Los castellanos y leoneses tienen que esperar 73 días para ser operados

Urgencias del Hospital Clinico de Valladolid./Rodrigo Jimenez.
Urgencias del Hospital Clinico de Valladolid. / Rodrigo Jimenez.

El primer trimestre se cierra con 26.160 personas pendientes de entrar al quirófano, 2.901 menos que hace un año

El Norte
EL NORTEValladolid

Los castellanos y leoneses tuvieron que esperar una media de 73 días para ser operados en el primer trimestre del año, once días menos que hace un año, cuando la cifra se elevó a 84, lo que se traduce en un descenso del 13,1 por ciento. Además, al finalizar marzo había 26.160 personas pendientes de entrar en el quirófano, es decir, 2.901 menos, lo que implicó una caída de casi un diez por ciento, según los datos presentados hoy por el consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado.

Más información

Asimismo, el titular de Sanidad subrayó que todos los pacientes con procesos calificados como prioridad 1 fueron intervenidos en un plazo inferior a 30 días, con una espera media de 12 días. Igualmente, Sáez Aguado destacó que estos datos son el resultado de las medidas del Plan Perycles, que cumplió en marzo los dos años de ejecución, con una reducción anual del número de pacientes en lista de espera del diez por ciento.

En concreto, el consejero aseguró que si se mantiene la tendencia se cumplirán los objetivos fijados, como la reducción de la lista de espera quirúrgica en un 32 por ciento respecto a las cifras de marzo de 2016. La finalidad en cuanto a demora media es llegar a los 65 días, si bien once de los 14 hospitales públicos de Castilla y León ya se sitúan por debajo de esa cifra.

De esta forma, el titular de Sanidad remarcó los resultados «positivos» de Perycles, que recordó es un plan de «eficiencia» y no de choque, con un descenso del número de pacientes del 21,5 por ciento ya que se pasó de 33.212 personas en 2016 a 26.160, y la demora media desde entonces disminuyó un 14,1 por ciento, desde los 85 hasta los 73 días.

Otro de los datos a los que se refirió Sáez Aguado fue la tasa por cada 1.000 habitantes, que se sitúa en un promedio de 11,1, dos puntos por debajo de la media nacional, que es de 13,43. El consejero destacó que 13 de los 14 hospitales públicos de Sacyl presentan ya una cifra inferior a la nacional, con Palencia (6,09), Medina del Campo (6,8), Soria (6,85) y Ávila (6,87) en cabeza, mientras que Salamanca es el que presenta el mayor número de enfermos, con 16,3, casi tres puntos más que la media española, y de Asturias (16,41).

También, el responsable de Sanidad destacó que el peso de los pacientes castellanos y leoneses en espera para ser intervenidos disminuyó en el conjunto del país, como la demora media, que ha pasado de 97 días en diciembre de 2012 a 80 en junio de 2017, mientras en España, paso de 100 a 104. Sáez Aguado recalcó que la Comunidad mejora el comportamiento de este indicador y es la cuarta autonomía con menor número de enfermos en espera, por detrás de Andalucía (7,73), País Vasco (8,35) y Madrid (9,08).

Política sanitaria

El consejero de Sanidad defendió la efectividad de las medidas del Plan Perycles frente a las posiciones políticas que alertan del incremento de la espera y la lista. También destacó que cada vez se recurre menos a los conciertos y apuntó que en 2017 se dedicó a esta ayuda complementaria -transporte, terapias, pruebas e intervenciones- un 3,8 por ciento del gasto total en esta materia, frente al cuatro por ciento de otros ejercicios.

No obstante, admitió que quizás los responsables de la Junta expliquen «poco» estos datos que consideró «positivos». Además, advirtió de que para reducir las listas de espera son necesarias medidas estructurales y no de choque, como plantea el sector privado, que cuantifica en 68 millones la inversión necesaria para que Sacyl se pudiera poner al día. Por el contrario, defendió la mejora de la efectividad de los recurso públicos, su aumento, la gestión de los bloques y comisiones quirúrgicas y la gestión de prioridades.

Aseguró que están trabajando también en elaborar las listas de pruebas diagnósticas, algo que explicó tienen «bastante avanzado», pero argumentó que las cifras no son homogéneas por lo que están aplicando los códigos descritos por la Sociedad Española de Radiología. Reconoció que la espera se está manteniendo estable, mientras se produjo una reducción en las consultas de especialistas en 2017.

Finalmente, recordó que la inclusión en la lista de espera está regulado y aclaró que los pacientes se registran cuando se produce la indicación del facultativo. Además, señaló que la complejidad del hospital influye en el número de enfermos pendientes de entrar en quirófano como en la demora, lo que a su juicio explica las diferencias en la Comunidad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos