El atracador suicida de Cangas de Onís salvó a dos hermanos de ahogarse en 1970 en Miranda

El atracador suicida de Cangas de Onís salvó a dos hermanos de ahogarse en 1970 en Miranda

Carlos Sahagún Gobantes fue uno de los pequeños premiados en 1970 en la Operación Plus Ultra

EL NORTE

«Carlos Sahagún Gobantes, de 12 años, de Miranda de Ebro (Burgos), quien el pasado 6 de junio salvó a dos hermanos, de once y tres años, de morir ahogados en el río Ebro». Así, se hacía eco de la hazaña de este menor El Norte de Castilla en su edición del 25 de agosto de 1970, para explicar que era uno de los premiados en la octava edición de la Operación Plus Ultra. Da la casualidad que ese héroe es el mismo mirandés que el pasado martes se suicidaba en Cangas de Onís (Asturias), tras atrincherarse con tres rehenesen el interior de la oficina de Liberbank, donde minutos antes había intentado atracar la sucursal con un compañero, J. M. S. V., también residente en Miranda de Ebro, que fue arrestado.

Más información

Cuesta creer que la misma persona que hace unas horas ponía en peligro la vida de tres rehenes y se liaba a tiros con agentes de la Guardia Civil, durante un tiroteo en el que resultó herido leve uno de ellos, es el mismo chaval de 12 años que, tuvo suficientes agallas para lanzarse al río Ebro a su paso por Miranda para rescatar a dos hermanos de tres y once años, mientras «las personas mayores que se encontraban en las márgenes permanecieron pasivas durante todo el salvamento», según el relato un poco más detallado del diario ABC, del mismo 25 de agosto de 1970.

Ese día los diarios regionales y nacionales hacían público el fallo de los premios nacionales de la Operación Plus Ultra en 19070, que reconocían las acciones protagonizadas por niños de entre 8 y 15 años. El premio fue un viaje de 25 días por distintas ciudades españolas y diversos países, incluida la visita al papa Pablo VI en el Vaticano.

«No quiero volver a la cárcel, antes me pego un tiro», fue lo que le dijo Juan Carlos Sahagún Gobantes al especialista en mediaciones de la Guardia Civil, antes de darse un tiro dentro de la oficina bancaria el pasado martes. Este mirandés de 59 años acababa de salir de cumplir condena tras protagonizar un episodio similar, en 2011, en el Hospital San Juan de Dios de Palencia. En aquella ocasión, participó en el asalto con otro delincuente. Ambos llegaron a encerrar a empleados de este centro y se apoderaron de parte de sus efectos personales.

Además, en 1989, protagonizó una supuesta fuga junto a otros dos reclusos de El Dueso (Santoña, Cantabria). La realidad es que estuvieron escondidos en un falso techo del edificio del gimnasio de la prisión durante tres días y medio, antes de ser encontrados. Para ello, hubo que montar un importante dispositivo de búsqueda dentro y en los alrededores de la cárcel.

El propio mirandés puso final a su vida el martes, después de una vida de acciones delictivas y encarcelamientos, pero también de una intervención que le convirtió en héroe a sus 12 años. Evidentemente, todo se torció.

Fotos

Vídeos