El Norte de Castilla

Dos corzos abatidos ilegalmente y el rifle de caza utilizado para ello, que también fue confiscado.
Dos corzos abatidos ilegalmente y el rifle de caza utilizado para ello, que también fue confiscado.

La Guardia Civil cierra la operación contra los furtivos del corzo

  • Han sido detenidas 13 personas e intervenidas más de una veintena de armas y de trofeos ilegales

El corzo es, ahora mismo, uno de los herbívoros salvajes más abundante en Castilla y León. El progresivo abandono del mundo rural y la recuperación de las masas forestales -España es el único país del mundo en que se está produciendo este fenómeno-, han permitido a este tímido ungulado extenderse por todo el centro y oeste de la comunidad, en zonas que antes tenían vedadas.

Pero con la proliferación del corzo ha llegado también el aumento del furtivismo, razón por la cual la Guardia Civil inició hace meses la conocida como operación vareto (este es el nombre que reciben los machos con cornamenta), para controlar una práctica ilegal y que daña de forma notable las poblaciones corceras.

El operativo fue puesto en común por la Benemérita y la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, y a sido llevada a cabo por agentes del Sepronay agentes medioambientales, celadores de Medio Ambiente y Técnicos; y de su desarrollo se han obtenido

- La detención y/o investigación de 13 personas

- 585 personas identificadas

- 328 denuncias formuladas

- Intervenidas 26 armas, 27 trofeos y 1 silenciador

- Realizados un total de 2.541 servicios específicos

- Se han mantenido 49 reuniones de coordinación

Con la puesta en marcha en marcha de la citada Operación Vareto se ha reducido de forma significativa la práctica habitual de abatir más ejemplares de los autorizados así como la costumbre de no precintar los animales abatidos, a fin de poder utilizarlos varias veces.