El Norte de Castilla

Las listas de espera quirúrgica no frenan

Operación de Cirugía Torácica del Clínico de Valladolid.
Operación de Cirugía Torácica del Clínico de Valladolid. / Henar Sastre
  • La demora en cirugía aumenta en una comparativa anual pese a las medidas de Sacyl para contenerlas

La evaluación de la evolución de las listas de espera suma complejidades e, incluso, parcialidades. Depende del momento en el que se realice el corte, un par de hospitales que empeoren mucho afectan a todos los tiempos medios y, además, no siempre el aumento de pacientes en la lista de espera es necesariamente una mala noticia. Lo que importa no es cuantos enfermos esperan una cirugía –que puede aumentar si lo hacen las consultas y pruebas de diagnóstico– sino la capacidad del sistema sanitario para resolver sus operaciones en unos tiempos razonables.

Y otro factor que entra en juego, es el de no meter en el mismo saco todas las intervenciones quirúrgicas porque poco tiene que ver esperar para un juanete o, incluso, para unas cataratas con un cáncer o un problema cardiaco. De ahí, que la Consejería de Sanidad separe sus pacientes en espera estructural y en prioridades. Con todo ello, una comparativa de las listas de espera del tercer trimestre del año– que Sacyl acaba de hacer públicas– con el anterior periodo del mismo año habla de peores demoras medias pero de menos pacientes, no obstante, a la espera de entrar en quirófano. «Diferentes factores hacen que durante los meses de verano la lista de espera quirúrgica aumente, fundamentalmente vinculados a la reducción de la actividad en los hospitales», explica Sacyl. Una comparativa con el mismo periodo (con el mismo efecto de la época estival), es decir, también a 30 de septiembre, con el ejercicio anterior, el 2015, también permite establecer que, en términos generales, las cuentas empeoran y ello pese a los esfuerzos de Sacyl, con la puesta en marcha de un nuevo plan de mejora, de diversas medidas con el año 2019 como horizonte para evitar no solo que se dispare ña tendencia al alza sino que, incluso, se reduzcan.

Si se mide en números absolutos, en septiembre de 2016 Sacyl cerró el tercer trimestre con 32.041 pacientes en lista de espera.Tenía más, 32.467, en junio y todavía más (33.212) en el pasado mes de marzo. Pero bastantes menos, 30.537, en la comparativa del mismo final de septiembre de hace un año.

Un análisis de los tiempos medios de demora, también resulta negativo. Actualmente, se sitúa en 104 días de media autonómica, cuando solo eran 81 en el mismo momento de 2015. El crecimiento fue progresivo y, en el segundo trimestre de este año, eran ya 90 días de media.

El repaso de las prioridades también arroja unos porcentajes peores que hace un año. Así, en cuanto a la primera por gravedad y urgencia, que engloba a los pacientes cuyo tratamiento quirúrgico, siendo programable, no admite una demora superior a 30 días, el cumplimiento sigue siendo muy alto; pero ha bajado en dos décimas. Así, desde que se puso en marcha esta lista de espera por prioridades, ha pasado de cumplirse al 94,6% en 2014, al 99,9% el año pasado y al 99,6% este septiembre . Una comparativa de terceros trimestres, revela un empeoramiento mayor en el segundo nivel de menor demora, el de la cirugía antes de 90 días. Así, la tendencia es negativa en los tres años y empeora en cada ejercicio. Pasa del 82% al 76,8% y al 61,6% entre 2014 y la actualidad. En este caso suben de 733 a 1.499 los enfermos que superan dicho plazo y la demora media pasa de 60 a 100 días en un año. Por último, la que establece un máximo de 180 recoge un movimiento en los mismos años del 88% de cumplimiento en 2014; mejora al ejercicio siguiente hasta el 91,7% y vuelve a empeorar en la actualidad con un 83,6% de logro. El año pasado había 2.208 pacientes fuera del plazo máximo y ahora ya hay 4.496.

Y ¿qué hospitales son los de peores resultados? Pues las comparativas son siempre odiosas porque a mayor complejidad asistencial por el tipo de consultas, pruebas y cirugías que se derivan de ellas, si además son centros de referencia para el resto de la autonomía e, incluso, nacional, o están inmersos en obras... pues al menos más justificados están los incumplimientos. De hecho es habitual que los comarcales o más pequeños obtengan mejores datos que los grandes complejos asistenciales.

Las más problemáticas

Así las cosas, en cuanto a la lista por prioridades, los mayores problemas se registran en Salamanca. Este hospital solo cumple bien en la máxima prioridad y registra los más bajos porcentajes en la de gravedad 2 con solo el 34,7% y en la 3 con el 65%. El Río Hortega de Valladolid es otro de los que suma más problemas en este sentido. Es el único que no llega al 100%, se queda en el 97%, en las cirugías que han de efectuarse antes del mes. Cumple en las de antes de 90 días en el 66,7% y, en el 86%, con las de antes de medio año. Palencia tiene porcentajes del 100% en todos los casos y Segovia solo lo baja y al 92% en la prioridad 3. El Clínico de Valladolid registra un leve descenso de porcentajes comparado con 2015. Pierde su 100% en el segundo nivel de intervención que baja al 92,9% (mantiene el 100% del primero) y baja del 88,3% al 83,6% en la prioridad 3.

En cuanto a la lista de espera estructural, es decir, el resto de la demora para todo tipo de Cirugía, los peores tiempos medios los tienen el Clínico y el RíoHortega de Valladolid (con 89 y 93 días de media, respectivamente); el de Burgos, con 90 y en el peor puesto de la lista vuelve a estar Salamanca, al pasar de 100 a 163 en la comparativa de un año. El Bierzo ofrece malos resultados en prioridades, salvo la primera, y sobre todo en la lista de espera general con 176 días de demora media. Este hospital arrastra años de problemas en las demoras también de pruebas y consultas.

La Consejería de Sanidad destaca que «sigue trabajando para reducir los tiempos de espera y por eso se están realizando esfuerzos especiales en los centros hospitalarios que, por diversas causas, son los que mayores demoras presentan. Una vez que los factores estacionales no sean influyentes, se volverán a realizar análisis en profundidad de la situación».