ciudadanos serán los mejores embajadores de una Castilla y León enoturística:La Junta pretende también hacer a los burgaleses partícipes de la marca y que sean embajadores de las misma. Y al mismo tiempo, generar negocio y cultura vitivinícola entre el sector hostelero y hotelero. Lo mismo sucederá en años posteriores con otras ciudades de la comunidad autónoma. El festival del Vino pretende colocar en buena posición la marca Castilla y León también en el sector enoturístico, junto al patrimonio, la cultura, la historia y la naturaleza; por lo que integrará a las bodegas, a las denominaciones de origen y a las rutas del vino. El Festival de Vino proponer constituir una mesa de trabajo que promueva diferentes acciones previas, durante y posteriores a la fecha del evento. Todas estas acciones estarán encaminadas a integrar a la ciudadanía en el evento. Cabalgatas, concursos en las redes sociales, jornadas de formación y otras actividades que ayuden a generar el ambiente propicio para dar magnitud al festival.

  • 5

Conseguir mayor relevancia internacional para los Premios Zarcillo: Los Premios Zarcillo ya son reconocidos en el ámbito nacional, pero la Junta de Castilla y León quiere que adquieran prestigio y relevancia internacional. El próximo año alcanzarán su XVII edición nacional y IX internacional. Su objetivo es promover la elaboración de vinos de calidad superior; dar a conocer al público los distintos tipos y las zonas de producción diferentes; elevar el nivel técnico y científico de las bodegas; además de contribuir a la expansión de la cultura del vino y a un consumo responsable del mismo. Durante cuatro días se darán cita los mejores catadores del mundo que elegirán los mejores vinos del concurso. La norma de la Organización Internacional del Vino (OIV) establece que pueden participar todos los países productores. Para 2018, los Premios Zarcillo cuentan con un complejo sistema de recepción de muestras y riguroso control informático de los datos de los jurados, que será todavía más férreo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos