Ironía, corazón y mucha inspiración en el pregón mayor de Denis Rafter

Denis Rafter haciendo su entrada a través del patio de butacas del Teatro Nuevo Fernando Arrabal./José Vicente / ICAL
Denis Rafter haciendo su entrada a través del patio de butacas del Teatro Nuevo Fernando Arrabal. / José Vicente / ICAL

El actor y director irlandés habló de lo que le provoca Ciudad Rodrigo y de muchos de los trabajos que le vinculan a esta tierra

Silvia G. Rojo
SILVIA G. ROJOCiudad Rodrigo

La primera vez que Denis Rafter llegó a Ciudad Rodrigo lo hizo de la mano de la entonces directora de la Feria de Teatro de Castilla y León, Rosa María García Cano, tal y como se encargó de recordar él mismo en su pregón de apertura del Carnaval del Toro. Perfectamente han podido pasar 15 años desde aquel momento en el que quien más, quien menos, se quedaba admirado de ese ‘guiri’ que con su inseparable sombrero recorría cada rincón de Miróbriga. Lo de ‘guiri’ con todo el cariño, pues en aquella época Denis Rafter participaba en un espacio radiofónico de calado nacional que llevaba por nombre: ‘Tertulia de guiris’.

A partir de ese instante, la relación del irlandés con Ciudad Rodrigo fue a más. Prácticamente se le ha visto cada mes de agosto en la feria, pero también en otros proyectos. Esa vinculación ha propiciado que el director sea una persona querida y respetada por los vecinos y que el alcalde, Juan Tomás Muñoz, se decidiera por él para inaugurar institucionalmente el antruejo.

Rafter habló de «pasión» por Ciudad Rodrigo, «los sentimientos que surgen en mi corazón cuando pienso en todos los encuentros y momentos artísticos y humanos que he vivido aquí durante varios años. Porque vuestra ciudad me inspira y ha nutrido las semillas de mi creatividad».

Esas palabras las justificó añadiendo que «la ciudad ha sido el manantial de mis ideas cuando he escrito ‘Bienvenidos a la Realidad’, cuando me enfrento con la gran figura de Teresa de Ávila en la obra sobre su vida ‘Teresa, la jardinera de la luz’. Pero por otra parte, matizó que «esta ciudad ha sido mi musa, sus calles mi camino hacia un laberinto de ideas creativas, sus palacios e iglesias me han abrazado con cariño cuando me he sentido frustrado y perdido y sus plazas me han ofrecido el espacio y el aire para sentarme para reflexionar cuando buscaba la paz y la tranquilidad, ambientes necesarios para entrar sin miedo al incógnito y a veces peligroso mundo de la subconsciencia».

En relación al Carnaval de Ciudad Rodrigo, aseguró que representa una mezcla de varias cosas: «Nuestras ganas de ser algo locos durante unos días, usando nuestra imaginación para convertirnos en otros personajes, demostrando nuestro amor a la vida y todo con una creatividad espectacular, divertida y poética»

Nombres propios

Pero además del nombre de Rosa García Cano, su disertación incluyó otro listado, con esas personas que siempre le han acompañado en sus andanzas mirobrigenses: «Mirian Hernández Ruano y Manuel González Fernández y a todo el dedicado equipo de Divierteatro», o Javier de Prado y Juan Carlos Sánchez. Sobre la que fuera directora del certamen teatral apuntó: «Fue ella, la que por primera vez notó que aparte de ser un bululú, un bardo irlandés, tenía un corazón mirobrigense. Me hace ilusión pensar que Rosa está en el cielo dedicando también todo su talento para dirigir una Feria de Teatro por todos los espacios disponibles en el Paraíso».

La ironía tampoco faltó y bromeó con el hecho de que abrir el Carnaval del Toro suponía ser protagonista de algún festejo taurino.

Pero si algo volvió a dejar Denis Rafter sobre el escenario fueron muchos sentimientos. «He tenido la fortuna de trabajar en un total de treinta espacios en esta ciudad, todos diferentes, únicos e inspiradores. Pero también difíciles y desafiantes. Hoy gracias a vuestra generosidad y cariño me he ilusionado pensando que soy un mirobrigense más, un español más».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos