Los agricultores protestarán en agosto para pedir ayudas contra la sequía

Los representantes de Asaja, UCCL y UPA en Castilla y León durante el anuncio de medidas de protesta que desarrollarán próximamente
Los representantes de Asaja, UCCL y UPA en Castilla y León durante el anuncio de medidas de protesta que desarrollarán próximamente / Wellington Dos Santos Pereira

Las organizaciones Asaja, UCCL y UPA presentaron medidas para solicitar el apoyo de la Junta ante la situación «catastrófica» del campo

EL NORTE

Tres organizaciones agrarias de Castilla y León han anunciado hoy la convocatoria para agosto de diversas protestas, que desembocarán en una manifestación regional en Valladolid, con el objeto de exigir del Ministerio y de la Junta más ayudas contra la sequía.

Las organizaciones agrarias Asaja, Unión de Pequeños Agricultores (UPA) y la Unión de Campesinos de Castilla y León (UCCL) convocarán protestas de carácter provincial, entre el 7 y el 11 de agosto, y una manifestación, que pretenden que sea multitudinaria, en Valladolid para el día 30 de ese mismo mes.

Las movilizaciones de carácter provincial serán concretadas por las organizaciones provinciales y las convocatorias podrán ser en conjunto o hechas por cada uno de los sindicatos agrarios.

De esta convocatoria se ha desmarcado la Coordinadora de Organizaciones Agrarias y Ganaderas (COAG), a pesar de que en Castilla y León mantiene un alianza con la UPA, uno de los convocantes, y de que, según ha explicado el presidente regional de Asaja, Donaciano Dujo, días antes sus dirigentes estaban de acuerdo con convocar protestas para reclamar más ayudas contra la sequía.

El presidente regional de Asaja ha denunciado que la situación de la agricultura y la ganadería de Castilla y León es «catastrófica» debido a la sequía y ha advertido que «al día de hoy no se han puesto medidas suficientes para ayudar al campo».

Ha cifrado en 1.500 millones de euros las pérdidas de la agricultura y la ganadería de Castilla y León, con respecto al año pasado, como consecuencia de la sequía y también de las fuertes heladas que se produjeron a finales de abril y a principios de mayo.

También ha apuntado que el año pasado la cosecha llegó a las 7,7 millones de toneladas y en la presente se limitará a las 2,7 millones, con una disminución de 5,0 millones.

Después de señalar que todas las provincias de Castilla y León están afectadas por la sequía en «mayor o menor medida», Donaciano Dujo ha subrayado que el rendimiento de la hectárea de cereal se va a reducir a un tercio con respecto a la cosecha anterior, lo que, a su juicio, no cubre los gastos de producción.

Según hay dicho, del medio millón de hectáreas de regadío, unas 200 mil no disponen de agua suficiente para los riegos y una parte importante del millón y medio de hectáreas de pastos no se pueden emplear en la alimentación de la cabaña ganadera por la ausencia de lluvias.

También ha explicado que, de los 2,5 millones de hectáreas sembradas de cereal, aproximadamente un millón se encuentra aseguradas y de estas unas 900 mil han sido declaradas como siniestro, lo que supone casi el 90%.

Ha reconocido que una de las medidas que ya se ha puesto en marcha es el anticipo de las ayudas de la Política Agrícola Común (PAC) pero, a su juicio, faltan por concretar las ayudas fiscales anunciadas para la minoración del rendimiento neto en el IRPF.

El presidente de Asaja ha insistido en que los agricultores necesitan las ayudas directas y ha recordado que la UE autoriza una ayuda de 15.000 euros por explotación para «los que más lo necesitan».

El coordinador de la UCCL, Jesús María González Palacín, ha insistido en que la situación del campo de Castilla y León es «dramática» y ha afirmado que esta comunidad es la que «más ha sufrido las consecuencias de la sequía».

También ha advertido a la Junta y al Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente que «no vale decir que no hay dinero» y ha recordado casos como el de la industria Campofrío, en Burgos, cuya factoría quedó destruida por un incendio y «en diez días» tenía las ayudas para hacer una nueva.

El secretario general de UPA Castilla y León, Aurelio González, quien ha acusado de «dejadez» al Ministerio, ha denunciado que las ayudas que percibirán los agricultores por la PAC «no cubren los gastos de producción» y ha criticado la gestión de la Sociedad Anónima Estatal de Caución Agraria (SAECA) en la tramitación del pago de los seguros.

Con respecto a la COAG y su ausencia de la convocatoria, Aurelio González ha señalado que mantienen una alianza en la comunidad pero que cada una conserva su independencia.

Por otro lado, durante una rueda de prensa, la consejera de Agricultura y Ganadería de Castilla y León, Milagros Marcos, ha reconocido hoy que «está siendo un mal año» para el sector agrícola por la sequía pero ha asegurado que la Junta ha adoptado un paquete de medidas «muy importante» para garantizar la liquidez y la viabilidad del sector.

Marcos ha recordado que, en total, el sector cuenta con 2.000 millones de euros de liquidez destinados a la financiación de avales y a la reducción de tasas a agricultores y ganaderos.

Según ha dicho, la Junta ha destinado de forma directa 145 millones de euros con el objetivo de paliar los efectos que las condiciones meteorológicas tienen sobre las cosechas.

Además, ha recordado que desde ayer está en marcha una comisión de seguimiento para evaluar cómo evoluciona la concesión de las ayudas concedidas y garantizar así el futuro de la próxima campaña.

Fotos

Vídeos