La Vasca, parada y fonda para la farándula

  • El restaurante de Miranda de Ebro, al borde del centenario, vivió la locura por el Dúo Dinámico mientras en la actualidad es meca de actores en su viaje entre Madrid y el País Vasco

El típico revuelto de perretxicos de La Vasca.
El típico revuelto de perretxicos de La Vasca. / Juan J. López

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

En Miranda de Ebro, con blasones negros y rojos -como manda el orgullo deportivo de la ciudad burgalesa-, La Vasca, en el centro histórico y muy cerca de la plaza de Miguel de Cervantes, desafía el paso del tiempo como lo hace la universal obra del escritor madrileño.

En un edificio de construcción clasicista, cuyo origen data del siglo XIX, se erige un restaurante que se prepara para cumplir un siglo de vida. Casi cien años desde que el abuelo Manuel llegase desde Bilbao para montar una pequeña taberna de cuatro mesas que diese sus primeras comidas con orígenes de almuerzos mañaneros en 1926, época convulsa en la que el conde Romanones popularizaba aquel ideario de «Ni reacción, ni revolución. Monarquía y régimen parlamentario».