Toros y jinetes cumplen en el temido domingo

Los jinetes se esmeraron en sujetar a todo el encierro antes de salir del prado. / JOSÉ VICENTE-ICAL
CIUDAD RODRIGO

Cinco de los seis astados de Emilio Galán completaron el recorrido desde el prado hasta la Plaza Mayor

Silvia G. Rojo
SILVIA G. ROJOCIUDAD RODRIGO

Seguro que el encierro a caballo del domingo de Carnaval está cargado de nombres propios y de tantas versiones sobre lo visto y vivido como personas vieron el recorrido. Bueno, quizás no tantas porque de nuevo, un año más, la cita fue multitudinaria y miles de personas esperaban en las ‘agujas’ y donde buenamente podían para ver a jinetes y caballos dirigirse hacia la plaza de toros.

Entre esos nombres propios, el de Francis Cuesta, conocido como Francis ‘el de Casillas’, el organizador del festejo y una persona que ha puesto toda la carne en el asador para que el desarrollo de este encierro fuera perfecto pues nunca es sencillo. Y ayer superó el examen con nota alta por lo que desde aquí, el reconocimiento a su trabajo.

Tampoco sería justo no mencionar a Juan Luis Montero ‘Perita’, una persona que sabe lo que supone esta cita, ya que ha sido el máximo responsable durante varios años y que ayer se la jugó para que todo saliera a la perfección. Perita sujetó, en una apretada carrera, al único novillo que se dio la vuelta nada más pisar el asfalto y también fue él uno de los que más insistió para finalmente conseguir sacarlo al recorrido.

Entre los nombres propios, los de todos esos jinetes que se arrimaron y arroparon a la manada y el de los corredores que también contribuyeron a que ese novillo suelto saliera del prado citando al novillo con sus chaquetas.

Pero en las crónicas también hay que ser justo y si el año pasado todos los dedos apuntaron hacia Cristian González, concejal de Festejos y presidente de la Comisión Especial, porque los toros a penas tenían kilos y seguramente no fueran lo que el Carnaval se merecía; este año ha cuidado esos detalles, ha rectificado aquello a lo que había que dar un giro y ha conseguido con su contribución un buen encierro.

La lista todavía se puede seguir estirando y mencionar, igualmente, a Andrés Sevillano, ‘Sito’, presidente del Bolsín Taurino y que aseguraba que éste era el último año que participaba en el encierro. Seguramente que el año que viene volverá a correr por sus venas ese gusanillo del encierro y no piense en retiradas.

Por supuesto, mención especial para el público que aguanta el tipo y que ayer sí, pudo disfrutar con una carrera vistosa, en cada punto vista de una manera. Por cierto, el público fue bastante respetuoso con la denominada zona de expansión y esperó a que el encierro saliera del prado para citar a los toros. Claro, una vez que el toro se volvió a la querencia de los toriles la gente ya no extendió de zonas de expansión y fueron muchos los que corrieron al gusto del animal.

En lo que al desarrollo del encierro se refiere, a las 11:00 de la mañana los toros de Emilio Galán Trilla salían del prado en el que se ubican los toriles. Descender sobre ese teso no debe ser cosa sencilla y es preciso agarrarse al caballo pero, poco a poco, los jinetes fueron surgiendo de aquí y de allá en veloces carreras para sujetar a los utreros.

Del prado partió el encierro estirado y tal como se ha dicho, tan solo un novillo se volvió. Eso sí, completó algo del recorrido aunque no pasó más allá de los toriles de la calle Duero.

El resto de los animales alcanzaron la Plaza Mayor y por el camino, algo más que un susto para un caballo que resultó alcanzado por uno de los novillos.

Sin duda, el domingo de Carnaval es el día grande de la fiesta de Miróbriga y así parece entenderlo el público que secunda la llamada llegado desde los más variados puntos de la geografía.

Eso sí, el tiempo y que los otros toros entren o no, supone más de la mitad del éxito de la jornada y ayer por suerte, el tiempo respetó y los jinetes y los novillos estuvieron a la altura de lo esperado. Seguro que más de uno firmaba por más años así.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos