El Norte de Castilla

Valladolid saborea la cocina gallega

Valladolid saborea la cocina gallega

  • Los mejores chefs de la tierra del pulpo y el lacón con grelos ofrecen sus platos más especiales en la capital castellano y leonesa

Los pucelanos disfrutaron de la mejor cocina gallega sin necesidad de recorrer los más de 400 kilómetros que les separan de la costa de Vigo. La iniciativa ‘Acércate a Galicia, acércate a Nove’ realizada por los mejores cocineros de la región llegó a Valladolid con un gastrotráiler, que comenzó sus andaduras a primeros de octubre para llevar el arte culinario gallego a las capitales más cercanas.

El grupo Nove, compuesto por 24 cocineros que cuentan con nueve estrellas Michelin, pretende con este proyecto mostrar la tradición gastronómica gallega. Según Alberto González, jefe de cocina del restaurante Silbario ubicado en Tui (Pontevedra), “Galicia es un territorio donde las recetas más tradicionales pesan mucho y eso hace que estén presentes en nuestra cocina”. Otra característica fundamental del grupo que destacó González es el uso de materia prima gallega. Además, este colectivo pretende «ayudar e impulsar a los cocineros jóvenes con la intención de marcarles un camino».

Durante cada uno de los tres actos realizados el lunes en la plaza Juan de Austria, los cocineros prepararon tres degustaciones para los 24 asistentes de cada turno. El primero, realizado por Pablo Romero de Viñoteca Bagos, consistió en una lubina marinada con salsa de cítricos al estilo asiático y acompañada de una lima. El cocinero deseo a los comensales que acabaran satisfechos con su plato para que tuvieran «ganas de ir a Galicia y seguir probando otros productos de nuestra tierra».

Diversidad de la gastronomía gallega

La segunda creación fue obra de Alberto González, que declaró estar «encantado» del recibimiento en Valladolid. «Para nosotros es un honor y un placer estar aquí», confesó el cocinero, que preparó un plato en el que quiso destacar la diversidad gastronómica de Galicia. Cocinó lamprea, «un pescado que o apasiona o no se tolera», pero que encantó a los asistentes. El plato se presentó en forma de tarrina de foie gras para «suavizar su bravura natural».

Por último, Antonio Botana, del restaurante Pandemonium de Cambados (Pontevedra), cerró el menú con su creación de choco con alubias y yema de gallina de corral emulsionada. Ubicados en la ría de Arosa, donde las corrientes marinas hacen que el movimiento del alimento del pescado sea mucho más rápido que en otras zonas y la presencia de la luz del sol que el alimento engorde y sea más abundante, hacen del lugar una «zona señera».

Grata aceptación de los comensales

Los asistentes, que quedaron impresionados con los tres platos, pudieron charlar con los cocineros y preguntarles más detalles acerca de sus recetas. Óscar García, zamorano que reside en Valladolid por sus estudios universitarios, confesó que «este tipo de actos ayudan a conocer las costumbres gastronómicas de otros lugares». Además, el joven declaró que «es un placer disfrutar de comida de tan alta calidad y poder ver como la cocinan en directo».