El Norte de Castilla

El equipo de la prueba del talón,
en el paro y sin indemnización

Parte del equipo del programa del cribado neonatal, en la sede del IBGM.
Parte del equipo del programa del cribado neonatal, en la sede del IBGM. / Henar Sastre
  • Los trabajadores llevan a la UVA a los juzgados y la universidad alega que era un contrato por obra y servicio ya concluido

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

No recibieron carta de despido sino una comunicación de sus bajas en la Seguridad Social y en el Ecyl. Y así, el día 31 de enero, el equipo del programa de cribado neonatal dejó de realizar las llamadas pruebas del talón después de más de 25 años y se quedó en la calle. En el paro y sin indeminzación alguna.

Consideran los afectados que tienen derecho al amparo de la normativa laboral y al reconocimeinto, como mínimo, «de ocho días por año tarbajado. Solamente los técnicos de laboratorio, al haberse incorporado en el año 2000 y estipularlo específicamente su contrato, cobran indemnización. Nos sentimos absolutamente maltratados, independientemente de que este proceso haya tenido un desarrollo legal o no, que creemos que no;pero después de tantos años dedicados a la Universidad ni las gracias por los servicios prestados». Por ello, los afectados llevarán a la Universidad de Valladolid (UVA)a los tribunales «por despido improcedente».

La institución académica explica a este respecto que «ha venido cumpliendo con todas sus obligaciones en relación al programa de salud que realizaba para la Consejería de Sanidad». Destaca que, una vez que la Junta lo asumió, la UVA «dio por finalizada su colaboración en la prestación de este servicio, así como la relación laboral que mantenía con los trabajadores contratados por obra y servicio responsables de llevarlo a cabo».

La Universidad de Valladolid, añade, «es una administración pública sujeta al principio de legalidad y, como no puede ser de otra manera, lo que ha hecho, y como hace siempre, ha sido cumplir la normativa aplicable al caso de referencia, en este caso la indemnización que legalmente corresponde a cada trabajador en función de la fecha de suscripción del correspondiente contrato de trabajo».

Los cinco profesionales que no perciben compensación alguna destacan que «la legalidad vigente no permite un contrato por obra y servicio de más de 36 meses y llevamos más de 25 años».

Por otro lado, y según los datos que la propia Consejería de Sanidad ha remitido al PSOE en respuestas parlamentarias, la Junta está pagando más ahora al Centro de Hemodonación por el programa que antes a la UVA. Una parte se justifica por el aumento de enfermedades a detectar;pero eliminando este material, la factura es de 90.000 euros más caro; aunque «es un gasto ajustado, razonable». La UVA requería a Sanidad para seguir con el programa 800.000 euros, «una cantidad excesiva. Cierto es que la subvención era insuficiente, pero la exigencia de más que duplicar (hasta 2014 la inyección para las pruebas fue de 400.000 euros y se recortó después el 25% sin recuperarse nunca) parece más bien ganas de deshacerse del programa», destacan.