El Norte de Castilla

Un grupo de personas mayores residentes en un centro residencial de Edad Dorada Mensajeros de la Paz Castilla y León.
Un grupo de personas mayores residentes en un centro residencial de Edad Dorada Mensajeros de la Paz Castilla y León.

Un hogar para niños y mayores

  • Mensajeros de la Paz gestiona seis hogares para niños y 14 centros residenciales para mayores en la comunidad

La Asociación Mensajeros de la Paz fue fundada en el año 1962 por el sacerdote diocesano popularmente conocido como el padre Ángel. La principal actividad en sus inicios fue la creación de hogares para acoger a niños y jóvenes privados de ambiente familiar o en situación de abandono. Con estos hogares, se pretendía proporcionarles el medio más parecido a una familia «garantizando su presencia en la sociedad sin discriminación y sin marginación».

En estos más de 50 años de existencia, Mensajeros de la Paz ha ampliado sus actividades y hoy trabaja en toda España en labores de asistencia y protección para los sectores sociales más vulnerables con prioridad para los colectivos de la infancia, la familia, los mayores y las mujeres víctimas de violencia. En otros países también trabaja en proyectos para el desarrollo de comunidades y en ayuda humanitaria urgente en situaciones de catástrofes, conflictos y crisis sociales y humanas.

Ante las nuevas necesidades sociales, Mensajeros de la Paz ha puesto en marcha una red de recursos sociales con el objetivo de cubrir las necesidades básicas principalmente de niños y de sus familias. Busca así paliar situaciones de precariedad y sus consecuencias sociales y personales. Para ello, la entidad realiza campañas solidarias con el objetivo de reforzar los centros y programas ya existentes y crear otros nuevos como El Banco Solidario, comedores sociales para familias y guarderías sociales.

Mensajeros de la Paz se asienta en Castilla y León en 1993 con la apertura de hogares y casas para favorecer las condiciones normalizadas de vida de los menores que no pueden vivir con sus familias y cuya tutela o guarda ha sido asumida por la administración competente. Su labor consiste en ofrecer a los niños y jóvenes en situaciones especiales un hogar que conjugue la calidad y afectividad con la profesionalidad para desarrollar y potenciar los recursos personales de los menores. Esto requiere, según destacan desde la organización, una atención individual, un ambiente normalizado y estructurado y profesionales del ámbito socio-educativo. «Consideramos que el aspecto de la casa es fundamental, buscamos crear ambientes confortables, acogedores y sobre todo, funcionales», explican desde la entidad.

Dos niños participan en una actividad del área de infancia de Mensajeros de la Paz Castilla y León.

Dos niños participan en una actividad del área de infancia de Mensajeros de la Paz Castilla y León.

Los hogares son mixtos, están organizados por edades y se ubican en viviendas normalizadas. En estos momentos, Mensajeros de la Paz desarrolla su labor en cuatro provincias de la comunidad y ofrece 52 plazas en seis hogares.

En la década de los 90 y ante el aumento del envejecimiento y la necesidad de atención de muchas personas mayores, especialmente en el entorno rural, el padre Ángel decidió crear la Asociación Edad Dorada Mensajeros de la Paz. En el año 2005 nació Edad Dorada Mensajeros de la Paz Castilla y León, que gestiona 14 centros residenciales en pueblos de León, Palencia, Zamora, Burgos y Segovia, en los que se atienden a más de 700 mayores y trabajan más de 300 personas, la mayoría de ellas mujeres.

«Nuestra filosofía es procurar que estas residencias sean lo más parecido a hogares familiares donde el abuelo se sienta querido, esté bien atendido y se mantenga en su entorno», explican.

Además, desde 2012 se gestiona el Centro Social Pío XII de León, que forma parte de la Red Social Anti Crisis que se creó en toda España para familias en situación de pobreza y riesgo de exclusión social como consecuencia de la crisis económica.

Mensajeros de la Paz trabaja como una organización sin fines lucrativos, declarada de utilidad pública y cuyos fines generales y prioritarios son la búsqueda y el desarrollo de formas para conseguir la paz y la concordia entre las personas, la solidaridad entre los pueblos y culturas y procurar asistencia a los más desfavorecidos de la sociedad.