Asistencia y prevención contra los abusos sexuales y los malos tratos

Mujeres participantes en el taller de arteterapia de Adavas.
Mujeres participantes en el taller de arteterapia de Adavas. / ADAVAS
  • Adavas ofrece ayuda psicológica y jurídica a mujeres víctimas de estos delitos y llega con sus labores de atención, sensibilización y educación a más de 2.800 personas

La Asociación de Ayuda a Víctimas de Agresiones Sexuales y Violencia Doméstica (Adavas) de León es una entidad sin ánimo de lucro y declarada de utilidad pública que nació en 1991 como Asociación de Asistencia a Mujeres Violadas para atender a las mujeres que fueron agredidas por el violador del chandal. La asistencia a víctimas de violencia sexual fue su razón de ser hasta el año 2000, cuando la entidad adoptó el nombre actual y empezó a atender también a víctimas de malos tratos. En la actualidad, sus servicios y programas llegan a cientos de personas, principalmente de la provincia de León pero también de provincias y comunidades limítrofes como Galicia en las que estos servicios específicos no existen.

Sus objetivos prioritarios son prestar asistencia gratuita a las víctimas de violencia sexual y malos tratos, animar a la denuncia de este tipo de delitos y divulgar estrategias de educación, sensibilización y prevención. En 2014 fueron un total de 2.856 los beneficiarios directos de su actividad, que se desarrolla a través de un servicio asistencial y un servicio de información y de prevención.

El servicio asistencial dispone de un teléfono de información y urgencias, además de las consultas que se atienden directamente en la sede. A través del número 987 230 062 se atienden en horario de mañana de lunes a viernes las llamadas de denuncia, consulta o las peticiones de información sobre delitos contra la libertad sexual y los malos tratos u otros problemas que no son atendidos específicamente desde la asociación y se derivan a los servicios correspondientes. El resto del día, este teléfono dispone de un contestador automático con un teléfono de urgencias disponible las 24 horas del día. Este servicio recibió el año pasado 321 llamadas y se atendieron además 69 consultas en la sede de la avenida Gran Vía de San Marcos de León. El servicio asistencial, totalmente gratuito, cuenta con un gabinete psicológico y un despacho jurídico, en los que dos psicólogas y dos abogadas prestan asistencia psicológica a través de terapia individualizada con las víctimas o sus familiares y asesoran sobre los trámites jurídicos en caso de existir una denuncia y se ejerce la acusación particular.

El otro servicio de la Asociación de Ayuda a Víctimas de Agresiones Sexuales y Violencia Doméstica es el de información y prevención, clave para intentar acabar con este tipo de delitos a través de la prevención, concienciación y sensibilización. Con este objetivo, profesionales de Adavas imparten cursos, charlas y talleres a menores, adolescentes y jóvenes en colegios, institutos y en la universidad. También se imparte formación a profesionales que atienden a víctimas como personal sanitario, de educación y Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado para que sepan como actuar en el caso de atender a una víctima y qué tienen que abordar con ella. Estas charlas y cursos de prevención llegaron en 2014 a unas 2.700 personas.

«Es un servicio con una atención integral, se atiende la parte jurídica, la psicológica y la social», explica Sagrario Pérez, coordinadora de Adavas León, una entidad que mantiene contactos con otras asociaciones a las que deriva otras necesidades de las mujeres a las que atiende como la búsqueda de empleo y cursos de formación, la elaboración del currículum o el acceso a bolsas de empleo. También atiende la entidad a menores que sufren violencia sexual y a hijos de mujeres víctimas de violencia.

A lo largo del año, la asociación ha desarrollado el programa Despégate del maltrato 3.0 con el objetivo de prevenir la violencia de género en menores. Para ello se han impartido cursos en los institutos sobre los mitos del amor romántico. El objetivo es desmontar esos mitos entre los adolescentes, un tema sobre el que también se ha publicado un cómic ante la nueva problemática que supone el control entre las parejas jóvenes a través de los móviles y las redes sociales. «Es muy importante trabajar esto e incluso desde mucho antes», explica la coordinadora sobre una educación en igualdad y sobre una prevención de los abusos sexuales que ya están trabajando en los colegios con alumnos de Educación Infantil y Primaria. Además de los siete profesionales que trabajan en Adavas, concretamente una coordinadora, tres psicólogas, una educadora social y dos abogadas, cuenta con una decena de voluntarios y medio centenar de socios.

Desde que Adavas comenzara a trabajar sobre abusos sexuales y malos tratos muchos han sido los cambios, saliendo a la luz estos casos y pasando de ser algo que se mantenía en privado a un problema público y que afecta a toda la sociedad. Ahora queda la parte más complicada y lenta, según Sagrario Pérez, la de la concienciación y sensibilización, la de modificar muchos hábitos adquiridos y cosas aprendidas. «La educación es primordial, por eso insistimos mucho en trabajar en la prevención desde pequeños, aunque también sería importante trabajar lo que están transmitiendo los medios de comunicación y la sociedad en general».