El público vuelve a llenar los tendidos para ver unas capeas poco interesantes

La capea desde la balconada del Ayuntamiento. /JOSÉ VICENTE-ICAL
La capea desde la balconada del Ayuntamiento. / JOSÉ VICENTE-ICAL
CIUDAD RODRIGO

Un joven de 26 años pasó por la enfermería de Enrique Crespo ya que presentaba varios varetazos

Silvia G. Rojo
SILVIA G. ROJOCIUDAD RODRIGO

Con el cielo despejado y cuatro grados de temperatura, hasta las 20:12 horas no se escuchó el último toque de la campana del Ayuntamiento que anunciaba el fin del desencierro de la tarde y es que ayer, parece que todo iba a cámara lento o con más tiempo del que se puede considerar como aceptable.

Con los tendidos llenos, la capea de la mañana, con los toros de Alberto Mateos, no fue tan entretenida como en otras ocasiones. Los recortadores no tuvieron ocasiones para el lucimiento con el primero que saltó al ruedo y salvo algún corte aislado, poco se pudo ver. Una vez que esos recortadores dieron paso a los maletillas, se vivieron instantes más entretenidos, con más movimiento del animal.

El segundo de los toros fue el mejor de los cuatro que soltaron para ‘la prueba’ y en esta ocasión, se pudo aplaudir un corte de Cristian Moras o a Eusebio Sacristán.

El tercero del festejo permaneció muy poco tiempo en la plaza pues rápidamente se vio que la escasez de fuerzas y las constantes caídas. Ante este contratiempo, se decidió soltar de nuevo el segundo toro pero el animal ya no aguantó tanta paliza: por un lado completar el recorrido y por otra parte, salir dos veces al coso mirobrigense.

En lo que al desencierro se refiere, dos toros se encaminaron hacia San Pelayo, no se quiso arriesgar con el resto de animales. En primer lugar, salieron los bueyes de Celador Zurdo y los dos toros permanecieron varios minutos más hasta que tomaron la calle Madrid.

El doctor Crespo valorará hoy el trabajo desarrollado en la enfermería

La capea de por la tarde, estuvo igualmente fría, como el día, aunque hay algo que se ha dejado claro de manera definitiva en este carnaval y es que los recortadores y los maletillas pueden convivir en perfecta armonía en la plaza.

Unas veces unos y otras veces otros, se están pasando el testigo sin mayores inconvenientes. De hecho, los maletillas son poco más o menos los mismos y se vienen arriba cada vez que el respetable aclama sus pases.

Además del novillero Sebastián Caricol, otro varón de 26 años de edad tuvo que se atendido en la enfermería que dirige el doctor Enrique Crespo. En concreto, el joven recibió dos varetazos, uno en la espalda y otro en la cara anterior del muslo derecho. Su pronóstico era leve según el parte.

Precisamente, el cirujano taurino hará esta tarde una valoración del Carnaval del Toro de 2018 que hasta el momento, se puede afirmar que ha resultado de los más tranquilo en lo que tiene que ver con la enfermería pues la cornada más importante fue la del joven soriano el domingo y su evolución está resultando favorable.

En lo que se refiere al día de hoy, a pesar de ser el último de fiesta, viene especialmente cargado y a las 9:00 horas está previsto que se de salida a ‘Nicolás’, de la ganadería de El Canario, y al que se ha rebautizado con este nombre como homenaje a Nicolás Calvo, el vecino que resultó gravemente herido el pasado Carnaval del Toro por el animal que hizo las veces de Toro del Aguardiente, nada más salir a la plaza.

El joven herido el pasado domingo, natural de Soria, evoluciona bien

A las 11:00 se anuncia el encierro con los toros de Hermanos Cambronell, otros habituales del martes de carnaval desde hace varios años.

Habrá tiempo para las capeas, desencierros, tanto por la mañana como por la tarde, y para el desarrollo de una novillada con picadores en laque participarán: Carlos Aranda, Juan Antonio Pérez Pinto, Joao Silva ‘Juanito’ y Toñete ante novillos de Gómez de Morales.

La capea y posterior desencierro pondrán el punto y final al Carnaval del Toro 2018 para el que habrá tiempo de valoraciones en los días venideros por parte del Ayuntamiento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos