Internistas recurren sus oposiciones por «favorecer» a médicos del Río Hortega

Pasillos del hopspital Río Hortega de Valladolid.
Pasillos del hopspital Río Hortega de Valladolid. / Henar Sastre
  • El consejero de Sanidad reconoce que el resultado «es llamativo» y que Sacyl considerará y valorará el recurso

Los afectados lo tienen claro: O los especialistas españoles en Medicina Interna tienen un nivel bajísimo de conocimientos y experiencia; pero con la excepción de los que tienen alguna relación –trabajan o se han formado en él– con el Río Hortega que estarían muy bien preparados, o bien se ha favorecido de alguna manera – «no se puede demostrar una filtración del examen», reconocen– a los aspirantes de este complejo vallisoletano en detrimento de un buen número de facultativos de toda España.

Los datos objetivos son los siguientes: La convocatoria del 22 de junio de 2016 del proceso selectivo para el acceso a una plaza fija de especialistas de Medicina Interna ofertaba 29 plazas (de ellas, tres para personas con discapacidad). Fueron admitidos 280 aspirantes y solo superaron la fase de oposición, que se celebró el día 19 de noviembre, y pasaron a la de concurso 30 aspirantes. El resto no llegó al mínimo requerido de 50 puntos o, en terminología más habitual, al aprobado con un cinco. El resto, 250 facultativos, carecerían según esta evaluación, –pese a estar en ejercicio– de dichos conocimientos mínimos. Esta situación, que denuncia en centenar de afectados, ha llevado a unos cincuenta médicos internistas a constituirse en asociación para poder defender con legitimidad en los juzgados, y sin tener que ir de uno en uno, lo que consideran una afrenta a la equidad y al derecho de igualdad, mérito y capacidad. Según su crítica, además, del solo 10% de aprobados, el 40% de ellos, doce en concreto, tiene relación con el Hospital RíoHortega de Valladolid por trabajar o haberse formado en el mismo y, además, «todas las calificaciones superiores al 7 corresponden a los opositores de este complejo asistencial, con una nota muy por encima del resto de los aprobados, que rondan en torno al 5,5», destacan. Además, dos de los cinco miembros del jurado son del Río Hortega.

Con estos datos, estos internistas presentarán, como primer paso antes de llegar al juzgado, un recurso de alzada. Que «falta equidad está claro», aseguran, que «se haya filtrado no podemos demostrarlo»;pero se da la coincidencia de que «el Río Hortega realizó un curso en el que participaron estos especialistas en el que se entrenaba a contestar preguntas tipo test y varias de esas preguntas, casualidad, cayeron en el examen. Las suficientes para garantizar el aprobado», destacan los afectados.

El consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, reconoce que los «resultados son muy llamativos» y que, aunque no procede intervenir de oficio, «desde luego, estudiaremos el recurso que planteen y actuaremos como corresponda».

Destaca el consejero que «nos ha llegado algún escrito, todavía no el recurso, y ya hemos preguntado por este asunto. La explicación que nos han dado es que los criterios seguidos son parecidos a los de todos los tribunales y para evitar filtraciones las preguntas se seleccionan cerca de la fecha del examen y también nos indican que al Río Hortega le preocupaba mucho formarlos bien» y, de ahí, la justificación de los resultados. También destaca Sáez Aguado que «nosotros no intervenimos en el contenido y preguntas, el tribunal es soberano, solo exigimos cumplimiento de las bases y no hemos hecho ninguna recomendación», asegura.

Además, en la citada oposición de Medicina Interna, dos de los componentes del tribunal pertenecen al Río Hortega, un hecho que ha despertado suceptibilidades.

A este respecto, la Cesm aclara que, tal y como recoge la Orden SAN/595/2016 que convoca el proceso, el tribunal está compuesto por cinco miembros y cuatro de ellos fueron nombrados por la Administración sanitaria. Lo fueron la presidencia y la secretaría y dos de los tres vocales, concretamente los dos facultativos del Río Hortega son los que eligió Sanidad. La selección del tercero, que pertenece a otro hospital, «fue un nombramiento que, en esta ocasión y tras el reparto realizado a tal efecto en mesa sectorial, le correspondió a CSI-F, y no a laCesm», tal y como también, efectivamente, corrobora la Consejería de Sanidad.

Por su parte, Ciudadanos presentará varias iniciativas parlamentarias. Así reclama a las Cortes documentación sobre el acta de la mesa sectorial en la que se negoció el decreto sobre el reglamento de selección y provisión de plazas; así como copia del informe del Consejo de Función Pública y del dictamen del Consultivo al respecto, además de pedir la comparecencia en comisión del gerente de Sacyl.