Sacyl refuerza la atención con la prórroga de la edad de jubilación de médicos de familia

Personal sanitario, en el centro de salud de Villarino, en Salamanca.
Personal sanitario, en el centro de salud de Villarino, en Salamanca. / Henar Sastre
  • La Cesm reclama la recuperación del capital perdido con los recortes y el pago de la deuda por las guardias realizadas

La Consejería de Sanidad abrirá por completo la mano a todas las peticiones de prolongación de la vida activa de los médicos de Atención Primaria y para algunas especialidades hospitalarias con carencia de facultativos. Es una de las medidas para paliar la falta de facultativos y el desbordamiento de la demanda, sobre todo, en los servicios de urgencias tanto de los puntos de atención continuada como de los hospitales.

En los últimos años, la falta de médicos, sobre todo de familia y pediatras de los centros de salud, se ha hecho patente; así como la cada vez mayor dificultad para encontrar facultativos en paro y poder contratarlos. Así, cubrir las vacantes tras el gran número de jubilaciones que se producen cada año, más de un centenar –a veces cerca de dos–, cuando parte de la plantilla llega a los 65 años se ha convertido en un problema que ha dejado débiles las plantillas.

En el cerrado ejercicio 2016, hubo 80 médicos que solicitaron la prórroga y solo se le concedió a 35 y de los 26 que pidieron la renovación de años anteriores, la lograron 19; lo que significa que a 54 médicos les permitieron continuar en servicio activo de los 106 que querían hacerlo y a 52 se les denegó, con la pérdida que ello supone para la plantilla y la atención. Ahora, se concederán cuantas se pidan. La jubilación a los 65 años en AtenciónPrimaria será totalmente voluntaria y ello permitirá responder mejor a la demanda. Sacyl es consciente de que cuando un médico de familia o un pediatra se jubila en un centro de salud urbano, la cobertura es, en general, inmediata por su atractivo profesional;pero la plaza que queda desamparada es la de un pueblo de montaña o una ciudad menos ‘apetecible’ desde un punto de vista profesional, porque solicitan el traslado a la plaza ‘buena’.

El gerente de Sacyl, Rafael López, explica que «somos conscientes de ello y de que ha llegado el momento, y fue un compromiso, de recuperar aspectos laborales que se perdieron por la crisis, de restituir condiciones beneficiosas».  Y para conceder todas no es necesario modificar normativa alguna ni sacar nuevas órdenes. El Plan de Jubilaciones de la Consejería de Sanidad, que comenzó a aplicarse en 2013, estableció la retirada obligatoria de la vida laboral al cumplir los 65 años (antes estaba en 67); aunque contempla excepciones muy claras. Tres son los requisitos básicos que establecía dicho plan de recursos humanos para poder no jubilar al personal estatutario: La carencia de sustituto, la relevancia de las técnicas sanitarias que realice el solicitante o la importancia de los proyectos de investigación que lidere el interesado y que se encuentren en fase de desarrollo.

126 profesionales con 65 años

Este año, son 126 los facultativos que cumplirán a lo largo de sus doce meses la edad de jubilación; de ellos, 115 son médicos de familia y 11, pediatras. Salamanca con 15 y Valladolid, con 14 son las provincias con más casos. A partir de la concesión, cada año deberá renovarse y las prórrogas podrán llegar hasta los 70 años.

La medida generalizada solo afecta a Primaria; pero en Especializada, explica el gerente regional de Salud, también se aplicará, «como se viene haciendo, en aquellas en las que tenemos dificultades de relevo como pueden ser en Radiología, Cardiología, Anestesia o Anatomía Patológica, especialidades para las que no encontramos médico en las bolsas de empleo».

Otra a medida que destaca Rafael López para disponer de una mayor cantera de profesionales es la de mejorar las condiciones de contratación de médicos extracomunitarios. «Requerirá cambios en la Ley de Medidas de los Presupuestos;pero no creo que haya problemas porque todos los grupos políticos comprenden las dificultades de encontrar especialistas. Ahora, solamente podemos hacerles contratos laborales y lo que queremos es poder hacerlos como interinos de manera indefinida».

Negociaciones

Por su parte, la Cesm además de valorar muy positivamente estos logros, destaca que «hemos conseguido avances en la negociación de otros temas importantes», destaca José María Soto, responsable de comunicación de la central sindical. Así, repasa que «es necesario encontrar soluciones urgentes a varios problemas pendientes. Y repasa así las acumulaciones en Atención Primaria; la recuperación de las cantidades perdidas como consecuencia de los recortes, que suponen casi un 10%; el pago de la deuda por las guardias realizadas, que permanece bloqueada desde 2009; la reactivación de la Carrera Profesional desde 2011, con inclusión en la misma del personal temporal (interinos y temporales de larga duración), y la productividad variable. El Sindicato Médico «exige recuperar el pago de la productividad ligada a objetivos que también se suspendió durante la crisis. En este sentido, seguiremos negociando en las próximas semanas, para su traslación posterior a la Mesa Sectorial de Sanidad, junto con el resto de reivindicaciones que reiteradamente venimos planteando, entre las que destacamos la estabilidad en el empleo y la puesta en marcha con carácter inmediato y regular de concursos de traslados con todas las plazas vacantes, seguidos de los concursos-oposición».

El gerente de Sacyl destaca que, efectivamente, «se estudiaran estas cuestiones y abriremos, para ello, negociaciones con todos los sindicatos del sector». En concreto, una de las posibilidades para resolver las acumulaciones «es la de hacer módulos por la tarde con carácter voluntario, y compensarlos». Y destacó que los efectos de la receta electrónica, en cuanto a descenso de la presión, ya se ha notado en un 15% menos en la rural y en un 8% menos, en la urbana.