Los afectados por la parálisis cerebral reclaman atención especializada en cada provincia

Julián García

Soria reúne a más de 400 participantes en el Día Regional de esta discapacidad organizado por Aspace

Ana Santiago
ANA SANTIAGO

Nueve asociaciones, más de dos mil socios y atención directa a unas 700 personas con parálisis cerebral a través de sus 220 profesionales y 200 voluntarios. La federación Aspace celebra un nuevo Día Regional dedicado a esta discapacidad para recoger las inquietudes de las nueve asociaciones y para recordar, en esta XVI edición, la necesidad del reconocimiento de una atención especializada y más recursos para todas las entidades tanto para la prestación de servicios como para mejorar las infraestructuras. Aspace dispone de centros en Burgos, Salamanca, Valladolid y León y a la organización le urge crearlos en cada provincia; pero, sobre todo, en Soria y Ávila.

En esta ocasión, fue precisamente la capital soriana la anfitriona de esta celebración que se desarrolló ayer bajo el lema ‘9 inquietudes, un objetivo’, en referencia a cada provincia y a esa demanda de asistencia formada específicamente para entender las necesidades de una discapacidad que suma discapacidades y de poder abrir un centro de Aspace por provincia.

Todas las asociaciones se volcaron en este encuentro de ocio, reencuentros y reivindicación bajo un objetivo, el de «mejorar la calidad de vida de las personas con parálisis cerebral y de sus familias, promoviendo su desarrollo personal y la igualdad de oportunidades». En Castilla y León, hay 2.308 personas con parálisis cerebral, de las que 251 son menores de 15 años. La incidencia de esta discapacidad en los países desarrollados es de entre 2 y 2,5 casos por cada mil recién nacidos. La parálisis cerebral es un grupo de trastornos permanentes del desarrollo del movimiento y de la postura, que causan limitaciones en la actividad y que son atribuidos a alteraciones no progresivas ocurridas en el desarrollo cerebral del feto o del lactante. Los trastornos motores están a menudo acompañados por alteraciones de la sensación, percepción, cognición, comunicación y conducta, por epilepsia y por problemas musculoesqueléticos secundarios. Todo ello, convierte las necesidades de estas personas en muy específicas y amplias.

Manifiesto

Un año más, el presidente de Aspace en Castilla y León, Luis Ángel Pérez, fue el encargado de leer el manifiesto. Recordó así que la Federación Aspace «continúa demandando la necesidad del reconocimiento de una atención especializada y más recursos para todas las entidades, tanto para la prestación de los servicios como para infraestructuras». Y que «nuestro principal objetivo es que cada provincia cuente con un centro propio de atención especializada» y «tenemos que ser capaces de trasladar nuestras inquietudes y que se visibilice todo el trabajo que desarrollamos, trabajar lentamente pero con una gran firmeza para concienciar que las demandas que realizamos son objetivas y necesarias».

Desde Aspace, «seguimos solicitando un mayor esfuerzo, con este colectivo de personas afectadas por parálisis cerebral y sus familias, por lo que continuaremos trabajando sin descanso para mejorar la calidad de vida de las personas con parálisis cerebral y de sus familias».

Más de cuatrocientos participantes entre familiares, afectados y profesionales se dieron así cita ayer en la plaza Mariano Granados desde las 11:00 horas de la mañana hasta bien avanzada la tarde con actuaciones musicales y muestras diversas además de una comida y varias animaciones.

Fotos

Vídeos